Etiopía declara emergencia ante ofensiva de Tigray

·2  min de lectura

NAIROBI (AP) — El gobierno de Etiopía ha declarado un estado de emergencia nacional cuando fuerzas de Tigray amenazan con atacar la capital en medio de una veloz escalada de la guerra que ya lleva un año.

Estados Unidos dijo que la seguridad se ha “deteriorado significativamente” y advirtió enérgicamente a sus ciudadanos que consideren partir.

La declaración del Consejo de Ministros fue la señal de alarma más clara hasta el momento del gobierno del primer ministro Abiy Ahmed, quien hace un año permitió que soldados de un país vecino invadieran Tigray y persiguieran a las fuerzas de esta provincia junto con las tropas etíopes. Miles de personas han muerto en los enfrentamientos.

Las fuerzas de Tigray y sus aliados significan un “peligro grave e inminente” a la existencia del país, dijo el consejo en su declaración.

El gobierno de Estados Unidos ha advertido a las fuerzas de Tigray, que dominaron el gobierno nacional durante un largo período antes de que asumiera Abiy, que no intenten “asediar” la capital, Adís Abeba, después de tomar el control de las ciudades estratégicas de Dessie y Kombolcha.

El presidente estadounidense Joe Biden anunció que ha decidido sacar a Etiopía de un programa de ayuda, lo que prepara el terreno para nuevas sanciones a la nación africana que no ha podido poner fin a una guerra en la que se han producido “flagrantes violaciones" de derechos humanos.

En una carta al Congreso, Biden dijo que Etiopía no satisface los requisitos para seguir siendo beneficiaria de la Ley de Crecimiento y Oportunidad Africana. La ley permite a los países subsaharianos acceso libre de aranceles a Estados Unidos a cambio de que eliminen las barreras al comercio e inversiones estadounidenses y tomen medidas a favor del pluralismo político.

La sanción entra en vigencia el 1 de enero.

El estado de emergencia etíope rige inmediatamente y durante seis meses. El gobierno puede imponer toques de queda, interrumpir los servicios de transporte y detener por tiempo indeterminado a cualquier sospechoso de tener vínculos con un grupo terrorista. Se pueden disolver gobiernos locales e instalar un gobierno militar.

Tales medidas serían ratificadas por ley. Los legisladores etíopes están convocados dentro de 48 horas.

En tanto, la oficina de seguridad de Adís Abeba dijo a los habitantes que los poseedores de armas de fuego deben registrarlas inmediatamente y que se allanarán viviendas y negocios para garantizar la paz en la ciudad.

El primer ministro reiteró su llamado a todos los ciudadanos a combatir a las fuerzas de Tigray, y añadió que “debemos vigilar estrechamente a los que trabajan para el enemigo y viven entre nosotros”. El lunes se observó una nueva redada de personas de la etnia tigray en la ciudad.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.