Europa acaparó millones de vacunas y muchos se preguntan por qué no las dona

Frascos vacíos de vacunas de Pfizer-BioNTech y AstraZeneca contra el Covid-19 se muestran en el centro de vacunación en Rosenheim, sur de Alemania, el 20 de abril de 2021, en medio de la pandemia
Christof Stache

En abril pasado, a pocos meses del comienzo de la pandemia de Covid-19, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, comprometió a Europa a un esfuerzo global para garantizar el acceso equitativo a una vacuna, que dijo que se desplegaría “en todos los rincones del mundo”.

Pero a pesar de prometer miles de millones de dólares para el plan establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y respaldarlo públicamente, los funcionarios de la Unión Europea (UE) y los estados miembros tomaron repetidamente decisiones que socavaron la campaña, según muestran los documentos internos vistos por Reuters y las entrevistas con funcionarios de la UE.

¿Qué pasa con las vacunas de AstraZeneca y Johnson & Johnson contra el coronavirus que algunos gobiernos deciden no usar?

Un año después de su lanzamiento del programa, Europa y el resto del mundo aún tienen que donar vacunas a través de Covax, que es parte de un esfuerzo sin precedentes para distribuir vacunas, pruebas y medicamentos para combatir la pandemia. Los funcionarios dicen que la ambivalencia de Europa se debió en parte a la escasez de suministros y a un comienzo flojo de la campaña mundial, pero también a la preocupación de que los esfuerzos de la UE pasen desapercibidos en una guerra de diplomacia de vacunas donde las promesas altamente publicitadas de China y Rusia estaban ganando terreno.

HANDOUT - 05 June 2019, Russia, Moscow: Russian President Vladimir Putin meets with Chinese President Xi Jinping at the Kremlin. Photo: -/Kremlin/dpa - ATTENTION: editorial use only in connection with the latest coverage and only if the credit mentioned above is referenced in full
Archivo


HANDOUT - 05 June 2019, Russia, Moscow: Russian President Vladimir Putin meets with Chinese President Xi Jinping at the Kremlin. Photo: -/Kremlin/dpa - ATTENTION: editorial use only in connection with the latest coverage and only if the credit mentioned above is referenced in full (Archivo/)

El programa, codirigido por agencias internacionales y la Alianza Global para Vacunas e Inmunización (GAVI), es una plataforma de compra al por mayor para compartir dosis en todo el mundo. Pero dado que la administración del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, le dio la espalda a la OMS, el plan, llamado Covax, tardó en ganar apoyo y se centró en utilizar fondos de los países ricos para comprar dosis para los menos desarrollados.

Von der Leyen presentó el apoyo de Europa a la campaña Covax como un gesto de unidad internacional. Sin embargo, los funcionarios de la UE airean en privado los objetivos de la vacuna del bloque bajo una luz menos altruista.

“También se trata de visibilidad”, es decir, relaciones públicas, dijo Ilze Juhansone, secretaria general de la Comisión de la UE en una reunión en Bruselas en febrero, según una nota diplomática vista por Reuters. Juhansone declinó hacer comentarios.

Fútbol para todos: cómo Boris Johnson se puso al frente del boicot a la Superliga

Un diplomático de alto rango dijo que muchos de los asistentes a esa reunión sentían que Europa, que es el mayor exportador de vacunas en Occidente, tenía objetivos que se cumplirían mejor si colocaran “más banderas azules con estrellas amarillas” en los paquetes de vacunas y las enviaran directamente, en lugar de a través de Covax.

Bruselas, que está coordinando acuerdos sobre vacunas con los países del bloque, ha reservado un enorme superávit: 2600 millones de dosis para una población de 450 millones. Ha prometido casi 2500 millones de euros en apoyo a Covax. Eso convirtió a la UE en el mayor financiador hasta que la administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió 4000 millones este año para el plan, que apunta a distribuir 2000 millones de dosis para fin de año.

Pero los suministros para la propia población europea están retrasados y, a pesar de dar fondos, la UE y sus 27 gobiernos también han obstaculizado Covax de varias maneras.

Las vacunas contra la covid-19 son limitadas a nivel mundial, pero las dosis se han ido acumulando en algunos países
BBC Mundo


Las vacunas contra la covid-19 son limitadas a nivel mundial, pero las dosis se han ido acumulando en algunos países (BBC Mundo/)

Al igual que otros países ricos, las naciones de la UE decidieron no comprar sus propias vacunas a través de Covax y compitieron con el programa para comprar inyecciones cuando los suministros eran escasos. Todos, excepto Alemania, ofrecieron al programa general menos dinero del solicitado. Más aún, Europa promovió un sistema paralelo de donación de vacunas para elevar el perfil de la UE.

“Estamos gastando dinero en Covax y el rendimiento en términos de visibilidad política es nulo”, dijo a Reuters un funcionario de alto rango.

Rusia dice que quiere suministrar vacunas a los países directamente. China ha prometido su apoyo a Covax. Pero tanto Moscú como Pekín tienen acuerdos separados para entregar más de 1000 millones de dosis a África, América Latina y socios de la UE como Turquía, Egipto, Marruecos y los estados balcánicos que son candidatos a unirse al bloque.

La confiscación del diario El Nacional, en los planes del chavismo

La mayoría de las dosis tardarán en entregarse, pero Rusia y China ya han exportado aproximadamente 40 millones de dosis, el doble de las entregas de Covax.

El mecanismo de distribución de dosis también se vio afectado en marzo por las restricciones a la exportación de vacunas de la India, que ralentizaron los suministros de su principal proveedor de inyecciones.

El jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha instado repetidamente a los países ricos a dejar de lado los impulsos nacionalistas y compartir vacunas, calificando la situación actual como “un desequilibrio impactante”. Gran Bretaña, que no es miembro de la UE, por ejemplo, ha inyectado la misma cantidad de dosis que Covax entregó en más de 100 países.

En esta foto de archivo tomada el 11 de marzo de 2020, se muestra al Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, asistiendo a una conferencia de prensa sobre el coronavirus en Ginebra
En esta foto de archivo tomada el 11 de marzo de 2020, se muestra al Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, asistiendo a una conferencia de prensa sobre el coronavirus en Ginebra


En esta foto de archivo tomada el 11 de marzo de 2020, se muestra al Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, asistiendo a una conferencia de prensa sobre el coronavirus en Ginebra

Los funcionarios de Covax dijeron a Reuters que recibieron fondos suficientes a fines del año pasado, pero que llegaron más tarde de lo esperado.

Una portavoz de GAVI, la alianza de vacunas que gestiona el plan y habla en nombre de Covax sobre estos temas, dijo que el apoyo de la UE ha sido “inequívoco” y espera que las dosis se donen pronto. La OMS agregó que el apoyo personal de Von der Leyen había sido “invaluable”.

Un portavoz de la Comisión de la UE dijo a Reuters que Covax había tenido mucho éxito en estructurar la colaboración global y asegurar millones de dosis. Llamó al programa “nuestro mejor vehículo para cumplir con la solidaridad internacional en materia de vacunas” y el “canal clave de la UE para compartir vacunas”.

Esperando a Covax

Parte de la dificultad de Covax es estructural. Poco después de su creación, los países más ricos sellaron pedidos por adelantado con las compañías farmacéuticas para asegurar las dosis a medida que estuvieran disponibles. El plan de vacunación siempre se ha basado en los estados ricos para obtener dinero, que han tardado en dar.

Covax pretendía ser una plataforma para que los países compren vacunas, lo que le daría poder de negociación y le permitiría dispensar dosis entre los más necesitados en todo el mundo. Reconociendo que los suministros serían escasos, su objetivo inicial era distribuir dosis para al menos el 20% de la población de cada país para cubrir a las personas en mayor riesgo.

En una reunión interna en julio pasado, un funcionario de la Comisión de la UE dijo que los estados miembros no deberían comprar sus dosis a través de Covax, ya que llegarían demasiado lentamente.

Posteriormente, la Comisión estableció el objetivo de vacunar al 70% de los adultos de la UE a finales de septiembre.

Escándalo en Chile: denuncian que vacunaron contra el coronavirus a 100 personas con dosis de perros

Covax cambió algunos de sus términos para tratar de convencer a las naciones ricas de que se unieran, pero ninguna nación de la UE se inscribió para usar la plataforma para sus campañas de vacunación.

La UE otorgó a Covax garantías financieras para pagar las vacunas, pero también dificultó que Covax lo hiciera, al hacer arreglos para comprar muchas más dosis de las que necesitaba el bloque.

En noviembre, la UE prometió más dinero a Covax, pero solo después de haber firmado contratos con los fabricantes de vacunas por casi 1500 millones de dosis, más de la mitad de la capacidad de producción global para este año, según muestran documentos internos.

A pesar de que Europa había reservado una parte tan grande, la Comisión dijo que Covax era demasiado lento en la adquisición de dosis. Fue entonces cuando planteó la posibilidad de establecer un mecanismo propio para enviar dosis a países pobres fuera de la UE.

“Equipo Europa”

En un mes, Francia comenzó a desarrollar ese plan. Las dosis se enviarían directamente de los fabricantes, posiblemente antes de que comenzaran las entregas a través de Covax, y se etiquetarían como donaciones del “Equipo Europa”, según un borrador del plan.

La medida provocó indignación entre los funcionarios de Covax. Uno dijo a Reuters en abril que el plan fue impulsado por el deseo de Francia de apuntar a África, donde anteriormente tenía colonias, y olía a colonialismo. Los diplomáticos franceses dijeron que nunca mostraron preferencia por ningún país y que África era la más necesitada.

La comisionada de Salud de la UE, Stella Kyriakides, dijo a mediados de enero que el propio plan de la UE seguiría adelante, porque Covax aún no estaba en pleno funcionamiento. Los países en los que centraría incluirían los Balcanes Occidentales, los vecinos del sur y este de la UE y África.

Al mes siguiente, después de haber reservado más de 2000 millones de dosis pero con las entregas reales afectadas por problemas de producción, la UE duplicó la financiación de Covax a 1000 millones de euros. Para entonces, Rusia y China ya habían distribuido millones de dosis en todo el mundo. Covax ninguna. Y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, estaba perdiendo la paciencia públicamente.

“Europa y Estados Unidos deberían enviar rápidamente suficientes vacunas a África para inocular a los trabajadores de la salud del continente o arriesgarse a perder influencia sobre Rusia y China”, dijo Macron en un discurso en una conferencia de seguridad, sin especificar cómo deberían hacerse estas donaciones.

El ritmo de vacunación en Francia ha subido desde que Macron mostró su disgusto.
Reuters


El ritmo de vacunación en Francia ha subido desde que Macron mostró su disgusto. (Reuters/)

A menos que los países ricos aceleren las entregas, “nuestros amigos en África, bajo la presión justificada de su gente, comprarán dosis a los chinos y rusos”, dijo el presidente. “Y la fuerza de Occidente será un concepto y no una realidad”.

A pesar de la urgencia de Macron, el apoyo de Francia para el programa general de la OMS, para cubrir pruebas y tratamientos, así como vacunas, fue limitado.

La OMS solicitó a los países contribuciones en proporción a su poder económico. Francia ha prometido 190 millones de dólares, alrededor del 13% de los 1200 millones de dólares totales, según muestra un documento de la OMS con fecha del 26 de marzo.

Otros países de la UE también están muy por debajo de las contribuciones esperadas; algunos han dado cero. Pero Alemania ha ayudado a compensar esto al comprometer públicamente 2600 millones de dólares.

“Fuera de juego”

El 24 de febrero, Covax finalmente envió sus primeras vacunas. La UE suavizó sus críticas.

En una reunión el 9 de marzo, en el momento álgido de los problemas de la propia Unión Europea para conseguir vacunas para sus ciudadanos, un funcionario de la Comisión dijo que Covax era la principal herramienta para donar vacunas a otros países. Pero el funcionario dijo que Europa aún necesitaba su propio mecanismo, porque Covax tenía dinero, pero solo una pequeña parte de las dosis que necesitaba. Y el esquema de la UE tendría “la ventaja de darnos visibilidad”, dijo el funcionario.

En esa misma reunión, a los funcionarios de la UE se les mostraron datos que, según los presentes, revelaban hasta qué punto la diplomacia de vacunas del bloque se estaba quedando atrás de sus competidores. Se enteraron de que Rusia tenía pedidos de 645 millones de dosis de su vacuna Sputnik V con docenas de países, y que China estaba enviando millones de dosis a los vecinos de la UE.

“Estamos completamente fuera de este juego”, dijo a Reuters uno de los presentes.

Miami Beach recurre a un halcón para combatir los ataques de mirlos

Reuters no pudo confirmar los datos con exactitud. Pero las cifras recopiladas por Unicef, que trabaja con Covax en las entregas de vacunas, muestran que Rusia tiene acuerdos para entregar casi 600 millones de dosis, incluso a los estados de la UE. China tiene acuerdos para vender alrededor de 800 millones de dosis, incluidos acuerdos con países europeos como Serbia, Ucrania y Albania.

A finales de ese mes, el máximo diplomático de la UE, Josep Borrell, señaló con franqueza: “La UE es el principal impulsor de Covax. Pero no obtenemos el reconocimiento de que los países que consiguen vacunas bilateralmente“.

El martes, la Comisión dijo que la UE compartiría más de medio millón de dosis con los países balcánicos a partir de mayo a través de su propio esquema. Eso fue dos semanas después de que Covax entregara sus primeras dosis en la región.

Agencia Reuters