Estudiante estadounidense es sentenciada en las Islas Caimán por romper el protocolo de COVID-19

James Crump
·3  min de lectura
<p>La joven fue sentenciada a dos meses de prisión</p> (Cayman Compass via ABC)

La joven fue sentenciada a dos meses de prisión

(Cayman Compass via ABC)

A una estudiante universitaria estadounidense encarcelada por violar las medidas de confinamiento en las Islas Caimán se le ha reducido su sentencia de prisión a la mitad.

Skylar Mack, una estudiante de pre-medicina de 18 años en la Universidad Mercer en Georgia, fue arrestada el 29 de noviembre después de que rompió las reglas de cuarentena de las Islas Caimán para asistir a una competencia de motos de agua de su novio Vanjae Ramgeet, de 24 años.

Tanto Mack como Ramgeet, que reside en la isla, fueron condenados a cuatro meses de prisión la semana pasada, luego de que ella se declarara culpable de romper un período de aislamiento de 14 días requerido para todos los visitantes. Ramgeet fue declarado culpable de ayudarla e incitarla.

Sin embargo, el abogado de Mack, Jonathan Hughes, dijo a CBS News el martes que la estudiante y su novio solo cumplirán dos meses de prisión, después de que sus sentencias de cuatro meses fueran reducidas en un tribunal de apelaciones ese mismo día.

Hughes dijo que la corte de apelaciones acordó que la sentencia original de cuatro meses "no era apropiada", considerando las circunstancias del caso.

“Si bien teníamos la esperanza de que Skylar pudiera regresar a casa para reanudar sus estudios en enero, aceptamos la decisión del tribunal y esperamos recibir sus razones por escrito a su debido tiempo”, declaró Hughes.

Cuando llegó a la isla a fines de noviembre, Mack firmó un documento en el que se comprometía a no abandonar su lugar de aislamiento sin permiso y a no quitarse la pulsera de rastreo hasta que terminara la cuarentena.

La prueba de COVID-19 dio negativo cuando llegó a la isla, pero aún tenía que completar el aislamiento obligatorio.

Según las autoridades del Territorio Británico del Caribe,Mack rompió las medidas de coronavirus solo dos días después de su llegada, tras haber solicitado una pulsera más holgada el día antes de romper el protocolo.

Tanto Mack como Ramgeet fueron sentenciados inicialmente a 40 horas de servicio comunitario y se les impuso una multa de 2,600 dólares cada uno, pero después de la ira de los residentes locales y una apelación de los fiscales, el juez Roger Chapple impuso a los dos sentencias de prisión de cuatro meses.

"La gravedad de la violación fue tal que la única sentencia apropiada habría sido la de encarcelamiento inmediato", dijo el juez Roger Chapple sobre la decisión.

La familia de Mack condenó la sentencia de cuatro meses, que afirmó que la estaban tratando injustamente.

La familia pidió al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que interviniera en el caso, mientras que su abuela, Jeanne Mack, dijo a NBC Today el lunes: "Ella solo quiere volver a casa".

"Ella sabe que cometió un error, lo reconoce, pero está bastante histérica en este momento", añadió Jeanne Mack.

Desde el inicio de la pandemia, las Islas Caimán han registrado 316 casos de coronavirus y solo dos muertes. Más de 280 pacientes con COVID-19 ya se han recuperado.

Según la Universidad Johns Hopkins, ahora hay más de 18.2 millones de personas que han dado positivo por coronavirus en los Estados Unidos. El número de muertos ha alcanzado los 322,849.

Relacionados

Supremacistas blancos conspiran para atacar la red eléctrica de EE. UU

Pareja “escapa” de avión de movimiento usando tobogán de emergencias

Confirman que pasajero que murió en pleno vuelo tenía COVID-19