La estrategia del gobernador de California frente a la revocatoria: 'Gavin Newsom contra el abismo'

·10  min de lectura
El gobernador de California, Gavin Newsom, en campaña en San Francisco el martes. (Jim Wilson/The New York Times)
El gobernador de California, Gavin Newsom, en campaña en San Francisco el martes. (Jim Wilson/The New York Times)

Conforme se acerca la votación en la que podría ser destituido, el gobernador invoca a una figura familiar de la política estadounidense: el expresidente Donald Trump.

SACRAMENTO — A medida que la campaña para destituirlo llega a su último fin de semana, el gobernador de California, Gavin Newsom, está insistiendo en la opción que ha presentado a los votantes desde el comienzo del proceso para la revocatoria: o Donald Trump o él.

“Derrotamos a Trump el año pasado, y gracias, pero no hemos derrotado al trumpismo”, ha repetido el gobernador durante las dos últimas semanas en un bombardeo de recorridos de campaña y llamadas por Zoom. Desde la resistencia a las vacunas hasta el negacionismo climático, dice, todo lo que aterrorizaba a los liberales californianos sobre el último presidente está en la papeleta. Y mucho más que su propio futuro personal pende de un hilo: “Es una cuestión de vida o muerte”.

Sus oponentes lo cuestionan. El gobernador, dicen, es el problema, y la destitución nunca habría llegado a unas elecciones si una masa crítica del estado no se hubiera resentido por sus restricciones pandémicas a las empresas y las aulas, incluso cuando sus propias finanzas estaban seguras y sus hijos recibían instrucción en persona. El expresidente, señalan, no es candidato. “Newsom es un alarmista”, tuiteó recientemente David Sacks, un capitalista de riesgo de Silicon Valley que apoya la destitución.

Solo tres gobernadores se han enfrentado a votaciones de destitución en Estados Unidos antes que Newsom, y él —y el poder demócrata— está haciendo todo lo posible por presentar el esfuerzo como una toma de poder radical, con algunos partidarios incluso comparándolo en un momento dado con el violento intento del 6 de enero de bloquear la elección del presidente Joe Biden.

Al invocar a Trump como su oponente de elección, Newsom está retomando un mensaje que ha usado en el pasado para mitigar las críticas de manera efectiva, mientras que también está probando una estrategia que es probable que se replique entre los demócratas que buscan movilizar a los votantes en las elecciones intermedias en todo el país el próximo año.

En efecto, el líder que los californianos eligieron por abrumadora mayoría en 2018 no se postula siguiendo las políticas demócratas de un demócrata que busca reelegirse tanto como atendiendo un llamado a la acción urgente, aunque conocido, contra una amenaza existencial a los valores del estado azul.

La vicepresidenta Kamala Harris en un mitin a favor del gobernador Gavin Newsom en San Leandro, California, el miércoles. (Jim Wilson/The New York Times)
La vicepresidenta Kamala Harris en un mitin a favor del gobernador Gavin Newsom en San Leandro, California, el miércoles. (Jim Wilson/The New York Times)

Las encuestas sugieren que Newsom está siendo convincente, y se ha adelantado a sus oponentes, un súbito enfoque de las mentes demócratas después de que los probables votantes indicaron a principios de este verano que la carrera se podría estar apretando. Una encuesta publicada la semana pasada por el Instituto de Políticas Públicas de California reveló que solo el 39 por ciento de los posibles votantes, en su mayoría republicanos, apoyan la destitución, mientras que el 58 por ciento piensa votar en contra.

Su ventaja entre las votantes ha sido especialmente sólida, reforzada en los últimos días por las apariciones de la vicepresidenta Kamala Harris y las senadoras Elizabeth Warren y Amy Klobuchar. El presidente Biden hará campaña con él el lunes y el expresidente Barack Obama y el senador Bernie Sanders aparecen en sus anuncios de campaña.

Ha acumulado unos 70 millones de dólares en contribuciones contra la revocatoria. Eso es menos que los cientos de millones de dólares que se gastaron el año pasado, por ejemplo, en la lucha por una iniciativa sobre la protección laboral de los trabajadores por obra, pero aún así es mucho más que el dinero acumulado por los otros 46 aspirantes en la votación. Además, su equipo ha movilizado un enorme esfuerzo de captación de votos con decenas de miles de voluntarios que envían mensajes de texto a decenas de millones de votantes y hacen campaña por él en siete idiomas.

El gobernador también ha tenido avances en la lucha contra el coronavirus, ya que los nuevos casos se han estabilizado en todo el estado y el 80 por ciento de los californianos que cumplen los requisitos han recibido al menos una dosis de la vacuna. Por el contrario, Orrin Heatlie, un republicano que es sargento jubilado de la oficina del alguacil de la zona rural del norte de California y principal promotor de la revocatoria, no ha podido hacer campaña últimamente por la iniciativa que él mismo puso en marcha. En una entrevista por mensaje de texto, Heatlie dijo que estaba enfermo en casa con COVID-19.

El panorama ha reforzado la afirmación del gobernador de que su destitución socavaría la voluntad de la mayoría de los californianos, y ha recordado a los votantes que la destitución era una posibilidad remota hasta la pandemia. Los californianos, que al principio apoyaban las órdenes sanitarias de Newsom, se cansaron de las complicadas órdenes sanitarias del gobernador. El descontento llegó a su punto álgido en noviembre, cuando Newsom fue visto sin mascarilla en un exclusivo restaurante de la región vitivinícola después de instar al público a evitar reunirse. Una orden judicial que ampliaba el plazo para la recogida de firmas debido a los cierres por la pandemia permitió a los partidarios de la revocación aprovechar el malestar.

En California hay 5,3 millones de republicanos, y aunque el estado no hace pública la afiliación partidista de las personas que firman las peticiones, los demócratas señalan que solo se necesitaban 1,5 millones de firmas de votantes para llevar la revocatoria a una elección especial. La mayor parte de la energía y el financiamiento iniciales llegaron de la extrema derecha: los habituales de Fox News, como Newt Gingrich y Mike Huckabee, promovieron la destitución. Los primeros mítines contaron con la presencia de activistas antivacunas, devotos de QAnon y manifestantes vestidos con el eslogan ‘Hacer grande a Estados Unidos de nuevo’.

Y, según los demócratas, la derecha ganará a nivel nacional si Newsom es destituido. Si el escaño de la senadora Dianne Feinstein se abre prematuramente, el gobernador de California nombrará a su sustituto, y un republicano cambiaría el control de la cámara al Partido Republicano.

Sin embargo, los observadores más veteranos señalan que el enfoque del gobernador también está probado en el tiempo.

“La estrategia de Newsom ha consistido en recordar a los votantes lo que se le quitaría si se fuera, en lugar de lo que ha dado mientras está aquí”, escribió recientemente Joe Eskenazi, escritor político de San Francisco, en el sitio de noticias Mission Local, al señalar que el gobernador retrató de forma similar a un oponente progresista como “Gavin Newsom contra el abismo” en su campaña a la alcaldía de San Francisco en 2003.

También es una variación de una estrategia desplegada en 2012 por Scott Walker, el exgobernador de Wisconsin y el único gobernador en la historia de Estados Unidos que ha vencido una revocatoria. Walker, un republicano del Tea Party, se enfrentó a una reacción adversa por sus esfuerzos para reducir los derechos de negociación colectiva de la mayoría de los trabajadores públicos. En lugar de adoptar una postura defensiva, Walker describió el intento de destitución como una toma de poder de los sindicatos de empleados públicos.

Esta imagen sobrecargó la base republicana del estado y desató un torrente de dinero de donantes conservadores de fuera del estado. La victoria no solo salvó el puesto de Walker, sino que también impulsó su perfil político nacional.

El futuro político de Newsom depende ahora de ese tipo de movilización. Las matemáticas están de su lado.

Los demócratas superan en número a los republicanos casi dos a uno en California. Su campaña ha actuado con antelación para disuadir a cualquier aspirante demócrata fuerte. E incluso con sus críticos, Newsom parece tener más apoyo que cuando los californianos destituyeron al exgobernador Gray Davis y lo sustituyeron por Arnold Schwarzenegger en 2003. En aquel momento, siete de cada diez votantes desaprobaban la actuación de Davis.

Las reglas de votación pandémica que impulsaron la participación a un récord de 81 por ciento de los votantes registrados en 2020 siguen vigentes, lo que permite que los más de 22 millones de votantes registrados del estado voten gratis por correo.

Paul Mitchell, vicepresidente de Political Data Inc., un proveedor de información sobre los votantes que no se inclina por ningún partido, dijo que casi el 30 por ciento del electorado ya ha votado, con la participación de los votantes independientes significativamente retrasada y con muchas más boletas demócratas que republicanas hasta ahora.

“Si llegan al 60 por ciento de participación”, dijo Mitchell, “es casi matemáticamente imposible que Newsom pierda”.

Pero no hay garantía de que lleguen a esa “cifra dorada”. La participación entre los votantes jóvenes y latinos ha sido “ínfima”, dijo. Hasta hace poco, las encuestas mostraban que muchos demócratas no sabían que había una revocatoria.

Y Newsom, a pesar del 53 por ciento de aprobación de su trabajo, no ha tenido la popularidad personal de, por ejemplo, el exgobernador Jerry Brown, su predecesor. El gobernador debe rechazar la destitución con decisión, dijo Steve Maviglio, un consultor político demócrata de California, “porque si el margen es estrecho, habrá sangre en el agua”, lo que podría complicar la reelección de Newsom en 2022.

La papeleta de votación pide a los californianos que respondan a dos preguntas: ¿debería Newsom ser destituido, y si es así, quién debería reemplazarlo? Si una mayoría simple vota no a la primera pregunta, la segunda es discutible. Pero si se aprueba la destitución, el puesto de gobernador será para el aspirante más votado, aunque solo una pequeña parte del electorado lo elija, una característica que ha provocado pedidos de reforma por parte de los críticos.

Nathan Click, antiguo portavoz del gobernador que ahora trabaja en contra de la destitución, dijo que el equipo de Newsom comprendió desde el principio que tendría que presentar sus argumentos con rapidez. Ya en diciembre —seis meses antes de que la revocatoria estuviera oficialmente calificada para la votación— los partidarios del gobernador hicieron eco del lenguaje de sus respuestas a la petición oficial, denunciando a los proponentes como “extremistas antivacunas pro-Trump”.

En enero, el presidente del Partido Demócrata del estado llamó a la destitución “un golpe de estado en California”, comparándolo con la insurrección del 6 de enero. Y en marzo, Newsom utilizó su discurso sobre el “estado del estado” para denunciar a los “críticos de California que están promoviendo una toma de poder político partidista”.

Ahora, el nombre de la campaña de Newsom —“Paren la revocatoria republicana”— pretende movilizar al partido dominante del estado. Sus anuncios de televisión y las redes sociales imploran a los votantes que detengan la “descarada toma de poder republicana”.

En sus discursos, Newsom ataca al aspirante principal, el locutor conservador Larry Elder, como un clon de Trump que deshará imprudentemente los avances del estado en la lucha contra las infecciones por COVID-19 y “vandalizará” la identidad de California.

Al igual que en el caso de Walker, la estrategia ha inspirado la recaudación de fondos. La ley estatal de financiación de campañas limita las donaciones a los aspirantes individuales, pero trata las revocatorias como iniciativas de los votantes, permitiendo contribuciones ilimitadas. Elder —cuya retórica trumpista ha sido descrita como un regalo para Newsom— ha recaudado hasta ahora unos 13 millones de dólares; los cheques para el esfuerzo antirevocatoria de más de 100.000 dólares han sumado por sí solos más de 50 millones de dólares. Los sindicatos de empleados públicos y los progresistas han sido especialmente generosos con el gobernador.

Los defensores de la revocación predicen un final más reñido de lo esperado, pero en cualquier caso, dicen, han tenido éxito. Mike Netter, quien ayudó a lanzar la petición de Heatlie, dijo que su grupo de base ha crecido hasta unos 400.000 californianos que ya están organizando medidas de votación sobre la elección de la escuela y otras causas conservadoras.

“Nadie creía en nosotros, pero nos hemos metido en la boleta, tenemos a toda esta gente y no vamos a desaparecer”, dijo Netter. “No creo que nadie esperara que Gavin Newsom tuviera que gastar 68 millones de dólares para que la carrera estuviera tan reñida”.

Shawn Hubler es corresponsal de California radicada en Sacramento. Antes de unirse al Times en 2020, pasó casi dos décadas cubriendo el estado para Los Angeles Times como reportera itinerante, columnista y escritora de la revista. Ha compartido tres premios Pulitzer. @ShawnHubler

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.