Etiopía niega una "limpieza étnica" en la región de Tigray

RODNEY MUHUMUZA
·1  min de lectura

KAMPALA, Uganda (AP) — El gobierno de Etiopía rechazó el sábado la acusación de limpieza étnica en el conflicto de Tigray y calificó las denuncias de Estados Unidos de “infundadas”.

“Nada durante o después del final de la principal operación de seguridad en Tigray puede identificarse o definirse por ningún estándar como una limpieza étnica dirigida e intencional contra alguien en la región", dijo el Ministerio de Exteriores en un comunicado.

“Es por eso que el gobierno de Etiopía rechaza con vehemencia tales acusaciones", añadió la nota.

Las denuncias de limpieza étnica equivalen a “un veredicto completamente infundado y falso contra el gobierno etíope”, señaló el ministerio, que acusó a Washington de “exagerar".

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, afirmó el miércoles que en la región oriental de Tigray se produjo una limpieza étnica. Fue la primera vez que un funcionario de la comunidad internacional describe abiertamente así las supuestas atrocidades ocurridas allí.

Los líderes del partido que gobierna en la región, el Frente Popular de Liberación de Tigray, están huidos mientras las fuerzas federales y sus aliados, entre los que hay combatientes de Eritrea, buscan a combatientes leales al ejecutivo local.

El conflicto comenzó en noviembre cuando el primer ministro, Abiy Ahmed, envió tropas gubernamentales a la región luego de un ataque a instalaciones militares federales en el territorio.

Nadie sabe cuántos miles de civiles han muerto por el conflicto.

Aunque el gobierno etíope dice que hay una investigación federal abierta sobre los supuestos crímenes, los críticos señalan que el gobierno no puede investigarse a sí mismo de forma efectiva y reclaman una pesquisa internacional, idealmente dirigida por Naciones Unidas. El último comunicado del gobierno sugiere su disposición a una investigación que incluya a grupos externos.