Estudiantes y personal de Universidades en California deberán vacunarse antes de otoño

Diana Sevilla
·2  min de lectura
Estudiantes y personal de Universidades en California deberán vacunarse antes de otoño
Estudiantes y personal de Universidades en California deberán vacunarse antes de otoño

Todos los estudiantes, profesores y personal de los sistemas de la Universidad de California y la Universidad Estatal de California deberán vacunarse contra el COVID-19 al comienzo de las clases de otoño, esto como una medida a nivel estatal para ayudar a controlar la pandemia.
En un comunicado, ambos sistemas dijeron que este requisito estará condicionado a la aprobación total de una o más vacunas por parte de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), así como a la disponibilidad adecuada de las vacunas totalmente aprobadas. Este requisito entrará en vigencia a principios del período de otoño de 2021, o con la aprobación total de la vacuna por parte de la FDA, lo que ocurra más tarde.
Si las agencias públicas pueden exigir vacunas bajo la autorización de uso de emergencia, la cual se ha extendido a las vacunas actuales en uso, sigue siendo una pregunta abierta, una que probablemente se responderá en los tribunales en los próximos meses.
La pandemia golpeó fuerte y rápidamente a muchas escuelas, por lo que tuvieron que sacar a los estudiantes de las viviendas del campus sin previo aviso.
Muchos miembros de la facultad tuvieron que aprender rápidamente a impartir clases en un formato en línea. El cambio enfureció y frustró a muchos profesores, quienes se quejaron de que no tenían toda la capacitación y el equipo que necesitaban para hacer bien su trabajo.
Tanto los estudiantes como los profesores también se quejaron de la naturaleza aislante de la educación en línea. Las escuelas también tuvieron que persuadir a sus estudiantes para que usaran máscaras y practicaran el distanciamiento social cuando las clases se reanudaron en agosto y septiembre.
UC San Diego en La Jolla, una de las universidades de investigación más grandes del país, con un promedio de alrededor de 4 millones USD al día en nuevos fondos para investigación, tuvo que cerrar muchos de sus laboratorios y operar otros con equipos básicos. Muchos investigadores terminaron trabajando desde casa, convirtiendo guaridas y garajes en espacios de trabajo improvisados.
La universidad se apresuró a adaptarse y pronto se convirtió en una de las primeras escuelas importantes del país en realizar pruebas generales a los estudiantes para detectar el coronavirus que causa el COVID-19. El campus facilitó a los estudiantes la realización de las pruebas y proporcionó resultados rápidamente, lo que ayudó a retrasar la propagación de la enfermedad.
El programa contribuyó al reciente anuncio de UCSD de que volverá a funcionar casi a capacidad completa este otoño, con 36 mil de sus 40 mil estudiantes tomando cursos en el campus. La universidad también espera acomodar a un récord de 17 mil 100 estudiantes en el alojamiento del campus.

VIDEO RELACIONADO:
"Una Mordida Tacos Tijuana": TacoNveggie