Los estudiantes resisten mientras la líder de Hong Kong insta a una solución pacífica

Por Marius Zaharia y Donny Kwok
1 / 8

Los estudiantes resisten mientras la líder de Hong Kong insta a una solución pacífica

Manifestantes abandonan el campus de la Universidad Politécnica de Hong Kong para rendirse a la policía, en Hong Kong, China, el 19 de noviembre de 2019

Por Marius Zaharia y Donny Kwok

HONG KONG, 19 nov (Reuters) - La líder de Hong Kong, Carrie Lam, dijo el martes que esperaba que se pudiera resolver el enfrentamiento entre la policía y un grupo de manifestantes antigubernamentales en una universidad, y que le había pedido a la policía que lo manejara con prudencia.

Unos 100 manifestantes permanecían en la Universidad Politécnica de Hong Kong, que había sido rodeada por la policía, después de más de dos días de enfrentamientos en los que más de 200 personas han resultado heridas.

Lam habló poco después de que el nuevo jefe de policía de la ciudad pidiera el apoyo de todos los ciudadanos para poner fin a más de cinco meses de disturbios que fueron desencadenados por el temor de que el Gobierno central de China esté reprimiendo la autonomía y las libertades de la ciudad.

La asamblea legislativa china cuestionó la legalidad de un fallo de la corte de Hong Kong del lunes en el que se establecía que la prohibición de las máscaras faciales que usaban los manifestantes era ilegal, lo que muchos interpretarán como una ilustración del control cada vez más estricto de Pekín.

El Congreso Nacional Popular (NPC) dijo que los tribunales de Hong Kong no tienen poder para decidir sobre la constitucionalidad de la legislación de la ciudad, según informó la agencia oficial de noticias Xinhua.

Lam dijo que su Gobierno estaba muy del "lado reactivo" a la hora de abordar el problema de las protestas, pero no descartó más violencia, pese a hacer un llamamiento a la paz.

"Si los manifestantes salen de manera pacífica... entonces no hay ninguna situación en la que ese tipo de violencia pueda ocurrir", dijo.

Sin embargo, la policía tendría que tomar "las medidas necesarias" si la situación cambiara, dijo. Lam dijo que le había sorprendido que los campus se hubieran convertido en "fábricas de armas".

En el extenso campus politécnico del distrito de Kowloon prevalecía un sentimiento de desesperación en medio del estruendo de las alarmas de incendio del martes por la tarde.

La universidad es el último de los cinco puntos que los manifestantes ocuparon para usar como base desde la que llevar las movilizaciones a la ciudad, bloqueando un importante túnel y carreteras principales y forzando el cierre de negocios, incluidos los centros comerciales, con el fin, según dijeron, de que el Gobierno sufra una presión económica.

Lam dijo que 600 manifestantes habían abandonado el campus politécnico, incluyendo 200 menores de 18 años.

Cientos de ellos huyeron de la universidad o se rindieron durante la noche en medio de batallas campales en las calles cercanas mientras la policía disparaba gas lacrimógeno, cañones de agua y balas de goma, y los manifestantes lanzaban cócteles molotov y ladrillos.

Muchos manifestantes dicen que temen un mayor derramamiento de sangre en los enfrentamientos, que han supuesto algunos de los actos de violencia más intensos en la peor crisis desde el regreso de Hong Kong del dominio británico al chino en 1997.


(Información de Twinnie Siu, Donny Kwok, Clare Jim, Greg Torode, Sharon Tam, Jessie Pang, James Pomfret, Adnan Abidi, Nick Macfie y David Lague; Escrito por Farah Master y Tony Munroe; Editado por Paul Tait y Robert Birsel; Traducido por Andrea Ariet en la redacción de Gdansk)