Europa apoya a Francia en el choque con EE.UU. por su alianza indo-pacífica

·4  min de lectura
El ministro de Asuntos Europeos francés, Clement Beune, derecha, habla con la prensa al arribar a una reunión de ministros de Asuntos Generales de la UE en el edificio del Consejo Europeo en Bruselas
El ministro de Asuntos Europeos francés, Clement Beune, derecha, habla con la prensa al arribar a una reunión de ministros de Asuntos Generales de la UE en el edificio del Consejo Europeo en Bruselas

PARÍS.– Furia francesa e indignación solidaria de la Unión Europea (UE). Desde hace 24 horas, los 26 socios europeos de París expresan su apoyo en la crisis franco-norteamericana desatada por el anuncio de una alianza indo-pacífica entre Estados Unidos, Australia y Gran Bretaña.

“Francia no atravesará sola la crisis de los submarinos”. Ese es, en resumen, el mensaje expresado por todas las instancias europeas en los últimos dos días a Washington.

Reunidos el lunes por la noche al margen de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, los ministros de Relaciones Exteriores del bloque dejaron en claro que el problema no es de ninguna manera bilateral, sino que concierne a toda la UE.

Escándalo en EE.UU. por el maltrato a haitianos en la frontera por parte de guardias fronterizos a caballo

“Nuestro apoyo a Francia es claro”, dijo Josep Borrell a la prensa. Durante una reunión bilateral, el jefe de la diplomacia europea aprovechó para advertir a su homóloga australiana, Marise Payne, que la UE lamenta que la asociación concluida entre Canberra, Washington y Londres excluya a miembros europeos “que tienen una fuerte presencia en el Pacífico”, como es el caso de Francia.

Poco antes, en una entrevista con la cadena de televisión CNN, la presidenta de la Comisión Europea (CE) y ex ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, juzgó “inaceptable” la forma en que París fue “tratado”.

“Queremos saber lo que sucedió y por qué”, insistió Von der Leyen.

La nueva alianza proveerá de submarinos de propulsión nuclear a la flota australiana.
MINISTERIO DE DEFENSA DE R. UNIDO.


La nueva alianza proveerá de submarinos de propulsión nuclear a la flota australiana. (MINISTERIO DE DEFENSA DE R. UNIDO./)

Sus propósitos hacían eco a los del belga Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, instancia que reúne a todos los jefes de Estado y de Gobierno del Bloque.

La Asamblea de las Naciones Unidas, en vivo: quiénes hablarán y qué dicen los líderes mundiales en la ONU

“Estados Unidos está de regreso. Ese fue el histórico mensaje de esta nueva administración. Pero ahora nos preguntamos: ¿qué significa precisamente esa declaración? ¿América está de regreso? ¿Está de regreso en Occidente o en otra parte? Lo ignoramos”, declaró.

“Los principios elementales de una alianza son la lealtad y la transparencia (…). Esa no es la opción que ha hecho nuestro aliado”, denunció.

El signo de protesta, varios Estados miembros del bloque llamaron a postergar la reunión inaugural del Consejo de Comercio y Tecnología UE-Estados Unidos prevista para fines de septiembre en Pittsburgh, Pennsylvania.

Al mismo tiempo, la UE dejó entender que la crisis diplomática transatlántica actual podría tener “un impacto en el calendario” de las negociaciones comerciales entre Canberra y el bloque. En otras palabras, el acuerdo de libre-comercio negociado actualmente entre la UE y Australia estaría en tela de juicio.

Francia se congratuló este martes de la manifiesta unión de los europeos en esta crisis, provocada por la decisión de Australia de anular la semana pasada un contrato de compra de submarinos convencionales franceses por un valor de 56.000 millones de euros y remplazarlos por submarinos nucleares estadounidenses.

“El apoyo a Francia ha sido extremadamente claro”, indicó en Bruselas el secretario de Estado para Asuntos Europeos, Clément Beaune. A su juicio, la crisis tiene una dimensión europea.

“Debemos ser más soberanos, más autónomos, capaces de defender nuestros intereses. No estamos en un mundo gentil o fácil. Los europeos deben ser firmes y unidos”, insistió.

El principal aliado de Francia en Europa, Alemania, se unió a esos reclamos asegurando que Washington y Canberra traicionaron la confianza necesaria entre aliados, una confianza que será muy difícil de restablecer: “Ahora tenemos que sentarnos en torno a una mesa y tratar de reconstruir la confianza. Esto no será fácil. Pero es necesario contribuir en forma constructiva”, explicó Michael Roth, ministro alemán de Asuntos Europeos, agregando que la UE necesita superar sus eventuales diferencias y hablar con una sola voz.

Esta actitud monolítica por parte de los europeos es rara. Sobre todo ante Estados Unidos y en particular sobre cuestiones de Defensa, tema que divide tradicionalmente a los 27 miembros del bloque. Al punto que muchos se preguntan, justamente, si esta no es una ocasión ideal para superar esas diferencias y avanzar.

“Podría, en efecto, convertirse en uno de esos momentos históricos”, analiza, Joséphine Staron, doctora en Filosofía Política en la universidad de la Sorbona.

Porque, además de la crisis de los submarinos, otro acontecimiento reciente marcó las conciencias europeas sobre la necesidad de una mayor independencia: la partida precipitada, caótica y unilateral de los norteamericanos de Afganistán “que mostró en forma brutal que Estados Unidos no tiene ninguna consideración por sus aliados”, precisa Staron. “El ‘America First’ comenzó con Barack Obama, continuó con Trump y es hoy perpetuado por Joe Biden. Hay en realidad poca diferencia entre los tres presidentes”, agrega.

“Los estadounidenses no son confiables si sus aliados entran en colisión con su propio beneficio”, concluye.

El contra-ataque europeo es aun más sorprendente si se tiene en cuenta que pocos países del bloque podrían ser protagonistas de semejante contrato militar. Aunque tal vez sea esa una de las razones de la indignación unánime.

A juicio de Syvie Matelly, directora adjunta del IRIS (Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas), “si la primera potencia nuclear y militar de Europa se hace ridiculizar, ¿qué podría suceder con los demás Estados de la región? Es una forma de humillación para toda Europa, que está obligada a reaccionar en su conjunto”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.