Estudio demuestra que la detección de Covid-19 en aguas residuales varía en relación directa al número de casos

LA NACION
·3  min de lectura
El trabajo se realizó en barrio Itatí, de Quilmes, y es el primero en demostrar dicha correlación en un territorio donde no toda la población tiene cloacas
Fuente: Archivo - Crédito: Hernán Zenteno

La detección de coronavirus en aguas residuales del barrio Itatí de Quilmes, entre mayo y septiembre de este año, aumentó o disminuyó en relación directa con la cantidad de casos, comprobaron investigadores del Conicet y del Laboratorio de Virus Emergentes de la Universidad de Quilmes.

Este es el primer trabajo en demostrar dicha correlación en un territorio donde no toda la población tiene cloacas. Según una publicación de LA NACION, con información del Censo en Barrios Populares de la provincia de Buenos Aires de noviembre de 2018, en Villa Itatí viven 15.142 personas y solo un cuarto de los 4150 hogares cuenta con ese servicio.

Coronavirus: nuevas revelaciones sobre la inmunidad de los recuperados de Covid-19

El trabajo, que se encuentra en pre-print (etapa previa a la publicación en las revistas científicas, sin revisión de pares) y cuyo autor principal es el investigador Néstor Gabriel Iglesias, arrojó un resultado contundente: "El aumento de casos se correspondía muy bien con el aumento en la detección de genoma de SARS-CoV-2".

"Hasta el momento había muchos trabajos sobre la búsqueda de restos genómicos de Covid-19 en aguas residuales en España, Italia, Austria, pero siempre fueron en poblaciones con redes cloacales definidas. Nuestro objetivo fue comprobar si esto era posible en barrios populares donde no toda la población tiene cloacas", señaló a Télam Juan Manuel Carballeda, uno de los autores de la investigación.

En Villa Itatí -donde se realizó el estudio- solo un cuarto de los 4150 hogares cuenta con cloacas
Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

"Analizando topológicamente el barrio vimos que la mayor parte de la descarga va a una laguna a cielo abierto y pasa por un bomba que ayuda en esa descarga, y ahí es donde tomamos las muestras", explicó Carballeda. "Allí se coloca un aparato que toma muestras cada 20 minutos durante seis horas, ese material se lleva al laboratorio y se hace la extracción de ácidos nucleicos. Sobre eso se realiza la PCR en tiempo real, similar al proceso que se utiliza para hacer diagnóstico", detalló el investigador sobre el procedimiento que siguieron.

"Observamos para esta comunidad que las mediciones de las concentraciones de Covid-19 en aguas superficiales contaminadas por aguas residuales pueden considerarse como una estimación de los cambios en la prevalencia de Covid-19 a nivel de población", señalaron los autores en las conclusiones.

Sin embargo, Carballeda precisó: "La búsqueda de virus en las aguas cloacales es una herramienta de vigilancia epidemiológica muy interesante, pero tenemos muchas salvedades sobre su uso como herramienta única, más que nada cuando tenemos resultados negativos. Porque la no detección puede ser debido a que hubo lluvias intensas, a un problema en la toma de la muestra, a alguna contaminación. Entonces esto significa que si el resultado es negativo no podemos descartar que haya casos, pero sí vimos que cuando los casos aumentaron se incrementó la detección".

Coronavirus: el Washington Post cuestionó la cuarentena argentina: "Ahora los casos están explotando"

El trabajo, que se realizó en coordinación con el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible, el Organismo Provincial de Integración Social y Urbana y con el Municipio de Quilmes, fue parte de una estrategia de vigilancia en el barrio que incluyó, además, el seguimiento y el rastreo de contactos. Carballeda comentó que la tarea "se está replicando en otros municipios, como Mercedes, y en algunas jurisdicciones que se encuentran en instancias de distanciamiento social obligatorio". Además, insistió: "Puede ser una herramienta muy interesante, pero no se puede pensar como la única".

Este grupo de investigación forma parte de la red "Detección de coronavirus en el ambiente, con foco inicial en aguas residuales" conformado en el marco de la Unidad Coronavirus y coordinado por la Unidad de Gabinete de Asesores del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación. La red, actualmente integrada por once iniciativas, tiene como objetivo "estudiar la evolución epidemiológica de Covid-19 a partir del análisis de muestras de aguas residuales".

Con información de Télam