Esto es lo que le sucede a tu cuerpo cuando tienes resaca

Stephanie Barnes

Nadie puede negarlo: despertarse con resaca es horrible. El intenso dolor de cabeza junto con oleadas de náuseas suele ser suficiente para que consideres dejar de beber para siempre, o al menos hasta el próximo fin de semana.

Sin embargo, la resaca no solo hace que te sientas mal. Tu cuerpo y cerebro deben trabajar horas extras para ayudar a recuperarte del efecto de esas bebidas.

¿Te interesa saber qué sucede en tu cuerpo al día siguiente de beber? A continuación, los expertos lo explican.

Tu cuerpo trabaja para eliminar las toxinas

Según Kate Denniston, médica naturópata con licencia que tiene su sede en Los Ángeles y fundadora de Los Angeles Integrative Health, la causa de una resaca no es el alcohol. Más bien está relacionada con los subproductos del metabolismo del alcohol, que son los que causan los síntomas de la resaca, explicó.

A medida que tu cuerpo metaboliza tus cócteles favoritos, se crea una toxina llamada acetaldehído. Tu cuerpo tiene que trabajar duro para desechar esa toxina, que además es un agente carcinógeno, lo que conlleva la aparición de algunos síntomas bastante molestos.

Tus riñones e hígado realizan un arduo trabajo

(Foto: VLG vía Getty Images)

Para intentar eliminar el acetaldehído del cuerpo, tus riñones se pondrán manos a la obra. Esto conlleva un aumento de la micción, que a su vez puede conducir rápidamente a una deshidratación y sed extrema, e incluso dolor de cabeza y mareos.

En otras palabras, “una resaca es básicamente un signo y síntoma de una deshidratación y un resultado del esfuerzo del cuerpo por deshacerse de una toxina, un proceso que lleva al hígado y los riñones al límite”, comentó Ralph E. Holsworth, médico osteópata colegiado en el Southeast Colorado Hospital en Springfield, Colorado.

El revestimiento de tu estómago se irrita

Esto se debe a todas esas náuseas posteriores al consumo de alcohol y los innumerables viajes urgentes al baño.

“El alcohol también irrita el revestimiento del estómago y ralentiza su vaciado, lo que provoca náuseas, vómitos y calambres estomacales”, dijo Lantie Jorandby, directora médica de Lakeview Health, un centro de tratamiento de adicciones y diagnóstico dual en Jacksonville, Florida.

Puedes experimentar ansiedad

Los estudios han demostrado que el alcohol puede aumentar la ansiedad en algunas personas. Un estudio publicado en 2012 encontró que el 7,4 % de quienes tenían resaca experimentaban ansiedad como síntoma posterior al consumo de alcohol. Otra investigación sugirió que el consumo excesivo de alcohol “afecta el estado de ánimo y el sueño, aumenta la ansiedad” y produce síntomas “físicos” y “emocionales” a la mañana siguiente. Finalmente, un estudio publicado en 2015 encontró que muchos bebedores sociales pueden sentir vergüenza, culpa y bochorno tras haber consumido alcohol.

Tu cuerpo se inflama

(Foto: blackCAT vía Getty Images)

Jorandby dijo que el alcohol puede desencadenar una reacción inflamatoria en el cuerpo, lo que también puede provocar síntomas como dolores de cabeza. En estos casos, los antiinflamatorios pueden ser de ayuda, pero no todos. Debes evitar el acetaminofén, también conocido como Tylenol.

“El Tylenol resulta tóxico para el hígado en ciertas dosis, y si lo sumas al alcohol residual en el cuerpo puede ser peligroso”, explicó Jorandby.

A medida que envejeces, tu cuerpo tarda más en metabolizar el alcohol debido a que dispone de menos recursos

Podemos envejecer como un buen vino en todos los aspectos, excepto cuando se trata de la resaca

A medida que envejecemos, nuestro cuerpo está menos preparado para lidiar con la aventura de una noche de copas, lo que nos hace más difícil enfrentar las resacas a partir de los 20 años. Aunque no se sabe muy bien por qué ocurre, algunos creen que tiene que ver con la velocidad con que nuestros cuerpos pueden metabolizar lo que consumimos.

“Las resacas empeoran a medida que envejecemos porque cada vez que bebemos agotamos los recursos vitales de nuestro cuerpo que ayudan a descomponer y metabolizar el alcohol”, explicó Christopher Roselle, candidato a doctor en cuarto año y experto en medicina celular en la Universidad de Pensilvania, quien estudia inmunología del cáncer.

“Básicamente, cada vez que bebemos usamos municiones para defendernos de las toxinas que crea el alcohol, y con el tiempo tenemos cada vez menos municiones”, dijo Roselle. “Por tanto, a medida que envejecemos nuestras defensas se debilitan y nuestros cuerpos son cada vez menos capaces de enfrentar la resaca”.

En este caso, las municiones a las que hace referencia son los antioxidantes, enzimas y aminoácidos que se encuentran en el hígado y que son necesarios para metabolizar el alcohol.

“A medida que envejecemos, secretamos concentraciones más bajas de enzimas hepáticas, lo que prolonga el proceso y alarga la duración de la resaca”, agregó Leigh Renwick, dietista registrada en el Copeman Healthcare Centre en Vancouver.

¿Cómo aliviar las molestias de la resaca?

(Foto: monkeybusinessimages vía Getty Images)

Si estás lidiando con una resaca, existen algunas estrategias para combatirla y algunos consejos que debes tener en cuenta de cara al futuro. He aquí una sabiduría que puede ayudarte.

Primero, presta atención a tu consumo

Obviamente, la mejor solución contra la reseca de cara al futuro sería tener en cuenta la cantidad de alcohol que bebes. El consumo social puede traspasar los límites más rápido de lo que la mayoría cree. La mejor manera de prevenir una resaca es controlar cuánto alcohol consumes. Y si no puedes controlarlo, hay recursos que pueden ayudarte. También puedes buscar tratamiento o asistencia, recuerda que mereces tener una vida feliz y saludable.

Elige determinados tipos de alcohol cuando bebas

“Evita las bebidas alcohólicas de color más oscuro, como el whisky y los vinos tintos. Las bebidas más ligeras como la ginebra y el vodka tienen menos componentes alcohólicos como los congéneres o metabolitos del metanol, los cuales tienden a exacerbar los síntomas de la resaca”, dijo Jorandby.

Considera además “evitar las bebidas azucaradas o los cócteles ya que pueden provocar una disminución del nivel de azúcar en sangre e irritar el estómago, lo que empeora la resaca”, agregó Renwick.

Bebe H2O, más de la que crees necesitar

Dado que la deshidratación desempeña un papel importante en estos casos, la mayoría de los expertos están de acuerdo en que la mejor manera de reducir la probabilidad de sufrir una resaca es beber agua para mantenerse hidratado y diluir el nivel de alcohol en sangre.

Marissa Meshulam, nutricionista y dietista registrada con sede en Nueva York, recomienda beber agua entre una bebida y otra.

“Ayúdate a ti mismo y mantente hidratado. ¿Has notado que en cada barra te ofrecen un vaso de agua con tu bebida? Aprovecha e intercala el alcohol con el agua. Tu cabeza te lo agradecerá más tarde”, dijo.

No te saltes la comida

Meshulam también sugirió realizar una “comida balanceada con proteínas, grasas y carbohidratos con alto contenido en fibra” antes de salir a beber.

Denniston recomendó consumir alimentos ricos en nutrientes. “Prueba alimentos ricos en flavonoides como las frutas del bosque, el perejil, los cítricos y los boniatos”, dijo.

Consume un poco de cafeína

“La cafeína no cura la resaca, pero te ayudará a mantenerte más alerta y despejar la niebla mental”. Sin embargo, ten cuidado de no consumir demasiada cafeína ya que también puede deshidratarte”, explicó Jorandby. En otras palabras, no reemplaces el agua por el café.

Evita curar la resaca con otra copa

Lo siento, pero ese Bloody Mary no te curará la resaca. No va a mejorar tus síntomas y podría generar mayores complicaciones a largo plazo.

“No bebas más alcohol para deshacerte de la resaca”, dijo Jorandby. “Se convertirá en un círculo vicioso que podría conducir a la adicción”.

Este artículo fue publicado originalmente en el HuffPost.