Estos pequeños bustos de Trump te invitan a orinar sobre ellos

Unos peculiares bustos del presidente Donald Trump aparecidos en varias aceras y plazas de Brooklyn han llamado la atención y generado polémica entre transeúntes y vecinos del barrio neoyorquino.

Las controvertidas instalaciones están compuestas por un cuadrilátero de hierba en cuyo centro se erige la figura del mandatario, acompañada de la inscripción “Oríname”.

Vía Latestly.

Las estatuas “Pee On Me” son una creación del artista Phil Gable, que las describió como “un lugar apropiado para orinar”. A pesar que, aparentemente se trata de un área para las necesidades de los perros, la ironía política que contienen parece hacer un guiño a cualquiera que se sienta enojado con el presidente.

De acuerdo con el creador, la idea de instalar las estatuas por el barrio surgió luego de que el Senado confirmara la nominación del juez Brett Kavanaugh para la Corte Suprema.

“Es bueno hacer que la frustración se convierta en levedad”, dijo Gable al sitio de noticias Patch. “A los perros les gusta orinar en cosas altas, como los símbolos de estatus, por lo que esto les da un lugar apropiado para sus necesidades”, agregó.

Para estimular que las mascotas se acerquen a esta especie de baño móvil, Gable roció las cinco estatuillas colocadas en Park Slope con un producto especialmente formulado para entrenar a cachorros a orinar en determinados lugares.

En la base de la estatuilla se lee además “Cortesía de Porcupine Armadillo”, una empresa de contenido de marcas, donde Gable se desempeña como director de creativo,

Si bien muchos de los vecinos de la zona han respondido positivamente a la idea e incluso lo han felicitado, otros se mostraron insatisfechos con la declaración política.

Una de esas estatuas colocadas el lunes por la noche frente al monumento Marquis de Lafayette en Prospect Park West y Ninth Street fue encontrada en la basura al día siguiente.

Otro residente de Park Slope le dijo a Gable que era desagradable e irrespetuoso alentar a los niños a reírse del más alto cargo de la nación.

El sitio Gothamist informó por primera vez sobre la aparición de una de estas estatuas en las calles Union y Seventh el viernes pasado y destacó que en la obra el presidente se veía más joven que su apariencia actual.

“Creo que probablemente es así como se ve a sí mismo en hoteles lujosos cuando llama a escorts rusas”, alega Gable sobre la figura. “Parece que sufre un trastorno agudo de dismorfia corporal”, agregó.

Gable trabaja actualmente en cinco estatuas más que se instalarán en otros vecindarios aptos para perros en Brooklyn y Manhattan.

No es primera vez que la imagen del presidente Donald Trump es usada de manera burlesca. En julio pasado, durante la visita del mandatario al Reino Unido, la figura inflable “Bebé Trump”, financiada a través de una campaña de crowdfounding, estuvo presente en varias protestas organizadas en su contra, haciéndole sentir al presidente que no era bienvenido en Londres.

‘Baby Trump’ en Londres. Foto: People.

Anteriormente, en otros actos en contra de las políticas del presidente, había hecho aparición el muñeco inflable “Pollo Trump”.

Pollo Donald Trump en San Francisco/ Foto: Evening Standard