Nuevo estudio: el primer caso de Covid-19 podría haber surgido en China en octubre de 2019

·3  min de lectura
Los trabajadores médicos toman muestras de hisopos de los residentes para realizarles la prueba del coronavirus COVID-19 en una calle de Wuhan
Agencia AFP

SHANGAI.- Un nuevo estudio revela que el virus que desató la pandemia podría haber comenzado a propagarse en China ya en octubre de 2019, dos meses antes de que se identificara el primer caso en la ciudad de Wuhan.

Investigadores de la Universidad de Kent de Gran Bretaña utilizaron métodos de la ciencia de la conservación para estimar que el SARS-CoV-2 apareció por primera vez desde principios de octubre hasta mediados de noviembre de 2019, según un artículo publicado por la revista PLOS Pathogens.

Derrumbe y rescate en Miami, en vivo: sube a cuatro la cantidad de muertos y buscan a 159 desaparecidos

Los resultados estimaron que la fecha más probable en la que surgió el virus fue el 17 de noviembre de 2019, y posiblemente ya se había extendido a nivel mundial en enero de 2020.

Si bien el primer caso de Covid-19 de China, vinculado al mercado de mariscos de Huanan en Wuhan, fue el diciembre de 2019, los primeros contagios no tenían conexión conocida con esta ciudad, lo que implica que el virus ya estaba circulando desde antes.

En un artículo publicado en forma preliminar esta semana, Jesse Bloom, del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle, recuperó datos de secuenciación eliminados de los primeros casos detectados en China.

Esta información mostró que las muestras del mercado de Huanan no eran “representativas” del virus en su conjunto, y eran una variante de una secuencia progenitora que circulaba antes, que se extendió a otras partes del país asiático.

Derrumbe en un edificio en Miami: dónde queda y cómo es Champlain Towers, la torre de condominios afectada

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos confirmaron que las muestras usadas en el estudio fueron cargas en el Archivo de Lectura de Secuencia (SRA), una base de datos que almacena información sobre secuencias de genomas, en marzo de 2020.

No obstante, estos datos fueron eliminados a pedido de los investigadores chinos, quienes dijeron que serían actualizadas y enviadas a otro archivo. Los críticos aseguraron que esto fue una prueba más de que China estaba tratando de encubrir los orígenes del coronavirus.

¿Por qué los científicos pedirían a las bases de datos internacionales que eliminen datos clave que nos informan sobre cómo comenzó el Covid-19 en Wuhan?”, dejo Alina Chan, investigadora del Broad Institute de Harvard.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Científicos australianos dieron a conocer en la revista Scientific Reports datos genómicos de otra investigación para demostrar que el coronavirus se une a los receptores humanos con mucha más facilidad que otras especies, lo que sugiere que ya estaba adaptado a los humanos cuando apareció por primera vez.

Las conclusiones obtenidas evidencian, según los expertos, que es posible que hubiera otro animal no identificado con una afinidad aún más fuerte que sirviera de especie intermediaria, pero no se podría descartar la hipótesis de que se filtró del laboratorio.

“Violé el distanciamiento”: el ministro de Salud británico, en el ojo del huracán por un escándalo de infidelidad

“Si bien está claro que los primeros virus tenían una alta propensión a los receptores humanos, eso no significa que fueran ‘creados por el hombre’”, dijo Dominic Dwyer, experto en enfermedades infecciosas del Hospital Westmead de Australia, que formó parte del equipo de la OMS que investiga COVID- 19 en Wuhan este año. “Estas conclusiones siguen siendo especulativas”.

“Desafortunadamente, con la presión actual de la hipótesis de la fuga de laboratorio y la sensibilidad al hacer esta investigación de seguimiento en China, puede pasar algún tiempo hasta que veamos informes como ese”, argumentó Stuart Turville, profesor asociado de Kirby Institute, una organización de investigación médica australiana que estaba respondiendo al estudio de la Universidad de Kent.

Agencia Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.