Dos EU: del "estás despedido" al "hicieron trampa"

·3  min de lectura

Max Aub, Corresponsal

MIAMI, EU., noviembre 8 (EL UNIVERSAL).- "Adiós, Trump", "Estás despedido". Con música, sonidos de claxon y fuegos artificiales, multitudes salieron a las calles de diversas ciudades en Estados Unidos a celebrar la derrota del presidente Donald Trump.

La capital estadounidense, bastión demócrata, se convirtió este sábado en un barullo.

La gente se reunió afuera de la Casa Blanca para bailar, beber y gritar: "¡Hey, Trump, estás despedido!", recordando la frase que Trump solía repetir en su reality "El Aprendiz". En la plaza Black Lives Matter, uno de los epicentros de las protestas raciales de este año, las personas se abrazaban; algunos lloraban de felicidad.

En California también había fiesta. No sólo por la victoria de Joe Biden, sino, principalmente, por la de la senadora Kamala Harris, que se convertirá en la primera mujer vicepresidenta en la historia de Estados Unidos. "Eso también es enorme para mí, porque soy una persona de color, soy inmigrante y ella es hija de inmigrantes", dijo a la agencia Christian Barron, de 38 años, en el bulevar Santa Mónica, en West Hollywood.

"Esta celebración es la liberación de una administración que cumplirá sus cuatro años y que jamás debió haber llegado a nuestro país por todo el daño y la división que ha provocado", indicó a EL UNIVERSAL Victoria Godínez, quien formó parte de Communications Associate, organización que apoyó en Texas a Joe Biden y es una joven mexicoamericana.

"En Texas estuvimos muy muy cerca de darle los votos electorales —a Biden— y aunque no se logró esta vez pintar nuestro estado de azul, estamos seguros que para 2024 Texas dejará de ser republicano", añadió.

En el sur de Florida se vivió un día de contrastes: mientras decenas y decenas de personas salieron a las calles a festejar el triunfo de Joe Biden, otros grupos pro-Trump también salieron para gritar que hubo fraude en las elecciones y que hay millones de votos "ilegítimos" en los conteos, particularmente del correo, repitiendo el argumento que, sin pruebas, ha defendido el mandatario.

"A quién quieren engañar, hay muertos que votaron y abuelitas que ya no ven o están enfermas y también votaron por Biden", afirmó a este diario un cubanoamericano de la tercera edad que no quiso dar su nombre.

"Todo esto se trata de una infiltración del comunismo en el país... Hicieron trampa, ya tú sabes. No nos vamos a ir [de las calles] hasta cuando se haga un nuevo conteo y se anulen los votos falsos", sentenció.

Esta clase de enojo se escuchó también en ciudades de Arizona, Texas, Nevada y Pennsylvania, con reclamos de contabilizar nuevamente los votos y “parar el fraude”. "Pedir el recuento de votos no tiene que politizarse", dijo a este diario Laura McDoll, quien se manifiestó en Las Vegas, Nevada, junto a otras personas que votaron por Trump. "Es una manera de resolver las dudas que hay por todo lo que ha pasado; si Biden ganó, se va a volver a ver en un segundo conteo. Yo creo que les conviene para que no tenga nadie más dudas", señaló.

Poco los escuchaban los simpatizantes de Biden. "Lo único positivo que deja [Trump] a este país es la muestra de que sí se puede salir a votar en unas elecciones cuando la gente se lo propone", aseguró a EL UNIVERSAL Fernanda Romero, mexicoamericana y madre de tres hijas también mexicoamericanas.

Todas votaron por Biden. "Dicen que uno nunca sabe para quién trabaja y, sin duda, Trump trabajó cuatro años para el triunfo de hoy con Biden. Sin Trump, no se hubiera conseguido que 150 millones de votantes ejercieran el voto [anticipado, por correo y el día de la elección] y que hoy quedara registrada en la historia de este país una participación tan masiva —por primera vez— de la comunidad hispana".

Fredy Gonell, originario de República Dominicana y con residencia en Brooklyn, Nueva York, se declaró "feliz por todos mis hermanos migrantes; especialmente indocumentados, que recibieron tantas persecuciones por este bufón [Trump]". A Biden, le hace una advertencia: "Si no cumple con la legalización de las familias indocumentadas, también le daremos su merecido [y a su Partido Demócrata] en las próximas elecciones".