La estrategia de Occidente en Ucrania, al borde del fracaso

·5  min de lectura
El presidente ruso Vladimir Putin gesticula durante su programa anual de llamadas en vivo en Moscú el miércoles, 30 de junio del 2021
El presidente ruso Vladimir Putin gesticula durante su programa anual de llamadas en vivo en Moscú el miércoles, 30 de junio del 2021

WASHINGTON.- Según el famoso dicho, ningún plan militar sobrevive a su primer contacto con el enemigo. El gran teórico de la guerra Carl von Clausewitz solía explicar que las estrategias deben ser dinámicas y tienen que cambiar y renovarse constantemente. En su famoso tratado De la guerra, de 1832, von Clausewitz dice que algunos generales “solo consideran las acciones unilaterales, cuando en realidad la guerra consiste en la continua interacción de los opuestos”. Y hoy Occidente tiene que encarnar esas lecciones en su enfrentamiento con Rusia y ajustar su estrategia, que está en peligro de fracasar.

El núcleo de la estrategia de Occidente apunta en dos sentidos: suministrar armas, entrenamiento y dinero a Ucrania, y a la vez imponer drásticas sanciones económicas a Rusia. En principio, la idea básica sigue teniendo sentido, pero el balance entre ambas medidas necesita ajustes. Ya ha quedado claro que la guerra económica contra Rusia no está dando ni remotamente los resultados esperados. Al presidente Vladimir Putin le importa menos el daño de esas sanciones contra el pueblo ruso que sus efectos sobre el Estado ruso. Y gracias al aumento del precio de la energía, la agencia Bloomberg News proyecta que Rusia recibirá ingresos extraordinarios por sus exportaciones de petróleo y gas, que este año alcanzarían los 285.000 millones de dólares, en comparación con los 236.000 millones de 2021.

Una mujer pasa junto a un cartel en el que se lee "¡Por Rusia! Por los niños de Donbass!" con la letra Z, que se ha convertido en un símbolo de apoyo a la acción militar rusa en Ucrania, en el centro de Moscú el 11 de julio de 2022.
Una mujer pasa junto a un cartel en el que se lee "¡Por Rusia! Por los niños de Donbass!" con la letra Z, que se ha convertido en un símbolo de apoyo a la acción militar rusa en Ucrania, en el centro de Moscú el 11 de julio de 2022. - Créditos: @KIRILL KUDRYAVTSEV

Mientras tanto, Europa enfrenta la peor crisis energética de los últimos 50 años.

El problema básico de la guerra económica contra Rusia es que no tiene dientes, porque deja afuera a la energía. La economía rusa es básicamente energética. Los ingresos por exportaciones de petróleo y gas representan casi la mitad del presupuesto del gobierno ruso. Y lamentablemente, la solución no sería que Occidente deje de comprar del todo energía rusa, porque hay menos oferta en el mercado global y eso solo empujaría los precios todavía más. Como en las últimas dos décadas Europa desarrolló una peligrosa adicción a la energía rusa, no puede cambiar de proveedor rápidamente sin hundirse en una recesión profunda y prolongada.

Basta con mirar lo que ya está ocurriendo en el continente, donde el precio del gas natural está un 700% más caro que a principios del año pasado. Para colmo, el gasoducto Nord Stream 1, por el que Alemania recibe la mayor parte del gas ruso, será cerrado el 11 de julio para realizarle obras de mantenimiento, y quién sabe, tal vez Putin decida castigar a Alemania y Occidente y no lo vuelva a abrir… Si ocurre eso, Alemania, la mayor economía de Europa, casi con certeza entraría en recesión. La estrategia de Putin parece ser hacerle pagar un alto precio a Occidente y ganar tiempo, dando por sentado que las fisuras de la coalición en su contra se irán profundizando cuando la economía de esos países sufra las consecuencias.

Esta foto muestra sistemas de tuberías y válvulas en una estación receptora de gas del gasoducto Nord Stream 1 y de una estación de transferencia en Lubmin, Alemania, el 21 de junio de 2022
Esta foto muestra sistemas de tuberías y válvulas en una estación receptora de gas del gasoducto Nord Stream 1 y de una estación de transferencia en Lubmin, Alemania, el 21 de junio de 2022

Los países de Occidente siguen sin darle a este problema la trascendencia y prioridad que realmente tiene. Los Países Bajos tienen un inmenso yacimiento de gas, pero está reduciendo la producción. Alemania parece decidida a pegarse un tiro en el pie y seguir adelante con el cronograma para desactivar las plantas de energía nuclear. El gobierno de Biden sigue complicando las inversiones a largo plazo en petróleo y gas, y tampoco está encontrando la forma de restaurar el acuerdo nuclear con Irán, una movida que volcaría millones de barriles de crudo al mercado mundial y casi con certeza estabilizaría su precio. Entiendo que existen objeciones válidas y dudas sobre todas estas políticas que menciono, pero la prioridad debe ser derrotar a Putin.

Por el contrario, la verdadera vulnerabilidad de Putin es en el frente militar. El ejército ruso ha extendido su control sobre el Donbass, en el este de Ucrania, pero a un precio enorme. Miles de soldados rusos han muerto, los pertrechos escasean y peor aún, Putin no consigue reclutas. Según un informe de The Economist, el Kremlin no logra reemplazar sus filas y a los nuevos reclutas les ofrece el triple del sueldo promedio.

Soldados del ejército ruso marchan durante una acción de apoyo a los soldados que participan en una operación militar especial en Ucrania, en el Mamaev Kurgan, un monumento conmemorativo de la Segunda Guerra Mundial en Volgogrado, Rusia, el lunes 11 de julio de 2022.
Soldados del ejército ruso marchan durante una acción de apoyo a los soldados que participan en una operación militar especial en Ucrania, en el Mamaev Kurgan, un monumento conmemorativo de la Segunda Guerra Mundial en Volgogrado, Rusia, el lunes 11 de julio de 2022. - Créditos: @Alexandr Kulikov

Además, Rusia está sufriendo la pérdida de armamento pesado que le costará reponer, especialmente el que utiliza tecnología sofisticada que antes importaba de Occidente y sus aliados. Hace poco, la secretaria de comercio norteamericana, Gina Raimondo, reveló que los equipos capturados a los rusos en el campo de batalla contienen microchips sacados de heladeras y lavarropas.

Los líderes occidentales deberían admitir que las sanciones económicas lisa y llanamente no van a funcionar, al menos en un marco temporal que sea lógico. Por lo tanto, deberían aumentar lo más posible la producción y el suministro de energía a nivel mundial, pero también retrotraer esas sanciones que están perjudicando más a Occidente que a Rusia. Al mismo tiempo, Occidente debe multiplicar su ayuda militar a Ucrania, optando en este caso por correr mayores riesgos. Liberar el bloqueo de Odessa sería un victoria económica enorme para Ucrania y una demoledora derrota simbólica para Rusia.

En el hemisferio norte se aproxima el invierno y en los hogares de Europa puede llegar a faltar calefacción. Y en Ucrania, cuando la estepa se cubra nieve, a las tropas también les costará más desalojar a los rusos. El tiempo corre y no a favor nuestro.

Por Farred Zakaria

Traducción de Jaime Arrambide

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.