La nueva teoría que podría esclarecer el misterio del origen del agua en la Tierra

Issam AHMED
·3  min de lectura
Esta imagen sin fechar, obtenida el 27 de agosto de 2020 por cortesía de Laurette Piani y Christine Fieni, del Museo Nacional de Historia Natural, en París, muestra un fragmento del meteorito Sahara 97096 (de unos 10 cm de longitud), una condrita de enstatita que contiene aproximadamente 0,5% en peso de agua
Esta imagen sin fechar, obtenida el 27 de agosto de 2020 por cortesía de Laurette Piani y Christine Fieni, del Museo Nacional de Historia Natural, en París, muestra un fragmento del meteorito Sahara 97096 (de unos 10 cm de longitud), una condrita de enstatita que contiene aproximadamente 0,5% en peso de agua

El agua cubre un 70% de la superficie de la Tierra y es una sustancia crucial para la vida en el planeta, pero cómo llegó el líquido hasta aquí sigue siendo materia de debate científico.

Este añejo acertijo se acercó este jueves a su resolución tras el anuncio de un equipo de científicos franceses, que en una publicación en la revista Science dijo que logró identificar las rocas espaciales que pudieron ser las responsables de traer el agua a la Tierra.

La cosmoquímica Laurette Piani, que lideró la investigación, dijo a la AFP que, al contrario de teorías prevalecientes, el agua del planeta podría haber estado contenida en sus bloques esenciales.

Según los primeros modelos que explican la formación del Sistema Solar, los grandes discos de gas y polvo que se arremolinaban alrededor del Sol y terminaron formando los planetas interiores estaban demasiado calientes como para formar hielo.

Esto podría explicar las condiciones de esterilidad de Mercurio, Venus y Marte, pero no del planeta azul, con sus vastos océanos, una atmósfera húmeda y su geología bien hidratada.

La idea más frecuente es que el agua apareció en una etapa posterior, traída por un objeto extraterrestre, y entre ellos los principales sospechosos son los meteoritos que poseen agua en abundancia, conocidos como condritas carbonáceas.

El problema, sin embargo, era que su composición química no coincide plenamente con la de las rocas de la Tierra.

Además, esas condritas se formaron en las afueras del Sistema Solar, lo que baja su probabilidad de haber golpeado al planeta cuando era joven.

- Bloques fundamentales de la Tierra -

Otro tipo de meteoritos, llamado condritas de enstatita, poseen una composición química mucho más cercana, lo que indica que constituyen los bloques fundamentales que formaron la Tierra y los otros planetas interiores.

De estas rocas, que se formaron cerca del sol, se asumía que eran demasiado secas para justificar las enormes reservas de agua del planeta.

Para probar si esa presunción era cierta, Piani y sus colegas de la Universidad de Lorraine utilizaron una técnica de medición llamada espectrometría de masas para cuantificar el contenido de hidrógeno en 13 condritas de enstatita.

Encontraron que las rocas contenían suficiente hidrógeno en su interior como para proveer a la Tierra con al menos tres veces la masa de agua de sus océanos.

También midieron los dos tipos de hidrógeno, conocidos como isótopos, porque la proporción relativa de estos es muy diferente entre distintos cuerpos del Sistema Solar.

"Encontramos que la composición de hidrógeno isotópico de las condritas de enstatita es similar a la del agua almacenada en el manto terrestre", dijo Piani, que comparó el hallazgo a una coincidencia en el ADN.

La investigación de su equipo no excluye que más agua haya llegado luego de otras fuentes como cometas, pero el trabajo indica que las condritas de enstatita realizaron un aporte significativo a la cantidad de agua de la Tierra en su etapa de formación.

El hallazgo de los científicos "aporta un elemento crucial y elegante a este rompecabezas", escribió Anne Peslier, científica planetaria de la NASA, en una editorial que acompaña la publicación.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR:

EN VIDEO: Identifican dos reptiles marinos jurásicos que moraron en el desierto de Atacama