Tras la euforia, la desconfianza: los argelinos recelan de las verdaderas intenciones de Buteflika

Redacción El HuffPost / Agencia EFE
"Abdelaziz Buteflika, en un juego de manos de increible ligereza politica,cancela las elecciones del 18 de abril

Atemperada la explosión de júbilo inicial, el escepticismo y la decepción comenzaron a abrirse paso hoy entre el pueblo argelino, convencido de que la renuncia a la reelección del presidente, Abdelaziz Buteflika, es más una maniobra del régimen militar para perpetuarse que una genuina reforma.

"Abdelaziz Buteflika, en un juego de manos de increíble ligereza política, cancela las elecciones del 18 de abril.. para mantenerse en el poder", opinaba en las páginas del diario local en árabe Al Watan su director, Omar Belhuchet.

"Es cierto, él no se postula más para un quinto mandato, pero elude el certificado médico y el (veredicto) del Consejo Constitucional -encargado de validar las candidaturas- y se aferra al poder algunos años más", agrega.

Es cierto, él no se postula más para un quinto mandato, pero elude el certificado médico y el (veredicto) del Consejo Constitucional -encargado de validar las candidaturas- y se aferra al poder algunos años más

Una línea que se aproxima al sentir en las calles de Argelia, escenario este martes de una cotidianeidad extraña, y que comparte el también muy crítico Diario de Orán, la segunda ciudad en importancia del país.

"Los argelinos se han despertado hoy con el gusto de la victoria mezclado con el sabor de la duda y la incertidumbre, porque la tarea es larga y las preguntas cuantiosas. Comenzando por cómo se elegirá a los hombres que decidirán el futuro y quien escogerá a quien", resaltaba el rotativo.

Buteflika, de 82 años y gravemente enfermo, anunció este lunes en un mensaje que le fue atribuido que se sometía a la presión de la calle y renunciaba a ser elegido para un quinto mandato consecutivo en las elecciones del 18 de abril, también aplazadas. Y sugería una puerta de salida a la crisis igual a la que el estrecho "círculo de poder" que le protege utilizó con matices el pasado 3 de marzo para tratar de desactivar -sin éxito- las masivas protestas que crecían día a día.

En...

Sigue leyendo en El HuffPost