EU debe dejar de vender armas de asalto que llegan a México: Ebrard

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 10 (EL UNIVERSAL).- En entrevista con León Krauze, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, concluyó que para que en México exista una verdadera disminución de la violencia, el gobierno de Estados Unidos debe retomar la prohibición en la venta de armas de asalto.

"Requerir estas verificaciones de antecedentes de los compradores de armas sería una medida positiva (...) Pero lo que realmente podría ser decisivo sería restablecer las restricciones a las armas de gran potencia que estuvieron vigentes desde 1994 hasta 2004", dijo el canciller para la columna de Krauze en el diario estadounidense "The Whashington Post".

La restricción mencionada por el funcionario federal, explica el periodista, prohibió la venta de armas como el AK-47 o AR-15, durante apenas 10 años, hasta que el presidente George Bush llegara al poder y eliminara dicha medida.

La revocación, dice, permitió que las organizaciones criminales en México prosperaran, ya que, de acuerdo con cifras, en los últimos de 10 años han circulado un aproximado de dos millones de armas de Estados Unidos hacia México.

Esto además, y de acuerdo a un estudio citado en el texto, generó un incremento en el número de homicidios en territorio estadounidense, así como los tiroteos escolares.

Por lo anterior, el canciller estimó que prohibir la venta de armas de asalto en Estados Unidos "disminuiría inmediatamente el crimen y quitaría el poder de fuego de las organizaciones criminales. Ninguna medida podría ser más eficaz".

Un poder que, recuerda Krauze, han mostrado organizaciones como el Cártel Jalisco Nueva Generación, organización que publicó un video en el que mostraba una larga caravana de vehículos con hombres armados a su lado, en algún lugar del estado de Michoacán.

De igual manera, y al coincidir con titular de Relaciones Exteriores, el columnista recordó que actualmente el partido del presidente Joe Biden tiene mayoría en la Cámara de Representantes, por lo que "tienen los votos para poner fin al derramamiento de sangre".