Estudio revela que niños con COVID-19 no presentan los síntomas típicos

·2  min de lectura
Estudio revela que niños con COVID-19 no presentan los síntomas típicos
Estudio revela que niños con COVID-19 no presentan los síntomas típicos

Un estudio publicado en la revista Scientific Reports, sugiere que una lectura de temperatura en el rango normal no es una señal confiable de que un niño está libre de coronavirus.
El estudio fue realizado a 12 mil 306 niños menores de 18 años de Estados Unidos con infecciones confirmadas, este encontró que la gran mayoría de ellos, más del 81%, no desarrollaron fiebre a pesar de contraer el coronavirus.
Aunque el COVID-19 se considera principalmente una enfermedad respiratoria, solo el 16.5% de los pacientes tenían problemas respiratorios, como dificultad para respirar, tos o sibilancias.
En los adultos, los síntomas como fiebre, dolor muscular y articular y una sensación general de malestar también se asocian con COVID-19, al igual que la pérdida del olfato o el gusto. Sin embargo, solo el 18.8% de los niños presentó al menos uno de estos síntomas.
Náuseas, vómitos, diarreas y otros problemas gastrointestinales aparecieron en el 13.9% de los pacientes menores, mientras que erupciones cutáneas, conjuntivitis y otros síntomas dermatológicos afectaron al 8.1%. Dolores de cabeza y convulsiones ocurrieron en solo el 4.8% de los niños.
De los pacientes hospitalizados, el 17.6% (118 niños) necesitaron cuidados intensivos y el 4.1% (38 niños) recibieron ventiladores. No está claro exactamente cuántos murieron, pero no fueron más de 10. (Los datos sobre las muertes se ocultaron por razones de privacidad, explicaron los autores del estudio).
En comparación con los niños blancos del estudio, los niños afroamericanos tenían aproximadamente el doble de probabilidades de ser ingresados ​​en un hospital y el riesgo para los niños latinos era aproximadamente un 31% más alto. Las probabilidades de necesitar cuidados intensivos o asistencia mecánica con la respiración fueron aproximadamente las mismas para los tres grupos.
Las razones de estas diferencias no están claras, pero los autores del estudio teorizan que el estatus socioeconómico posicionó a los niños afroamericanos y latinos en una exposición más indirecta al virus, tal vez porque tenían más probabilidades de vivir con un trabajador esencial o porque no tenían suficiente espacio en casa para aislar completamente a un miembro de la familia que estaba enfermo.
Independientemente de la raza o el origen étnico, la mayoría de los niños del estudio no desarrollaron síntomas que hubieran aclarado sus infecciones por coronavirus para otros. Eso significa que los adultos deberán reconsiderar sus estrategias de detección si quieren detectar a los niños antes de que transmitan el virus a otros.
Según los autores, realizar pruebas aleatorias con más frecuencia ayudaría a detectar el virus. Por lo tanto, centrar más pruebas de detección en niños de hogares de mayor riesgo o en niños con afecciones médicas que los ponen en mayor riesgo de enfermedades graves si se infectan.

VIDEO RELACIONADO:
Empleados de maquiladoras estadounidenses recibirán vacuna contra COVID-19

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.