Un estudio en Escocia subraya la rareza de los trastornos sanguíneos tras la vacuna AstraZeneca

·2  min de lectura
Imagen de archivo ilustrativa de viales con etiquetas que dicen "Vacuna AstraZeneca Coronavirus COVID-19" y una jeringa frente a una pantalla que proyecta el logo de AstraZeneca

FRÁNCFORT, 9 jun (Reuters) - Un estudio sobre los efectos secundarios tras la vacunación con la inyección contra el COVID-19 de AstraZeneca en Escocia sólo encontró una asociación con una afección hemorrágica en gran medida inofensiva y ninguna relación con coágulos cerebrales, lo que subraya la rareza de las posibles complicaciones.

Un grupo de investigadores dirigido por el profesor de la Universidad de Edimburgo Aziz Sheikh, que realizó un seguimiento de la salud de 5,4 millones de personas en Escocia, descubrió que se produjo aproximadamente un caso adicional de púrpura trombocitopénica idiopática (PTI) por cada 100.000 personas tras la primera inyección con la vacuna de AstraZeneca.

La PTI es una afección tratable de bajo recuento de plaquetas con una serie de posibles síntomas y no ha causado ninguna muerte entre la cohorte supervisada para el estudio, que incluía 1,7 millones de receptores de la vacuna AstraZeneca, dijeron los autores.

El estudio, publicado el miércoles en la revista Nature Medicine, sugería una vaga relación con la coagulación arterial o las hemorragias.

Pero la trombosis del seno venoso cerebral (TSVC), potencialmente mortal y que ha causado preocupación en Europa, especialmente en Escandinavia, no se asoció con la vacuna AstraZeneca en el análisis de los datos.

Debido a la rareza del TSVC, la muestra de datos de Escocia puede haber sido demasiado pequeña para permitir cualquier conclusión, dijo Aziz en una reunión informativa con los medios de comunicación.

"El mensaje general es simplemente la rareza de estos resultados", dijo Aziz. "Se trata de datos tranquilizadores, y animamos encarecidamente a las personas a que, cuando reciban la invitación a vacunarse, lo hagan", añadió.

Los casos de recuentos bajos de plaquetas y de coágulos sanguíneos registrados en personas a las pocas semanas de recibir la vacuna de Astrazeneca han dado lugar a la imposición de límites en el uso de la inyección en personas jóvenes en toda Europa, e incluso a la suspensión total de la misma para todas las edades.

(Reporte de Ludwig Burger, editado en español por Gabriela Donoso)