Estudiantes de secundaria pillados haciendo circular lista de compañeras de clase según su aspecto

Los estudiantes de la escuela secundaria Bethesda-Chevy Chase fueron cazados haciendo circular una lista sobre sus compañeras de clase, en la que eran clasificadas por su aspecto (Foto: Google).

A algunos estudiantes varones de la escuela secundaria Bethesda-Chevy Chase de Maryland se les ha abierto un expediente disciplinario después de que se descubriera que crearon y compartieron una lista en las redes sociales en la que clasificaban a sus compañeras de clase según su aspecto.

De acuerdo a funcionarios de la escuela, los estudiantes apuntaron a 18 niñas creando una lista con sus nombres y una nota al lado de cada una.

En una carta enviada a los padres y estudiantes el 9 de marzo, informa el canal de noticias de Washington NBC4, la directora Donna Jones dijo: “Este incidente ha sido muy molesto para los estudiantes, los trabajadores de la escuela y las familias. La escuela B-CC no tolera el acoso escolar. Nuestra escuela se esfuerza por crear un sentimiento de pertenencia y respeto por todos los estudiantes. Este incidente no refleja esos valores”. Jones no ha respondido de forma inmediata a la petición de Yahoo Lifestyle para hacer comentarios.

“Honestamente, creo que el consenso fue que no estaba nada bien y todas las chicas se unieron y lo abordaron juntas como un equipo porque fue realmente muy doloroso para mucha gente”, dijo a NBC4 una estudiante.

Aunque Jones dijo que los estudiantes fueron expedientados según el código de conducta, algunos estudiantes creen que se debería haber hecho más.

“No creo que [la administración] lo manejara bien”, dijo Jane Corcoran a Bethesda Magazine, cuyo nombre estaba incluido en la lista. “Básicamente, en mi humilde opinión, lo que hizo la administración al no aplicarles un fuerte castigo es decir: ‘Son niños y eso está bien. No podemos meterlos en problemas por algo que hacen los chicos inmaduros’”.

Según Corcoran, un grupo de 50 niños hicieron circular una lista durante un año, hasta que una estudiante la abrió en un ordenador de clase hace dos semanas.

Las alumnas le dijeron al medio que un estudiante era el “cabecilla” y este fue suspendido brevemente de la escuela, mientras que los demás niños no fueron castigados.

Corcoran dijo que las niñas involucradas organizaron un encuentro para compartir lo que sentían mientras que los chicos se “sentaron y escucharon”. Para la estudiante, “no fue suficientemente bueno”.

“Fue como ver todo lo que hace que estés insegura por otra persona. Poner un número a una chica es igual que cualquier otro insulto: ya sea homofóbico o racista. Es una forma de degradar a la mujer”, dijo.

Hope Schreiber