Este profesor de EEUU ha logrado que sus estudiantes aprecien el español y la cultura cubana con un método muy peculiar

Enseñar el amor por la diversidad, por una lengua y una cultura que no son necesariamente las propias pero que son de enorme valor e inculcar el respeto, la comprensión mutua y la convivencia fructífera son logros de envergadura, una misión muy necesaria en estos tiempos de polarización y xenofobia.

Y eso es lo que, con su peculiar énfasis y estilo, realiza el profesor Carlos Lazo entre sus estudiantes de la escuela secundaria North Creek High, en Bothell, Washington.

El profesor cubano Carlos Lazo con sus estudiantes de la clase de español de la escuela North Creek High, en el estado de Washington. (Facebook/Carlos Lazo)

En ese centro académico, no lejos de Seattle, Lazo enseña español a estudiantes de décimo grado y lo hace de un modo singular. Originario de Cuba, ha utilizado poemas de José Martí y música y letras del grupo cubano de hip hop Orishas para motivar a los alumnos a aprender y practicar el español y utiliza las redes sociales para difundir sus logros mediante videos que se han vuelto virales.

“Mi objetivo es enseñar a los estudiantes no solo gramática española o cultura española, pero también sobre la vida”, dijo Lazo a la televisora King5.

Durante cerca de un mes, se narra, Lazo y sus alumnos escucharon por cinco minutos una canción de Orishas, para aprender con ello español pero también para analizar el significado de su contenido y la cultura en la que está inscrita. Y poco a poco, conforme dominaban la letra y apreciaron sus revelaciones, se decidieron ellos mismos a interpretar la canción.

Todo culminó, con canto, música y hasta coreografía, en un video que fue publicado en Facebook y ya tiene más de 400,000 reproducciones.

Al hacerlo, Lazo no solo perfeccionó el español de sus alumnos y les ayudó a dominar el sonido de la eñe y la erre, sino que ellos pudieron conocer otra cultura, la cubana y por extensión la hispanoamericana, y entender sus maravillas entrañables al margen de las disputas ideológicas y políticas.

La historia de un maestro poco convencional

Lazo mismo es, en buena medida, un caso singular de vinculación binacional entre Cuba y Estados Unidos. Como él mismo narró en el portal OnCuba, nació en el pueblo de Jaimanitas, Cuba lleva 26 años en Estados Unidos luego de que salió de su isla natal como balsero a principios de la década de 1990. Luego consiguió graduarse en Español y Estudios Internacionales en la Universidad de Washington y actualmente cursa un Doctorado en Liderazgo Educativo, formación que le ha sido, por lo que se ve, de enorme utilidad.

Pero también fue enfermero del ejército de Estados Unidos y sirvió en Irak. Después, ya como  veterano de guerra, contribuyó a reducir las restricciones a las visitas familiares a Cuba de cubanos residentes en Estados Unidos. Su condición de exmilitar y su guitarra tocando ‘Guantanamera’, cuenta Lazo, le abrieron puertas de congresistas en su afán de ayudar a distender las relaciones entre su “madre” Cuba y su “padre” Estados Unidos.

Ahora, como profesor de español en la escuela North Creek High, la poesía de Martí y la música de Orishas se convirtieron en un puente formativo y divertido para que sus alumnos, jóvenes de entre 15 y 17 años, aprendieran la lengua y, sobre todo, apreciaran la cultura cubana. Su labor ha resultado un éxito pues no solo sus estudiantes en efecto han tenido avances académicos y un enamoramiento por la isla, sino que sus videos han llevado su experiencia a miles en las redes sociales.

Los estudiantes de español de la clase de Carlos Lazo durante su reciente visita a Cuba. (King5)

Y ellos mismos, Lazo y sus alumnos, cerraron el círculo con una visita a Cuba hace apenas unas semanas.

“Me encanta leer, estudiar, viajar, tocar la guitarra. Viajo a Cuba cuando puedo. En abril de este año llevé a 27 de mis estudiantes en un viaje educacional organizado por Cuba Educational Travel. En julio, volveré a llevar a 25 estudiantes y en febrero del próximo año ya tenemos planeado ir otra vez, y 42 estudiantes ya están enrolados para partir conmigo”, contó Lazo en OnCuba.

Para lograr ese primer viaje a Cuba, esos 27 alumnos recaudaron fondos con una campaña en GoFundMe y contaron con importante apoyo de su comunidad en Bothell. Cuando los jóvenes llegaron a Cuba ya traían un entusiasmo y un aprecio por la cultura cubana, cultivados en Martí, Orishas y demás, pero en la isla la vivieron con intensidad y sintieron la reciprocidad de los cubanos que conocieron.

Los jóvenes de la escuela North Creek High convivieron con familias cubanas y pudieron validar en Cuba su aprendizaje del español y la cultura cubana, (King5)

“Ellos se ganaron el corazón y la mente de los cubanos porque fue una invasión de amor. Amistad, compasión y amor no pueden nunca ser derrotados. Eso es lo que yo quería que aprendieran”, contó Lazo tras volver de su viaje a Cuba a King5.

Más de esas invasiones globales son muy bienvenidas.

Y el ciclo aún no ha acabado. La admiración de los estudiantes por Orishas ha tenido un fruto adicional: el grupo, maravillado por el video de los jóvenes, ha aceptado la invitación de los estudiantes y los visitará próximamente en su escuela North Creek High School.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro