Estudio identifica ominosos químicos en varios alimentos de restaurantes de comida rápida en EEUU

·4  min de lectura

La comida rápida no es la opción de alimentación más saludable, algo que es ampliamente conocido, pero a las grasas, conservadores y otros aditivos que con frecuencia se añaden a esos productos se han de agregar otras sustancias químicas que han sido vinculadas a varios problemas de salud.

Eso se desprende del estudio que Lariah Edwards, Ami Zota y otros investigadores de la Universidad George Washington realizaron en una muestra de 64 productos de famosos restaurantes de comida rápida, entre ellos McDonald’s, Burger King, Pizza Hut, Domino’s, Taco Bell y Chipotle, ubicados en el área de San Antonio, Texas.

Las hamburguesas con queso de restaurantes de comida rápida fueron de los alimentos con más ftalatos en el estudio de la Universidad George Washington. (Getty Creative)
Las hamburguesas con queso de restaurantes de comida rápida fueron de los alimentos con más ftalatos en el estudio de la Universidad George Washington. (Getty Creative)

Según reportó The Washington Post, la citada investigación halló que en la mayoría de las muestras de alimentos recolectadas se halló presencia de ftalatos, sustancias químicas utilizadas para suavizar los plásticos que de algún modo quedaron depositadas en la comida rápida de esos restaurantes.

Los ftalatos, o ésteres de ácido ftálico, han sido ligados a problemas de salud diversos, entre ellos, señala el Post, alteraciones del sistema endocrino, problemas reproductivos y de fertilidad y mayor riesgo de desórdenes de conducta y del aprendizaje en niños.

El estudio señala que se hallaron ftalatos en todos los alimentos analizados, y si bien esas sustancias se encontraban por debajo de los límites de protección de la salud de la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA) también se indicó que la Administración Federal de Alimentos y Medicamentos no ha establecido tales límites.

Es decir, no habría una regulación que prohíba o regule la presencia de ftalatos en alimentos, lo que supondría un riesgo de importancia. La FDA indicó que revisará el estudio de la Universidad George Washington y lo incluirá entre la evidencia científica a considerar. Y señaló que si “nueva información plantea interrogantes de seguridad, la FDA puede revocar su aprobación de aditivos en alimentos si la FDA ya no puede concluir que hay una certeza razonable de que no se produce daño con el uso autorizado” de esas sustancias.

Los ftalatos, sustancias suavizantes de plásticos, fueron halladas enmayor cantidad en burritos de pollo en la muestra de alimentos de comida rápida del estudio de la Universidad George Washington. (Getty Creative)
Los ftalatos, sustancias suavizantes de plásticos, fueron halladas enmayor cantidad en burritos de pollo en la muestra de alimentos de comida rápida del estudio de la Universidad George Washington. (Getty Creative)

La investigación de la Universidad George Washington identificó que aunque halló ftalatos en todas las muestras analizadas, los alimentos que más contenían esas sustancias fueron los burritos de pollo y las hamburguesas con queso, y los que menos las pizzas de queso y las papas fritas. Guantes que son usados por los empleados en esos restaurantes también fueron recolectados por los investigadores y en ellos también se halló presencia de ftalatos.

Las poblaciones que más en riesgo están por el contacto con ftalatos serían las que consumen con más frecuencia comida rápida, y tienden a ser personas de menores ingresos y grupos de minorías. Así, personas que viven en áreas denominadas “desiertos de comida”, en los que no hay supermercados o tiendas de productos frescos y las opciones para adquirir alimentos son solo cadenas de restaurantes de comida rápida enfrentan mayores riesgos.

La pregunta clave es cómo llegaron esas sustancias a los alimentos de esos restaurantes. No se trata de ingredientes de esas comidas y aunque el citado estudio no analizó cómo llegaron los ftalatos a esos productos, se señala que los alimentos preparados en restaurantes de comida rápida se procesan y empacan de modo considerable y durante esos procesos entran en contacto con plásticos, que van desde los guantes de los trabajadores hasta empaques o equipos. Ello podría propiciar que los ftalatos y otras sustancias se depositen en la comida rápida.

Las papas fritas y las pizzas de queso fueron los alimentos con menos ftalatos entre los alimentos de restaurantes de comida rápida analizados por investigadores de la Universidad George Washington. (Getty Creative)
Las papas fritas y las pizzas de queso fueron los alimentos con menos ftalatos entre los alimentos de restaurantes de comida rápida analizados por investigadores de la Universidad George Washington. (Getty Creative)

Y también fueron identificados en esos alimentos otras sustancias, denominadas DEHT, que fueron creadas como sustituto de los ftalatos pero de las que aún no se cuenta con información suficiente para valorar sus potenciales efectos nocivos a la salud.

El estudio de los investigadores de la Universidad George Washington fue financiado con apoyo de varias fundaciones de orientación liberal y progresista, y sería un primer paso importante para comprender mejor los efectos de los ftalatos y sus sustitutos en quienes se exponen a ellos vía alimentos. Los restaurantes citados no respondieron a las preguntas del Post al respecto de los resultados del estudio de la Universidad George Washington.

Y quien quiera conocer qué tan bien o mal se sitúan muchos de los más famosos restaurantes y tiendas en Estados Unidos en materia de control de sustancias nocivas en sus productos y entornos puede consultar el sitio Retailer Report Card, que califica a esos comercios en función de su grado de avance en la eliminación de sustancias tóxicas.

Una gran cantidad de populares restaurantes y tiendas no quedan bien parada en esa lista.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.