Estudio. ¿Cuál es el riesgo de tener dengue y coronavirus al mismo tiempo?

Fabiola Czubaj
·5  min de lectura
Fuente: LA NACION
Fuente: LA NACION

Aunque aún se desconoce cuántas personas contrajeron a la vez dengue y Covid-19 en las semanas que ambas epidemias convivieron en el país el año pasado, el primer estudio local sobre 13 de esos casos confirmados advierte sobre el riesgo de coinfección justo en esta época del año donde ambos virus pueden volver a estar circulando simultáneamente. De hecho, en Salta ya hay dos casos de coinfección confirmados, informó Paula Herrera, referente de Infecciones Asociadas al Cuidado de la Salud (IACS) de la provincia.

La evolución de la pandemia

Con la información de esos pacientes atendidos entre marzo y junio pasado en ocho hospitales y sanatorios del Área Metropolitana de Buenos Aires, un grupo de especialistas trabajó en red para intentar definir algunos indicios, al momento de la consulta, generen la sospecha suficiente como para no pasar por alto la coexistencia de esos posibles diagnósticos.

"El año pasado, cuando hicimos el estudio, estábamos viendo cómo se apagaba una epidemia de dengue y se encendía otra, la de Covid-19. En esa transición, empezamos a ver coinfecciones, sobre las que sólo había publicaciones aisladas en el mundo de viajeros. Pudimos reunir 13 casos, con Covid-19 leve y sin dengue grave", dijo el autor principal del estudio, Martín Stryjewski, jefe de Internación del Cemic y miembro de la Comisión Directiva de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

Una primera conclusión, según explicó el especialista, es que esa convivencia viral no parece empeorar el curso de ninguna de las dos enfermedades en casos leves por el nuevo coronavirus (el próximo paso será relevar casos más graves). La otra es que la coinfección existe. "Estudiarla con 2000 casos diarios de Covid-19 como lo hicimos es una cosa y, otra, hacerlo con los 13.000 que se están informando actualmente -agregó-. Si vuelve a aparecer el dengue, veremos mucho más casos."

Sin registros

Hasta ahora, se había documentado la coinfección del nuevo coronavirus pandémico SARS-CoV-2 con el VIH, la tuberculosis o la influenza. Pero, en el país, aunque los 59.4101 casos de dengue del año pasado superaron a los de la epidemia de 2015-2016, no hay registros oficiales de infecciones simultáneas de dengue y Covid-19 durante las más de 10 semanas que ambas enfermedades convivieron el año pasado.

"Los datos que relevamos demuestran, primero, que la coinfección entre el virus del dengue y el nuevo coronavirus es posible. Estudios recientes en distintos países registraron hasta un 2-5% de coinfección con el virus de la influenza. Este sería el primer trabajo sobre esa posibilidad con el dengue", definió Daniel Pryluka, jefe de Infectología del Sanatorio Otamendi y miembro del Grupo de Estudio Covidengue, que hizo la investigación.

La detección de esos casos demanda un alto nivel de sospecha. "El artículo llama la atención de que esa asociación puede ocurrir y que, si se está en brote epidémico por ambos virus, no debe descartarse una enfermedad por la otra", agregó el especialista.

Diagnosticar la enfermedad por el virus que se transmite por la picadura del mosquito Aedes aegypti es importante no sólo porque, como Covid-19, su notificación a la autoridad sanitaria es obligatoria. También lo es porque quien enferma una vez necesita tener algunos cuidados en adelante: contraer una segunda infección por un serotipo viral diferente al de la primera puede causar dengue grave (antes llamado hemorrágico). El año pasado, en la Argentina circuló más de un serotipo (DEN 1, 2 y 4).

Signos de alerta

El estudio, que acaba de anticiparse on line para la edición del mes que viene de la revista Emerging Infectious Diseases, de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC, en inglés) de Estados Unidos, describe las características clínicas y la evolución de 13 casos en los que los investigadores lograron confirmaron la coinfección.

Los pacientes, de 37 años en promedio, fueron atendidos entre marzo y junio del año pasado en ocho centros públicos y privados de la ciudad y el conurbano bonaerense, de acuerdo con la información que relevó el grupo liderado por Stryjewski.

De acuerdo con los autores, se debería pensar en una posible coinfección con el virus del dengue ante fiebre prolongada (más de cinco días) para una forma leve de Covid-19, cefalea, erupción en la piel o ausencia de síntomas de enfermedad respiratoria, como tos seca, dolor de garganta o pérdida del olfato.

Además, en todos los casos se detectó por laboratorio una disminución de los linfocitos (glóbulos blancos que defienden al organismo de las infecciones) y, en casi la mitad, de las plaquetas en sangre.

"El virus del dengue circula epidémicamente en Argentina, en especial en la región noreste del país. La epidemia más reciente fue en 2016. En Buenos Aires, la cantidad de casos notificados en el período 2017-2019 fue relativamente baja. Por ejemplo, en 2018, se notificaron 151 casos y, en 2019, apenas 51 en la ciudad -señalan los autores-. Pero durante 2020, la magnitud de la epidemia de dengue en Buenos Aires superó las cifras de los 10 años anteriores."

Por lo tanto, según agregan, "dados los altos niveles de circulación actual del SARS-CoV-2, una nueva epidemia de dengue a comienzo de 2021 (meses cálidos) podría elevar significativamente el riesgo de coinfecciones".

Sospecha reforzada

A mediados del mes pasado, el Ministerio de Salud de la Nación comunicó a través de su último boletín de vigilancia epidemiológica publicado: "Si bien aún el número de casos confirmados y probables (de dengue) es muy bajo y no pareciera haber aumentado en las últimas semanas, nos acercamos a períodos del año epidémicos donde suelen darse los primeros casos en las provincias con presencia del vector. Por lo que se insta a reforzar la sospecha de dengue y la vigilancia en todo el país, pero en particular en dichas regiones".

Desde el Ministerio de Salud porteño, en tanto, instan en esta etapa de "riesgo medio" de dengue estimada entre diciembre y febrero, de acuerdo con la presencia del mosquito vector y la aparición de casos sospechosos en la ciudad, a reforzar la detección de ambas infecciones en los centros de salud.

"En el inicio de 2021 se podría una situación epidemiológica compleja si se considera el ascenso potencial de los casos de dengue en la temporada estival, junto con nuevos casos de Covid-19", señalan desde el área de Epidemiología en el primer boletín epidemiológico del año.