Estonia y Finlandia piden el fin de visas a turistas rusos

·3  min de lectura
ARCHIVO - La primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, a la izquierda, habla con la primera ministra de Estonia, Kaja Kallas, en una reunión en Bruselas, el 15 de diciembre de 2021. (AP Foto/Geert Vanden Wijngaert, Pool) (ASSOCIATED PRESS)

COPENHAGUE, Dinamarca (AP) — Las mandatarias de Estonia y Finlandia quieren que sus socios de la Unión Europea dejen de autorizar visas de turista a ciudadanos rusos, y afirmaron que no deberían poder ir de vacaciones a Europa mientras el gobierno ruso libra una guerra en Ucrania.

La primera ministra estonia, Kaja Kalas, tuiteó el martes que “visitar Europa es un privilegio, no un derecho humano” y que “es hora de poner fin al turismo de Rusia ya”.

El día anterior, su homóloga finlandesa, Sanna Marin, dijo a la televisora local YLE que “no está bien que mientras Rusia libra una guerra brutal de agresión en Europa, los rusos puedan llevar una vida normal, viajen por Europa, sean turistas”.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, fue más allá en una entrevista con The Washington Post el lunes y dijo que todos los países occidentales deberían prohibir el ingreso de turistas rusos.

Estonia y Finlandia son fronterizas con Rusia y son miembros de la UE, que prohibió el tráfico aéreo desde Rusia tras la invasión de Ucrania. Pero los rusos aún pueden viajar por tierra a los dos países y al parecer después tomar vuelos a otros destinos europeos.

Los pedidos de una prohibición de viajar han provocado indignación dentro de Rusia, tanto del Kremlin como de sus críticos. Algunos opositores condenaron los comentarios en redes sociales y señalaron que estos alimentaban la propaganda antioccidental de Moscú y eran inútiles para detener la guerra.

“Creo que, con el tiempo, el sentido común se manifestará de alguna manera, y aquellos que hicieron tales declaraciones volverán en sí”, dijo el martes el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

YLE reportó la semana pasada que las empresas rusas han empezado a ofrecer viajes en auto desde San Petersburgo a los aeropuertos de Helsinki y Lappeenranta en Finlandia, que tienen conexiones directas con varios lugares europeos. La segunda ciudad más grande de Rusia se encuentra a unos 300 kilómetros (186 millas) de la capital finlandesa.

Las visas emitidas por Finlandia son válidas en casi toda la zona europea de viajes sin pasaporte, conocida como la Zona Schengen y que agrupa 26 países: 22 naciones de la UE además de Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza. Normalmente, personas y mercancías se mueven libremente entre estos países sin controles fronterizos.

Algunos países de la UE no emiten visas a ciudadanos rusos, como Letonia, que tomó la decisión este mes debido a la guerra.

La concesión de visas para rusos se abordará el 31 de agosto en una reunión informal de ministros de Exteriores de la UE, dijo YLE.

“Creo que en reuniones futuras del Consejo Europeo, este tema se planteará aún con más firmeza. Mi posición personal es que el turismo debe restringirse”, dijo Marin a la televisora finlandesa.

Durante la pandemia del coronavirus, Helsinki y Moscú cerraron temporalmente la frontera, lo que frenó en seco las visitas a Finlandia de casi dos millones de turistas rusos anuales, que impulsan la economía local.

Finlandia comparte una frontera terrestre de 1.340 kilómetros (832 millas) con Rusia, con varios pasos fronterizos en una de las fronteras.

Peskov aseveró el martes que los pedidos de prohibiciones de viaje generalmente provienen de países que Moscú ya ha considerado “hostiles” y “muchos de esos países en su hostilidad se hunden en el olvido”.

Por su parte, Zelenskyy le dijo a The Washington Post que “las sanciones más importantes son cerrar las fronteras” para los viajeros rusos, “porque los rusos le están quitando la tierra a otra persona”.