La investigación periodística Pegasus, premio Daphne Caruana Galizia 2021

·4  min de lectura

Bruselas, 14 oct (EFE).- El proyecto de investigación periodística Pegasus, que reveló un espionaje masivo a líderes mundiales, activistas y periodistas en todo el mundo a través de un ‘software’ israelí, ha sido reconocido con el premio de periodismo Daphne Caruana Galizia del Parlamento Europeo en su primera edición, cuatro años después del asesinato de la periodista maltesa que da nombre al galardón.

El Proyecto Pegasus, publicado en el verano de 2021, fue coordinado por el consorcio Forbidden Stories, cuya labor consiste en retomar y concluir los reportajes de periodistas en todo el mundo que reciben amenazas por su trabajo, están en la cárcel y han sido asesinados; fueron miembros de este consorcio precisamente los que continuaron el trabajo de Caruana Galizia después de su asesinato con un coche bomba en 2017.

La iniciativa desveló el espionaje de gobiernos a periodistas, opositores, activistas y empresarios mediante el ‘spyware’ israelí Pegasus, originalmente comercializado para la vigilancia de delitos graves y terrorismo. Puede instalarse de manera encubierta en teléfonos móviles y otros dispositivos y, sin conocimiento de la víctima, otorgar al atacante control total sobre el dispositivo.

Forbidden Stories reunió los teléfonos de hasta 50.000 personas identificadas como potenciales objetivos del ‘malware’, entre ellos hasta 180 periodistas dedicados a investigar casos de corrupción o violaciones de derechos humanos, el presidente francés Emmanuel Macron o el expresidente de la Comisión Europea Romano Prodi.

Los representantes del consorcio, Sandrine Rigaud y Laurent Richard, recibieron este jueves el premio, dotado con 20.000 euros, en el centro de prensa de la Eurocámara en Bruselas, donde fue constante el recuerdo de la reportera maltesa que da nombre al galardón.

“Lo que realmente mata a los periodistas es la impunidad”, subrayó Richard en su discurso de agradecimiento, en el que recordó la labor de Caruana Galizia y rememoró cómo, apenas unos días después de su asesinato, el hijo de la periodista le pidió que continuara el reporterismo por el que su madre había perdido la vida.

El periodista francés insistió en que, además de los periodistas muertos y sus familias, la siguiente víctima de los asesinatos de reporteros es la ciudadanía que no recibe información crucial sobre los poderes públicos o las violaciones de derechos humanos, e insistió en la necesidad de que los periodistas se unan en consorcios como Forbidden Stories para trabajar juntos en “las historias importantes”.

“Por eso hacemos equipo, para mandar una señal fuerte a los enemigos de la prensa libre de que incluso si matan al mensajero nunca matarán el mensaje”, incidió.

El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, que inauguró la ceremonia del premio por videoconferencia, quiso recordar a otros periodistas europeos que han sido asesinados por su trabajo en los últimos años, como el eslovaco Jan Kuciak junto a su pareja, el griego Giorgos Karaivaz y el neerlandés Peter R. de Vries.

El asesinato de Caruana Galizia, añadió, “fue un momento crucial para el periodismo y sociedad europeos” porque “apuntó al corazón de la identidad europea”. “Mucha gente en todo el mundo nos mira como modelo. No debemos olvidar que los derechos y privilegios que disfrutamos en Europa no pueden darse por sentados”, insistió el italiano, que trabajó como periodista antes entrar en política.

El secretario general de la Federación Internacional de Periodistas, Anthony Bellanger, apuntó por su parte a que premios como éste y el reciente Nobel de la Paz a los periodistas María Ressa y Dmitry Muratov reconocen el trabajo de miles de periodistas anónimos que sienten estos galardones como un impulso al reporterismo de calidad, su ética a la hora de trabajar y el ánimo ante una labor cada vez más complicada.

“Decir su nombre me emociona”, reconoció Bellanger al hablar de Caruana Galizia. “Arrancaron su vida cuando todo lo que hacía era llevar a cabo su misión de informar, su responsabilidad social como periodista”.

Para homenajear ese trabajo, el Parlamento Europeo creó en 2019 el galardón con su nombre, que cada año premiará en torno al aniversario de su asesinato –el 16 de octubre de 2017- el periodismo de calidad que promueve o defiende los principios y valores fundamentales de la Unión Europea.

El proyecto ganador, basado en una red que "cree firmemente en el periodismo colaborativo" según destacó el jurado, fue seleccionado entre los trabajos presentados por más de 200 periodistas de los 27 países de la Unión, entre el 22 de junio y el 1 de septiembre de 2021.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.