EU incrementó su consumo de cocaína desde 2014, mientras que Colombia aumentó la producción

Redacción Animal Político

En Estados Unidos no solo se vive la crisis de los opioides, de 2014 a 2016 el número de consumidores de cocaína pasó de 8.8 a 10.1 millones de personas entre 12 y 65 años que declararon haber consumido la droga en el último mes, según datos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) analizados por GLAC Consulting.

Al mismo tiempo que aumentó el consumo de cocaína en Estados Unidos, el procesamiento de esta droga en Colombia también se incrementó 54.2% al pasar de 683 toneladas en 2013 a 1,053 en 2016, año en que alcanzó su punto máximo de producción durante el periodo analizado.

Lo anterior ha causado alarma dentro del gobierno de Estados Unidos, a tal grado que a principios de 2019, el Secretario de Estado, Mike Pompeo anunció que Estados Unidos y Colombia trabajarán juntos en una estrategia para reducir en 50% la producción de cocaína para 2023. Hizo énfasis en la preocupación del Presidente estadounidense Donald Trump por el aumento de los cultivos de hoja de coca en Colombia, país que provee el 70% de cocaína a nivel mundial.

El consumo de tabaco por lo general está asociado al de otras drogas, entre ellas, la cocaína, ya que es percibida como droga lícita de entrada a otras drogas ilícitas.

Sin embargo, a pesar del repunte en el consumo de cocaína, el de tabaco disminuyó de forma gradual desde el año 2000 cuando alcanzó 31.34% de consumo hasta el 21.8% en 2016.

De acuerdo a la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), México se ubica entre los 10 países con mayor consumo de cocaína, el cual aumentó de forma gradual y sostenida tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York. A raíz de estos hechos Estados Unidos comenzó a aplicar controles más estrictos en la frontera, por lo que la droga que estaba destinada al consumo de la población estadounidense se quedó del lado de México con el consecuente aumento en su consumo. De ser un país de tránsito, la República Mexicana se convirtió en un país consumidor.

Según datos del gobierno mexicano durante el primer semestre de 2018, se aseguraron en el país 9.46 toneladas de cocaína. 

En octubre de 2019 a raíz de los trabajos de desazolve en el drenaje del AICM; la Policía Federal encontró 67 paquetes con cocaína. Lo anterior, indica la probable participación de empleados cooptados por grupos delincuenciales que operan en las terminales aéreas para el trasiego de drogas.

A su vez, el consumo de tabaco en el país ha disminuido progresivamente. Durante 2016, el 14% de la población mexicana lo consumía (12.5 millones), lo cual lo ubicó en la posición 45 de los 186 países que conforman el ranking de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

En agosto de 2019, el Gobierno de México dio a conocer el aumento en el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) al tabaco, que contempla un incremento de 35 a 50 centavos por cigarro que se consuma, medida por la que se pretende recaudar 3 mil millones de pesos y que se espera ayude a reducir el consumo del producto hasta un 5%, sin embargo, no se dio a conocer la fecha de su cumplimiento.

En septiembre de este año, el país registró la mayor alza de precios en cigarros, de 8.1%, el más alto de los últimos 6 años. Oaxaca, Tabasco, Nuevo León, Baja California Sur, Puebla y la Ciudad de México fueron las entidades donde más subió el precio promedio por cajetilla.

La correlación entre el consumo de tabaco y de cocaína en México fue de -0.98 durante los últimos 16 años, lo que significa que el aumento en el consumo de cocaína ha estado acompañado de una disminución en el consumo de tabaco.

En el año 2000, el 24% de la población mexicana mayor de 15 años consumía tabaco, mientras que el 1.2% de la población de 12 a 65 años manifestó consumir cocaína alguna vez en la vida.

En 2011 el consumo de tabaco disminuyó a 16.6% de la población, mientras que el de cocaína se incrementó a 3.3%

Cinco años más tarde el consumo de tabaco se mantuvo a la baja y el de cocaína a la alza. En 2016, el 14% de la población consumía tabaco y 3.5% cocaína.

Además, la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito estimó que el 0.3% de la población mundial consumió cocaína en 2016. México se mantuvo en la posición 9 de los 18 que reportaron datos. 

A pesar de que el consumo de tabaco está considerado como droga de entrada al consumo de sustancias ilícitas, tanto en México como en Estados Unidos se registró una disminución en su consumo a la par que incrementó el consumo de cocaína. En México, este se registró a partir de 2001 y en Estados Unidos a partir de 2014. De forma paralela, la producción de cocaína colombiana, registró un incremento entre 2013 y 2016, con lo cual aumentó su disponibilidad en el mercado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal