Estos robots aseguran que los productores de café reciban un pago justo

Ivan Del Muro
1 / 2

Estos robots aseguran que los productores de café reciban un pago justo

Estos robots aseguran que los productores de café reciban un pago justo

El petróleo es el bien más comercializado en el mundo, pero mucha gente no sabe que el segundo es el café y, según estimados de la Fairtrade Foundation, esta industria es responsable del sustento directo de más de 125 millones de personas. La mayor parte de estas personas son micro productores, con operaciones familiares que viven con ingresos de aproximadamente $2 USD al día. Es por esto que Bext Holdings Inc. un startup con base en Denver, está tratando de mejorar las condiciones de esta gente.

Bext desarrolló un robot que funciona como una especie de súper báscula que analiza el peso y la calidad del café producidos por un agricultor, directamente en los campos. El robot de Bext usa un avanzado sistema de reconocimiento visual para analizar las bayas (sí, el café comienza su ciclo como una frutilla) y detectar el porcentaje de frutos en perfecto estado y el de los que ya están en malas condiciones, en un lote, que generalmente corresponde a un costal de 20 kg. Tras su análisis, el robot ayudará a que el cliente y el agricultor sepan la condición y calidad del café, para ayudarlos a negociar un precio justo, a través de la aplicación móvil de la compañía.

Además, la compañía ofrece un servicio basado en la nube, que utiliza tecnología de cadena de bloques (blockchain) para crear un rastro de la procedencia de los granos de café y de quién pagó por ellos y cuánto pagó por ellos. Según Daniel Jones, fundador de Bexit, la finalidad es permitir que los consumidores sepan, taza a taza, de dónde viene su café y si el agricultor encargado recibió un precio justo por él.

"Los consumidores están más iluminados que nunca. Y las empresas quieren cumplir con sus altos estándares. Pero, en general, los grupos que trabajan para [asegurar] el comercio justo, incurren en gastos operativos muy elevados relacionados con los materiales de rastreo. Ellos utilizan mecanismos de rastreo rudimentarios. Y son muy imprecisos. La gente en el campo todavía puede ser explotada.”, declaró Jones.

Claro que medir el impacto de Bexit en las vidas de los agricultores que realmente la necesitarían, como los productores de café en Somalia, en Costa Rica, en Guatemala e incluso en México, sería muy difícil. De entrada, la mayoría de estas personas no tiene acceso a cuentas bancarías, mucho menos a un smartphone, así que, al menos en estos territorios en los que sería más útil, su tecnología no parece ser tan viable.

Noticias Relacionadas