Estudio: Areas rurales son calentadas por ciudades

WASHINGTON (AP) — El calor que emana de urbes como Nueva York, París y Tokio pudiera estar calentando inviernos en lugares tan lejanos como las zonas rurales de Alaska, Canadá y Siberia, de acuerdo con un nuevo estudio.

Y en un giro inusual, ese mismo calor urbano pudiera estar enfriando otoños en gran parte del oeste de Estados Unidos, Europa oriental y el Mediterráneo, de acuerdo con el estudio publicado el domingo en la revista científica Nature Climate Change.

Meteorólogos han sabido desde hace tiempo que las ciudades son más cálidas que las áreas rurales, debido al calor de edificios y automóviles, junto con calles asfaltadas y techos que absorben calor. Eso es llamado el efecto de la isla urbana de calor y se pensaba que el calor permanecía cerca de las ciudades.

Pero el estudio, basado en un modelo computacional y realizado en el Hemisferio Norte, sugiere ahora que el calor hace otra cosa, aunque de forma indirecta. Viaja a unos 800 metros (media milla) de altitud en la atmósfera y entonces su energía cambia las corrientes que dictan las condiciones climáticas prevalecientes.

"Básicamente, cambia el flujo", dijo Guang Zhang, del Instituto Scripps de Oceanografía en La Jolla, California. Zhang escribió el estudio junto con Aixue Hu en el Centro Nacional de Estudios Atmosféricos en Boulder, Colorado.

Eso no cambia significativamente los promedios globales de temperatura, a diferencia de los gases de invernadero que causan calentamiento global. En lugar de ello, redistribuye parte del calor, dijeron los científicos.

Los cambios parecen varias con las estaciones y las regiones, por la forma en que las corrientes de aire fluyen en diversas partes del año. En el invierno, la corriente en chorro es alterada y debilitada, manteniendo el aire frío más cerca del círculo ártico e impidiendo que las temperaturas caigan drásticamente, explicó Hu.

El modelo computacional mostró que partes de Siberia y el noroeste de Canadá pudieran tener como resultado temperaturas promedio entre 0,8 y 1 grado Celsius (entre 1,4 y 1,8 grados Fahrenheit) más altas en invierno, algo que "quizás no es malo", dijo Zhang. El efecto no es tan considerable en Minnesota o Dakota del Norte, donde las temperaturas pudieran ser 0,3 grados Celsius más cálidas (medio grado Fahrenheit), y aún menos a lo largo de la costa este.

En contraste, Europa y el Pacífico Noroccidental tienen inviernos ligeramente más fríos. Los cambios en la corriente en chorro impiden que llegue aire más cálido del Atlántico a Europa y del Pacífico al Pacífico Noroccidental, dijo.

El mayor enfriamiento ocurre en el otoño, pero Hu dijo que no está seguro de por qué es así.

Varios científicos dijeron estar sorprendidos por los resultados del estudio, pero dijeron que tendría que ser mostrado en más de un modelo computacional y experimentos reiterados antes de poder aceptar la teoría.

"Es un estudio interesante y realizado racionalmente", dijo David Parker, de la oficina meteorológica del Reino Unido. "Debemos ser cautelosos antes que se puedan usar otros modelos para probar la hipótesis".

___

Seth Borenstein está en Twitter como: https://twitter.com/borenbears

Cargando...

 

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK