ETA dice que está "desarmada"; el Gobierno pide su disolución

ETA dijo en la madrugada del viernes que ya es una organización desarmada y que la entrega de todas sus armas se realizará este sábado, según un esperado comunicado de la banda separatista vasca remitido a la BBC. En la imagen de archivo, un hombre camina entre grafitis del logo de ETA en Goizueta, Navarra. REUTERS/Pablo Sánchez

(Reuters) - ETA dijo el viernes que ya es una organización desarmada y que la entrega del arsenal se realizará el sábado, un anuncio recibido con desconfianza por el Gobierno español, que pidió de nuevo a la banda que se disuelva.

La declaración, remitida a la cadena británica BBC en un comunicado, llega seis años después de que ETA pusiera fin a más de 40 años de actividad armada en busca de un País Vasco independiente, durante los que se cobró la vida de más de 800 personas.

"(ETA) ya es una organización desarmada, pues a estas alturas las armas y explosivos que tenía bajo su control se encuentran en manos de la sociedad civil", dijo el comunicado.

Desde que, debilitada por los golpes policiales y judiciales, renunciara a la actividad armada en 2011, ETA ha proporcionado una parte muy limitada de sus armas a las autoridades francesas y españolas, que desconfían de que ahora la entrega vaya a ser total.

"El mensaje es que se disuelvan, pidan perdón y ayuden a clarificar los atentados pendientes", dijo el ministro portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El desarme contempla previsiblemente la entrega de la geolocalización de los zulos de armas de ETA al Gobierno de Francia, donde se cree que están la mayoría de ellos. En el comunicado no se dieron detalles al respecto.

Según una información de Le Monde publicada el viernes por la tarde, incluye centenares de fusiles, subfusiles, armas cortas y kilos de explosivos.

UN PROCESO NO ACABADO

ETA reconoció que el "proceso de paz" no está acabado, aunque evitó referirse a su disolución, algo que exige el Gobierno español, que dice que no ofrecerá a la banda contrapartidas como un acercamiento de presos al País Vasco.

"El Gobierno no espera nada (..) que (ETA) sepa que no va a conseguir ningún beneficio político", añadió Méndez de Vigo.

La banda, que dijo que los gobiernos español y francés han puesto todos los "obstáculos y problemas posibles", indicó que "los enemigos de la paz" podrían tratar de bloquear el proceso.

La carta de ETA se conoce horas después de que el Parlamento vasco le pidiera llevar a cabo el desarme lo antes posible en un poco frecuente acuerdo político en la región, del que sólo se desmarcó el conservador Partido Popular.