Estrenan "Te nombré en el silencio", documental sobre rastreadoras

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 10 (EL UNIVERSAL).- Dos veces por semana, Mirna sale junto con otras mujeres a buscar a sus desaparecidos. Las que todavía no los han encontrado usan una playera blanca que dice "Hasta encontrarte", y quienes ya los encontraron, una color verde que dice "promesa cumplida".

Ella usa la playera verde, pues su hijo fue encontrado en julio de 2017, pero aún así, ha seguido en esta labor de búsqueda, acompañando a otras mujeres que necesitan encontrar a sus desaparecidos. Su historia, así como la de otras integrantes del grupo "Las rastreadoras del Fuerte", fue registrada por el director José María Espinosa de los Monteros en el documental "Te nombré en el silencio", que se estrena este 12 de mayo en Cinépolis, Cinemex, la Cineteca Nacional y otras salas del país.

Durante la presentación, la misma Mirna compartió un poco de su historia haciendo esta labor. "Cuando nos ponemos la ropa (para ir a buscar a nuestros desaparecidos), créanme, sentimos que nos va entrando una fuerza, como si los muchachos, los desaparecidos, nos estuvieran viendo, como que ellos por allá están esperándonos, están gritando que vayamos a sacarlos de allá donde están, es una sensación tan hermosa que te hace fuerte".

El 14 de julio de 2014, el hijo de Mirna, Roberto Corrales, desapareció. Desde entonces ella comenzó a buscarlo, primero a través de las autoridades, pero el apoyo fue nulo, luego junto a otras mujeres, otras madres que también buscaban a sus hijos o seres queridos y con las que fundó Las rastreadoras del Fuerte, un grupo que sale al desierto con picos y palas dos veces por semana.

"Cada que encontramos un cuerpo yo siento que mi hijo desde el cielo -porque mi hijo está en el cielo, estoy segurísima- me aplaude y me dice: ¡síguele, tenemos que encontrar a los otros porque nos faltan todos!". La producción está a cargo de Paloma Cabrera Yañez y de Juan Pablo Espinosa de Los Monteros.

La única condición que la rastreadora le puso al realizador fue que nada se podía repetir, ninguna expresión, ninguna frase, él tendría que registrar todo por única vez. Así, el resultado fue la posibilidad de acompañar a estas mujeres en su búsqueda pero también capturar momentos de risa, de cotidianidad, conocerlas en otros aspectos. Ella tiene otro hijo y su esposo, pero la misma labor que hace la ha alejado de ellos.

"Mi familia vive lejos, la mantengo lejos, a mi nieta la mantengo lejos por seguridad, pero aquí con las otras buscadoras ya somos una familia, aunque no tengamos la sangre los lazos que nos unen se hacen mucho más grandes", señaló. Uno de los grandes pilares de las rastreadoras en el pasado fue el periodista Javier Valdez, asesinado el 15 de mayo de 2017 en Culiacán. Él fue su guía e incluso él las bautizó así. "Javier Valdéz fue el que nos puso Las Rastreadoras del Fuerte, fue como nuestro Pepe Grillo, nos asesoraba sobre qué hacer y qué no hacer, cómo exigir, porque nosotras no sabíamos nada, y (estábamos) en un gobierno indolente, la policía cien por ciento metida en las desapariciones", y agregó que ella le compartía sus temores, pues a raíz de la búsqueda de su hijo fue amenazada.

"Él estaba seguro que a mí me iban a matar primero que a él, él se fue pensando que a lo mejor yo lo seguía, pero aquí sigo y ojalá me dejen mucho más porque faltan muchísimos, faltan cien mil desaparecidos que tenemos que seguir buscando". Aunque ella es parte de un mecanismo de protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas por la labor que realiza, siempre se mantiene de perfil bajo, "no puedo quejarme", dice de dicho mecanismo, pero lo cierto es considera que le falta mucho, pues le ha tocado ver la muerte de muchas compañeras y compañeros, por lo que ella sigue cuidándose.

"Ustedes son los que nos defienden a nosotros (refiriéndose a los medios de comunicación), ustedes son los que hacen fuerte a los grupos de búsqueda", pero aun así, dijo, han seguido experimentando amenazas, como la que vivieron en diciembre pasado, cuando les dijeron que si volvían a buscar por tal zona les cortarían la cabeza.

"La última vez que fuimos amenazadas nosotras fue el 19 de diciembre del 2021, teníamos una cuerno de chivo nosotras en la espalda, nos humillaron, nos hicieron que nos regresáramos y besáramos las palas, ¿qué importa?, las palas son nuestras mejores amigas", relató. Las buscadoras decidieron ya no buscar allí para no ponerse en riesgo, pero seguirán hasta encontrar a sus seres queridos.

"Hay mil maneras de buscar, no nada más con la pala y machete, como hacer una base de datos de personas desaparecidas", agregó. También enfatizó que no solo son esas mujeres que salen con pico y pala, también están buscando leyes y políticas públicas que impidan que estas situaciones se repitan, así como generar más sensibilidad, empatía y apoyo de la sociedad.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.