Estudio: Diversidad en filas policiales mejora tratos

CHRISTINE FERNANDO y MARION RENAULT
·2  min de lectura

CHICAGO (AP) — En la última década, la muerte de personas a manos de la policía —como el caso de George Floyd en 2020— han repercutido fuertemente en todo el país, provocado grandes protestas y multiplicado los llamados a contratar más agentes no blancos y mujeres, entre otras reformas.

Pero había escasa investigación que lo respaldara. Ahora, un estudio publicado el jueves en la revista Science sugiere que la diversidad en la fuerza policial ayuda a mejorar el trato que da la policía a la gente de color.

“Es un sistema que evidentemente necesita reformas”, dijo el científico Dean Knox, un coautor del estudio. “Simplemente no teníamos buenos datos sobre cuáles son las reformas eficaces”.

Knox y sus colegas analizaron los datos de casi 3 millones de patrullajes del Departamento de Policía de Chicago. Hallaron que en comparación con los agentes blancos, los negros e hispanos efectuaban muchas menos detenciones y arrestos —y recurrían a la fuerza en menos ocasiones— sobre todo de civiles negros. También hallaron que las agentes recurrían menos a la fuerza que sus colegas masculinos.

“Esta es la mejor prueba hasta la fecha” de que la demografía de los agentes afecta el trabajo policial, dijo el sociólogo Joscha Legewie, de la Universidad de Harvard, que no participó del estudio. “Es una vieja pregunta realmente muy difícil de contestar”.

Durante tres años los investigadores bregaron por obtener datos detallados de la policía de Chicago, y en algunas ocasiones la apelación llegó a la fiscalía general del estado de Illinois.

“Es muy, muy difícil reunir estas fuentes de datos”, dijo Thaddeus Johnson, del Consejo de Justicia Penal y exagente de policía de Tennessee que no tuvo que ver con el estudio. “Esta es la clase de investigación que necesitamos”.

El equipo reunió datos sobre 1,6 millones de detenciones, arrestos y otros actos policiales realizados por casi 7.000 agentes de 2012 a 2015.

Al comparar a los agentes que trabajaban en zonas similares, los investigadores encontraron diferencias en cuanto a la demografía. En comparación con los agentes blancos en las mismas misiones y en los mismo barrios, los agentes negros mostraban menores probabilidades de detener, arrestar y recurrir a la fuerza contra civiles.

A lo largo de 100 turnos de trabajo, los agentes negros efectuaron en promedio 16 detenciones y dos arrestos menos, una reducción del 20 al 30% en comparación con los agentes blancos en escenarios comparables.