Estiman hasta 100 mil perros y gatos sin hogar en Oaxaca

·3  min de lectura

OAXACA, Oax., diciembre 22 (EL UNIVERSAL).- Matlazihua se desborda de alegría cuando alguien la toca. Mueve la cola y brinca de gusto. Tras entrar en confianza se tira de panza y deja que los humanos la acaricien a ella y a sus cuatro cachorros. Es la segunda camada que tiene en menos de 5 meses. Sola, en la calle.

Como esta perra mestiza, decenas de publicaciones en redes sociales reportan el abandono o buscan quién adopte a perros en situación de calle que rondan en la capital de Oaxaca y sus colonias.

Tan sólo en Oaxaca de Juárez se estima que existen hasta 100 mil perros y gatos en situación de calle, a éstos se suma la población de los municipios conurbados, según cálculos de la Red de Animalistas Unidos A. C.

Danielle Iturbide Quiroz, representante de esta red y quien desde hace varios años dedica parte de su tiempo para ayudar, rescatar y promover el cuidado responsable de los animales, explica que los perros en situación de calle son solamente la punta del iceberg de lo que ocasionan la reproducción de caninos y felinos, sin control.

Danielle precisa que no se puede calcular de manera exacta la población animal que habita en las calles, pues tampoco hay certeza de cuántos perros y gatos hay en los domicilios, por lo que únicamente puede calcularse la dimensión del fenómeno a través de algunas estimaciones.

Según el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), en México, 57 de cada 100 mexicanos tienen una mascota, pero sólo 30% de los animales domésticos en el país cuentan con un hogar y 70%, unos 25 millones de animales, vive en situación de calle.

Para Danielle la única medida para solucionar este problema de salud pública es la esterilización. De acuerdo con el cálculo de animalistas, para frenar la reproducción de estos 100 mil perros y gatos en situación de calle que habitan en la capital del estado es necesario esterilizar mínimamente a 10 mil al año, según lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

No obstante, en todo lo que va de la administración de Oswaldo García Jarquín, quien gobierna la capital desde enero de 2019, sólo se han realizado apenas 2 mil 533 esterilizaciones.

La activista denuncia que, además de ser insuficientes, éstas se realizan con incisiones de 12 centímetros, en lugar de emplear métodos rápidos y efectivos y se cobran cuotas de 179 pesos por esterilización, en vez de ofrecerse de manera gratuita, como lo prometió el edil en su campaña.

Por todo ello, explica que las acciones del municipio para frenar la sobrepoblación de animales es "notablemente insuficiente", pues las perritas como Matlazihua tienen de uno hasta 12 cachorros por camada.

"Para lograr impacto poblacional y que los animales en situación de calle sean adoptados por la comunidad, se requiere que todos, paulatinamente, sean esterilizados", afirma.

Por esta razón, a las personas que rescatan perros o gatos en situación de calle se les recomienda que cuando los dan en adopción sean entregados ya esterilizados, procedimiento que no es peligroso y que puede practicarse desde los tres meses de edad.

"El único método para evitar que crezca la población de perros y gatos, además del maltrato animal, es la esterilización, que debe ser: eficaz, económica, ética, masiva, sistemática y temprana", indica la animalista.

Para contener la proliferación de perros en situación de calle, animalistas emprenden de forma constante campañas de esterilización a bajo costo e informan a la comunidad las ventajas de las cirugías bajo el método quick spay, que es de invasión mínima y para las que sólo se cobran cuotas a fin de cubrir los gastos médicos y salarios de quienes las practican.

Por jornada de esterilización se practica ese procedimiento hasta a 300 ejemplares de perros y gatos. "Hemos tenido muy buena respuesta y además, mientras trabajamos, educamos a las personas que acuden, les explicamos sobre el procedimiento y por qué es tan importante hacerlo", agrega.

Tras dos camadas seguidas, los cachorros de Matlazihua fueron dados en adopción y ella fue esterilizada por la familia que la arropó tras parir. Ahora, Matla tiene un hogar y dejó las calles.