Estatal venezolana Monómeros niega estar en quiebra

·3  min de lectura

BUCARAMANGA, Colombia (AP) — La empresa estatal venezolana Monómeros Colombo Venezolanos aseguró el viernes que no está en quiebra, aunque aceptó que se acogió a un plan de salvamento ante el gobierno colombiano, país desde donde opera hace cinco décadas.

“El mecanismo empleado por Monómeros es simplemente un trámite rápido de negociación extrajudicial con los acreedores de la compañía y en ningún caso implica dejar de pagar”, indicó la empresa en un comunicado, en el que también explicó que no suspenderá sus operaciones.

La decisión fue anunciada después de que la Superintendencia de Sociedades, entidad estatal que vigila a las sociedades mercantiles en Colombia, informara que someterá a control a Monómeros. Esto significa el máximo grado de supervisión, con el fin de "subsanar una situación crítica de orden jurídico, contable, económico o administrativo”, según explicó el 6 de septiembre en un comunicado.

La situación de Monómeros adquirió especial relevancia después de que el presidente venezolano Nicolás Maduro pidiera de vuelta el control de Monómeros, filial de la Petroquímica de Venezuela (Pequiven) desde 2007, después de que el estado colombiano vendió sus acciones en la empresa de agroquímicos.

“Si todo se está poniendo en su lugar, Monómeros debe volver a sus dueños, a su empresa matriz: Pequiven, para que todos los productos de Monómeros vengan a Venezuela a contribuir en la recuperación económica integral del país”, dijo Maduro el 29 de agosto en un programa televisivo estatal, en referencia a los puntos que estarían en negociación en los diálogos con la oposición en México.

El actual gobierno del presidente colombiano Iván Duque le entregó el control de Monómeros al opositor Juan Guaidó, a quien reconoce como presidente interino de Venezuela, tras calificar de “fraudulentas” las elecciones de 2018 en las que Maduro conservó el poder.

El gobierno de Maduro abrió la semana pasada una investigación contra Guaidó por delitos relacionados con Monómeros, que serían “usurpación de funciones, traición a la patria, conspiración, hurto calificado de activos y asociación para delinquir”.

En la última década Monómeros ha sorteado varias crisis, la mayoría de ellas por ser una empresa estatal y uno de los activos de Venezuela en el exterior afectados por las sanciones de Estados Unidos al gobierno de Maduro, lo que le ha dificultado acceder a la banca.

El 19 marzo de 2019, Guaidó designó una junta directiva ad hoc para Pequiven que actualmente es encabezada por Diana Brancho. Hace dos meses, durante una rendición de cuentas ante la Comisión Delegada de la Asamblea Nacional, Brancho dio un parte de tranquilidad sobre las finanzas de Monómeros: aseguró que en 2020 tuvo una utilidad de 9,3 millones de dólares, lo que representaría un incremento del 224% con respecto al año anterior.

Sintramonómeros, el sindicato de la empresa, emitió el miércoles un boletín en el que asegura que a las limitaciones para realizar movimientos financieros se ha sumado incertidumbre sobre el futuro de Monómeros.

“Se ha generado un sospechoso y dañino despliegue mediático, creando una expansiva onda de temor hacia los aliados estratégicos de la empresa, y con ello, restricciones para la normal continuidad de sus procesos productivos ante el inesperado anuncio de ser sometida a control de parte de Supersociedades”, explicaron.

En su comunicado Monómeros asegura que con la negociación de emergencia con sus acreedores busca garantizar la protección de la empresa y los empleados. Además, indica que durante el 2021 las proyecciones económicas de la compañía “mejoraron de forma significativa” y que aspira a “mantener un ritmo de crecimiento en los próximos meses y alcanzar cerca de un 9% en el 2022”.

“Luego de un estancamiento prolongado de las inversiones en infraestructura y mantenimiento, durante el año 2021 se han invertido aproximadamente COP 29.000 millones de pesos (aproximadamente 7,5 millones de dólares) en ese rubro”, agregó Monómeros.

Actualmente Monómeros cuenta con más de 1.600 empleados directos e indirectos y concentra el 94% de sus ventas en el mercado colombiano. El restante es de exportaciones a Centroamérica.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.