Un nuevo estudio de la Fed señala el riesgo creciente de recesión en EEUU

FOTO DE ARCHIVO. El edificio de la Reserva Federal de Estados Unidos, en Washington

Por Michael S. Derby

NUEVA YORK, 30 dic (Reuters) - Más de la mitad de los 50 estados de Estados Unidos muestran signos de ralentización de la actividad económica, superando un umbral clave que suele indicar que se avecina una recesión, según un nuevo informe del Banco de la Reserva Federal de San Luis.

Este informe, publicado el miércoles, siguió a otro de la Reserva Federal de San Francisco de principios de semana que también ahondaba en la creciente perspectiva de que la economía estadounidense pueda entrar en recesión en algún momento de los próximos meses.

La Fed de San Luis señaló en su informe que si 26 estados registran una caída de la actividad dentro de sus fronteras, eso ofrece una "confianza razonable" en que el conjunto del país caerá en recesión.

En estos momentos, según los datos de la Reserva Federal de Filadelfia, 27 estados registraron un descenso de la actividad en octubre. Esta cifra es suficiente para apuntar a una inminente recesión, aunque no llega a las cifras que se han observado antes de otras recesiones. Los autores señalaron que 35 estados sufrieron descensos antes de la breve y aguda recesión durante la primavera boreal de 2020, por ejemplo.

Mientras tanto, un informe de la Reserva Federal de San Francisco, publicado el martes, observó que los cambios en la tasa de desempleo también pueden indicar que se avecina una recesión, en una señal que ofrece más valor predictivo a corto plazo que la curva de rendimiento del mercado de bonos, que se sigue muy de cerca.

Los autores del estudio afirman que la tasa de desempleo toca fondo y comienza a subir antes de la recesión siguiendo un patrón muy fiable. Cuando se produce este cambio, la tasa de desempleo señala el inicio de la recesión en unos ocho meses, según el artículo.

El documento reconoce que sus conclusiones son similares a las de la regla de Sahm, llamada así por la execonomista de la Reserva Federal Claudia Sahm, pionera en los trabajos que relacionan el aumento de la tasa de desempleo con las recesiones económicas. La investigación de la Fed de San Francisco, redactada por el economista del banco Thomas Mertens, afirma que su innovación consiste en hacer de la variación de la tasa de desempleo un indicador prospectivo.

A diferencia de los datos estatales de la Fed de San Luis, que se inclinan hacia una proyección de recesión, la tasa de paro de Estados Unidos se ha mantenido hasta ahora bastante estable, y tras tocar fondo en el 3,5% en septiembre, se mantuvo en el 3,7% tanto en octubre como en noviembre.

El documento de la Fed de San Francisco señalaba que la Fed, en sus previsiones de diciembre, ve aumentar la tasa de desempleo el año que viene en medio de su campaña de agresivas subidas de tipos destinada a enfriar los altos niveles de inflación. En 2023, la Reserva Federal prevé que la tasa de paro aumente hasta el 4,6% en un año en el que el crecimiento global será modesto.

Si se cumplen las previsiones de la Fed, "tal aumento desencadenaría una predicción de recesión basada en la tasa de desempleo", señala el documento. "Bajo este punto de vista, un desempleo bajo puede conducir a una mayor probabilidad de recesión cuando se espera que la tasa de desempleo aumente".

Tim Duy, economista jefe de SGH Macro Advisors, cree que para lograr lo que la Reserva Federal quiere en el frente de la inflación, la economía probablemente "perdería unos dos millones de puestos de trabajo, lo que supondría una recesión como la de 1991 o 2001".

La ansiedad ante la perspectiva de que la economía caiga en recesión se ha visto impulsada por las contundentes medidas de la Reserva Federal en materia de inflación. Muchos críticos sostienen que el banco central se está centrando demasiado en la inflación y no lo suficiente en mantener el empleo de los estadounidenses. Responsables del banco central han replicado que, sin una vuelta a la estabilidad de precios, la economía tendrá dificultades para alcanzar todo su potencial.

Es más, en la rueda de prensa posterior a la última reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) a principios de este mes, el líder del banco central, Jerome Powell, dijo que no consideraba las perspectivas actuales de la Fed como una predicción de recesión, dadas las expectativas de que el crecimiento seguirá siendo positivo. Pero añadió que sigue habiendo mucha incertidumbre.

"No creo que nadie sepa si vamos a tener una recesión o no y, si la tenemos, si va a ser profunda o no. Simplemente, no se puede saber", dijo Powell.

(Información de Michael S. Derby; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)