Los eurodiputados firmes en que su viaje a Taiwán es "solo un primer paso"

·3  min de lectura

Pekín, 5 nov (EFE).- El jefe de la delegación de eurodiputados que está de visita en Taiwán, Raphael Glucksmann, afirmó hoy que este viaje "es solo un primer paso al que seguirán otros", y que el Parlamento Europeo debe "aumentar los intercambios" con la isla.

"Este es un consenso del Parlamento Europeo recogido en el último informe sobre las Relaciones Políticas y la Cooperación entre Taiwán y la Unión Europea (UE). En él, se describe a Taiwán como un socio clave y un aliado democrático", dijo Glucksmann, del grupo de los Socialistas y Demócratas (S&D), en una rueda de prensa virtual.

"Estamos convencidos de que cuanta más interacción haya con Taiwán, menos peligrosa será la situación en el Estrecho. Y esto debería ser lo normal, porque no puede ser que cada vez que interactuemos con Taiwán aumenten los conflictos con Pekín", afirmó.

"Nosotros no queremos provocar a nadie, pero visitar Taiwán no debería ser objeto de provocación", agregó, tras lo cual afirmó que "como demócratas, no podemos tener miedo a sanciones de Pekín".

Glucksmann es uno de los eurodiputados sancionados por Pekín el pasado marzo, en respuesta a las que impuso la UE a funcionarios chinos por violaciones de los derechos humanos en Xinjiang, algo que Pekín ha negado en repetidas ocasiones.

Estas sanciones, que siguieron a una decisión similar de Estados Unidos, fueron las primeras de la UE a China desde la masacre de la plaza de Tiananmen en 1989.

Según el eurodiputado, aunque los diferentes grupos políticos de la Eurocámara tienen "diferentes visiones" sobre el mundo, "todos coinciden en el apoyo a la democracia taiwanesa".

La delegación consta de siete miembros del Comité Especial del Parlamento Europeo sobre la Injerencia Extranjera en todos los Procesos Democráticos de la UE: además de Glucksmann, la componen su compañero de agrupación Andreas Schieder; Andrius Kubilius y Georgios Kyrtsos del Partido Popular Europeo (PPE); Petras Austrevicius, de Renovar Europa; Markéta Gregorová, de los Verdes; y Marco Dreosto, del grupo Identidad y Democracia.

Se trata de la primera visita formal que llevan a cabo representantes del Parlamento Europeo a la isla, y se produce "para concienciar de lo importante que es la democracia taiwanesa", según Glucksmann.

El eurodiputado francés añadió que en su visita han "aprendido de Taiwán" sobre "cómo luchar contra las injerencias de una manera democrática".

"Taiwán es un ejemplo para nosotros", señaló, porque "la primera reacción a la injerencia suele ser echar el cierre, pero aquí se apuesta por más participación y por involucrar a los ciudadanos. Esta es la manera de responder, con más democracia", agregó.

"Las democracias tienen que luchar juntas contra la desinformación", dijo el lituano Austrevicius, mientras que la checa Gregorová apostó por "dejar de mirar a Taiwán con las lentes de China".

Asimismo, Glucksmann reafirmó que el objetivo viaje es mandar el mensaje de que "Taiwán no está sola" y que "Europa está de su lado", declaraciones que ya realizó ayer en su reunión con la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen.

Durante su gira, el grupo también se entrevistó con el primer ministro taiwanés y con el ministro del Consejo para Asuntos de la China Continental, Chiu Tai-san, para tratar "las cada vez más sofisticadas campañas de desinformación impulsadas contra Taiwán".

El viaje de los eurodiputados no ha sentado bien en China, que reclama la soberanía de la isla, y que ha advertido de que la visita podría "dañar las relaciones" entre Bruselas y Pekín.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.