Sin estrategia unificada, la “campaña autónoma” es moda en el Frente de Todos

·4  min de lectura
Alberto Fernández y Máximo Kirchner en el acto de la militancia llevado a cabo en el club Nueva Chicago
Rodrigo Néspolo

Cuando faltan cinco semanas para las elecciones legislativas que definirán el nuevo Congreso y, con ello, el modo en que transitará el resto de su gestión, el gobierno de Alberto Fernández aún no logra unificar discursos, mensajes ni una estética homogénea para intentar dar vuelta la derrota de las PASO del 12 de septiembre.

Más allá de los esfuerzos por aunar posturas de Antoni Gutiérrez-Rubí, el consultor catalán recomendado por Sergio Massa, la magnitud del traspié genera desconfianzas indisimulables en el Frente de Todos. Y nadie parece dispuesto a abandonar una “estrategia autónoma” para salvar, al menos en parte, su propia “vida política” de cara a los meses que vienen.

El operativo urgente para rescatar a Alberto Fernández

En los últimos días, y según pudo saber LA NACION, Gutiérrez-Rubí se contactó con varios de los principales candidatos a diputados y senadores para trazar una línea común en spots, afiches y discursos. “Nos pide consignas cortas y claras, ir por la positiva y defender todas las medidas que se están tomando en estos días para beneficiar a la gente”, contaron desde el comité de campaña porteño, que sostiene la candidatura de Leandro Santoro.

La misma línea de conceptos, que utilizó el propio Presidente en sus últimos discursos, se trasladó a la vital provincia de Buenos Aires, donde Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollan intentan volver a tener visibilidad pública luego de algunas semanas de bajo perfil. En su paso por la costa atlántica, Tolosa Paz se mostró con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, en una postal poco frecuente durante las PASO, y cerca suyo valoran el “trabajo territorial” del flamante jefe de Gabinete bonaerense, Martín Insaurralde, para “ordenar la campaña de arriba hacia abajo”.

Tolosa Paz compartió ayer una actividad con el intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, quien semanas atrás había criticado a Kicillof y sembrado pesimismo en torno a la posibilidad de revertir la derrota en noviembre.

Desde la Casa Rosada, y también desde el Instituto Patria, afirman que la estrategia electoral bonaerense ya no pasará, al menos de manera exclusiva, por las manos de Enrique “Pepe” Albistur , publicista y pareja de Tolosa Paz. “ Él solo se subió y él solo se bajó ”, definen desde el cristinismo en relación con Albistur, que el martes pasó por la Casa Rosada en dirección al despacho del jefe de Gabinete, Juan Manzur.

Esfuerzos y colisiones

Los esfuerzos por dar una imagen de unidad –el propio Manzur difundió que el comando nacional quedaba en manos de tres de sus ministros, Eduardo de Pedro, Gabriel Katopodis y Juan Zabaleta– chocan con estrategias y discursos diferentes. Esta semana, por caso, el líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, pidió “veinte años” de gobierno del Frente de Todos, una postura fustigada por la oposición, días antes de que Massa prometiera convocar a los mismos opositores luego de las elecciones para un acuerdo amplio. “No es cierto que cada uno esté por su lado. Estamos albrtistas, cristinistas y massistas, todos trabajando en conjunto, escuchando y gobernando. Aunque haya algunas patrullas perdidas”, contestaron desde la Casa Rosada, y dieron como ejemplo la reciente “campaña del Sí”, ideada y llevada a cabo por el publicista catalán.

De todos modos, la idea de que “cada uno defiende su juego” tiene otros ejemplos concretos. Massa, por caso, ya tiene preparada una lista de 168 circuitos electorales para recorrerlos “mano a mano con la gente”, luego de su participación en la reunión de parlamentarios P20 de Roma, Italia.

Otro caso: el candidato en sexto lugar en la provincia, Leopoldo Moreau, se largó ayer a recorrer ciudades de la geografía bonaerense con el declarado objetivo de “dar vuelta votos que acompañaron a Facundo Manes en las internas de las PASO”, según expresaron cerca del diputado de origen radical. “Vamos por otra franja electoral” que la que busca Tolosa Paz, aclararon cerca de Moreau, para relativizar la autonomía de “su” derrotero proselitista. “Máximo Kirchner también hace su campaña”, comentaron desde el Gobierno, en relación con las recientes apariciones mediáticas del jefe del bloque de diputados. Desde los movimientos sociales insisten por lo bajo en que “somos un ejército que sigue unido, pero sin Estado Mayor”.

El escándalo del teatro Colón: fuerte reclamo de la Iglesia

Desde el oficialismo afirman que, por el momento, es muy temprano para definir si el cambio de estrategia y la batería de anuncios económicos del Gobierno darán resultado en las urnas. “La gente no te pregunta por las elecciones, votaron hace muy poco. Y ya sabemos que el voto se define en las últimas horas antes de las elecciones. Mientras apuestan fichas a los próximos debates televisivos (este miércoles el de los candidatos porteños, la próxima semana el de los bonaerenses), en el oficialismo se preparan para el tramo final de la campaña.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.