El primer ministro etíope nombra una nueva cúpula de seguridad

Agencia EFE
·3  min de lectura

Adís Abeba, 8 nov (EFE).- El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, reemplazó la dirección de toda la cúpula de seguridad del país, nombrando a personas afines en puestos de poder del Ejército, Inteligencia y la Policía, en medio de la ofensiva militar lanzada en la región del Tigray (norte).

Berhanu Jula, que como subjefe del Estado Mayor del Ejército, anunció el jueves que "nuestro país ha entrado en una guerra que no había previsto", fue ascendido por Abiy a jefe del Estado Mayor del Ejército Nacional.

"Es humillante para nosotros entrar en guerra con nuestro propio pueblo. Pero no tenemos otra opción", remarcó el teniente general, un día después de que el primer ministro anunciase que había enviado una ofensiva militar contra el Frente de Liberación del Tigray (TPLF), que gobierna en el Tigray, sin acatar la autoridad de Adís Abeba.

El primer ministro también nombró al frente de la Policía Federal a Demelash Michael, quien hasta ahora lideraba la Agencia de Inteligencia, cuyo puesto vacante será ocupado por el expresidente del estado regional de Amhara Temesgen Tiruneh.

Es la primera vez que Abiy Ahmed ha reemplazado de pleno toda la cúpula de seguridad del país, y lo ha hecho poniendo a gente de confianza.

También ha quitado del ministerio de Exteriores al ministro Gedu Anargachew, y ha puesto en su lugar al vice primer ministro, Demeke Mekonnen, quien ocupará ambos puestos. Gedu, por su parte, ha sido nombrado asesor de seguridad de Abiy.

Abiy ordenó la madrugada del 4 de noviembre la ofensiva militar, tras acusar al TPLF, quien ha monopolizado el poder en el país por casi tres décadas hasta la llegada de Abiy, de "cruzar una línea roja" al atacar una base que el Ejército etíope tiene en Tigray para robar armamento, provocando "muertes".

"Durante más de dos años, el Gobierno Federal ha optado por la más absoluta restricción, incluso cuando era criticado por los ciudadanos y el Parlamento por no tomar medidas para detener a los fugitivos de la ley que se escondían en el Tigray", dijo hoy Abiy en un mensaje grabado en inglés.

En una primera ronda de la operación militar, según el relato de Adís Abeba, la aviación militar lanzó en los últimos días ataques a objetivos militares que consiguieron "aniquilar por completo cohetes (con un alcance de hasta 300 kilómetros) y artillería de la facción rebelde", pero no se sabe si hubo víctimas.

El contencioso entre Tigray y el Gobierno federal etíope viene complicándose desde hace meses, con el retraso indefinido de las elecciones generales que se debían celebrar el pasado agosto como punto de inflexión.

Etiopía fomenta, desde su refundación tras la caída del comunismo en 1991, una política de federalismo étnico, donde supuestamente todas las etnias tienen igual valor y representación.

Sin embargo, desde entonces el TPLF lideró la coalición étnica que conformaba el gobernante EPRDF hasta el nombramiento en 2018 de Abiy, un joven político de origen ahmárico y oromo, como primer ministro.

Abiy forzó la dimisión de muchos altos cargos tigriñas tanto del Ejército como de posiciones de poder y comenzó un intento de extirpar el etnicismo de la política reformando el EPRDF en el Partido de la Prosperidad (PP), con el que pretende presentarse a las elecciones y del que se ha desvinculado el TPLF.

Tras el retraso de las elecciones por la COVID-19, el TPLF celebró el pasado septiembre sus propios comicios parlamentarios, que el Gobierno central tachó de ilegales, de ahí que proclame ahora la necesidad de restaurar en Tigray el "orden constitucional".

(c) Agencia EFE