El Eurogrupo busca un nuevo capitán en plena tormenta del coronavirus

Toni CERDÀ
1 / 2

La española Nadia Calviño y el portugués Mario Centeno llegan a una reunión del Eurogrupo en la sede de la Comisión Europea, el 16 de mayo de 2019 en Bruselas

La española Nadia Calviño y el portugués Mario Centeno llegan a una reunión del Eurogrupo en la sede de la Comisión Europea, el 16 de mayo de 2019 en Bruselas (AFP/Archivos | Emmanuel Dunand)

El Eurogrupo, órgano que reúne a los 19 ministros de Finanzas de la zona euro, lanzó este jueves la carrera para escoger a su nuevo presidente, que deberá darle un nuevo impulso en plena crisis del coronavirus.

"Un nuevo ciclo llega al Eurogrupo", aseguró su todavía presidente, el dimisionario ministro de Finanzas portugués Mário Centeno, cuyo mandato de dos años y medio llegará a su término el próximo 12 de julio.

Centeno se marcha después que los países del euro acordaran un primer paquete de 540.000 millones de euros (unos 615.000 millones de dólares) en préstamos para sostener el sistema de salud, empresas y trabajadores.

El portugués demostró "una gran capacidad para lograr un consenso", apuntó este jueves la ministra española de Economía, Nadia Calviño, cuyo nombre suena en las quinielas para sucederlo.

"En la consecución de estos acuerdos, España ha desempeñado un papel clave", que "ha sido reconocido por las instituciones y los diferentes países", agregó la también vicepresidenta del gobierno español.

Además de Calviño, que dijo no haber tomado todavía una decisión, el nombre de sus pares de Finanzas luxemburgués, el liberal Pierre Gramegna, e irlandés, Paschal Donohoe (centroderecha), figuran entre los favoritos.

Los interesados deben presentar su candidatura en las próximas semanas, junto a una carta de motivación. Para su elección a principios de julio, necesitan al menos el apoyo de 10 de los 19 ministros.

Para una fuente diplomática, Calviño, una tecnócrata que llegó al gobierno del socialista Pedro Sánchez en 2018 desde la dirección general de Presupuestos de la Comisión Europea, sería la idónea.

En un bloque en que los equilibrios cuentan, la candidatura de la española se ve como una opción de continuidad tras los dos años y medio de Centeno, un ministro independiente en un gobierno socialista como ella.

Además sería la primer mujer en el cargo, en el que se han sucedido Centeno (2018-2020), el laborista neerlandés Jeroen Dijsselbloem (2013-2018) y el democristiano luxemburgués Jean-Claude Juncker (2005-2013).

Sin embargo, su candidatura no convence a todos. "Países como Países Bajos, Francia y España tienen filosofías económicas muy marcadas y el puesto no exige eso", según otra fuente diplomática.

Aunque aún no tienen una posición oficial, se espera que Países Bajos se resista a la candidatura de la española. "Me parecería muy improbable que consiguiera el puesto", según la última fuente.

- Un nuevo impulso -

Los países del norte, liderados por La Haya, mantienen de hecho un pulso con los países del sur, encabezados por Madrid y Roma, sobre cómo sacar al bloque de la profunda recesión proyectada en 2020.

Además de reconstruir la confianza en un organismo marcado por la división norte-sur desde la crisis de la deuda, la próxima persona al frente del Eurogrupo deberá darle también un nuevo impulso.

La importancia del Eurogrupo, cuyo objetivo es coordinar las políticas económicas nacionales, perdió en los últimos años el protagonismo durante la crisis de la deuda, con Juncker y Dijsselbloem al frente.

"El próximo presidente necesita un plan para que el Eurogrupo vuelva a ser útil", según Lucas Guttenberg, del Centro Jacques Delors, para quien el comité debe mostrar que "tiene la capacidad de tomar decisiones políticas".

Además, el próximo presidente tendrá sobre la mesa asuntos como completar la Unión Bancaria o el presupuesto de la zona euro, en punto muerto por la irrupción de la pandemia, según una fuente europea.