Etchevehere: asados, mates y charlas por las noches en el "campamento"

LA NACION
·3  min de lectura

"Día 12. Más amigos nos visitan. Cada vez son más los que se acercan a mantener encendido el fuego. Defender la propiedad privada es tarea para toda la vida". Con esa frase que escribió en Twitter, el exministro de Agricultura de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, cerró anoche otro día en una suerte de campamento que tiene montado con sus hermanos Juan Diego y Sebastián frente a Casa Nueva, el campo que denunció como usurpado en Santa Elena, Entre Ríos.

No están solos, todas las noches al menos 10 productores se quedan para hacer vigilia. Comen un asado, charlan un rato, toman mate y, mientras algunos se quedan despiertos ante cualquier eventualidad, los otros descansan. Durante el día pasan muchos más productores por el lugar.

En el campamento hay una carpa hecha con silobolsas usados, algunos tractores, un camión, una casilla y después camionetas. "Toda la noche la pasamos acá junto a vecinos de la zona, conocidos que se van acercando de La Paz, Santa Elena, Federal", cuenta Juan Diego Etchevehere.

Caso Etchevehere: un escribano de la familia afirma que la hermana del exministro "cedió el total de sus acciones"

"Es un campamento, a la noche dormimos arriba de un auto, un tractor, la casilla", agrega el productor agropecuario.

Siempre hay alguien que llega para ayudar. Así llega alguien con carne, otro con pollos, verduras de la zona de Chajarí. En el lugar hay baños químicos que mandaron desde María Grande. Las esposas de los hermanos, en tanto, llevan ropa y otras cosas de primera necesidad.

"A la mañana calentamos agua en un fogón, tomamos unos mates para atender a periodistas, conocidos", señala el hermano del exministro.

Es tanta la tensión que se vive durante el día, la atención puesta a lo que pueda ocurrir con alguna definición de la Justicia o para seguir los movimientos en el campo tomado que, ya a la hora de dormir, se desploman en las improvisadas camas.

"Custodiamos que no haya nuevos ingresos, estamos muy atentos a eso", señala. Los hermanos también buscan asegurarse que ninguno de los ocupantes del campo que en los últimos días se fueron retirando se lleven cosas del establecimiento.

"Estamos encima para que las personas que se retiren no se lleven nuestras cosas", indicó Juan Diego Etchevehere. En los últimos días al menos 30 personas se fueron del campo y se calcula que otras 40 permanecen en el establecimiento.

Vale recordar que el sábado pasado el exministro denunció que unas 30 personas llegaron al campo para ingresar, pero finalmente no se les permitió hacerlo.

Luego de que el juez subrogante Raúl Flores el viernes pasado no diera lugar a un desalojo pedido por el exfuncionario nacional, hoy la jueza María Carolina Castagno llevará adelante una audiencia de partes que se transmitirá por YouTube. Después debería conocerse si se atiende o no al pedido de restitución del predio.