Nuevos combates en Nagorno-Karabaj, Aliyev advierte contra la intervención de Rusia

Por Nailia Bagirova
·3  min de lectura
Soldados azeríes en Ganja

Nuevos combates en Nagorno-Karabaj, Aliyev advierte contra la intervención de Rusia

Soldados azeríes en Ganja

Por Nailia Bagirova

BAKÚ, 25 oct (Reuters) - El domingo estallaron nuevos combates entre Azerbaiyán y las fuerzas armenias por el enclave montañoso de Nagorno-Karabaj, con ambas partes culpándose mutuamente de bloquear una solución pacífica al conflicto.

Armenia acusó a las fuerzas azeríes de bombardear asentamientos civiles. Bakú negó haber matado a civiles, expresando su disposición a promover un alto al fuego siempre que las fuerzas armenias se retiren del campo de batalla.

Los enfrentamientos del fin de semana en torno a Nagorno-Karabaj, una región de Azerbaiyán bajo el control de población de etnia armenia, se produjeron después de que el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, acogiera el viernes a los ministros de Exteriores de ambos países en un nuevo intento por alcanzar la paz.

El fracaso de dos altos al fuego negociados por Rusia ha difuminado la perspectiva de un rápido fin de un conflicto que estalló el pasado 27 de septiembre en la región del Alto Karabaj.

Las autoridades locales de Nagorno-Karabakh acusaron a las fuerzas azeríes de disparar artillería sobre diversos asentamientos en el entorno de Askeran y Martuni durante la noche. Azerbaiyán dijo que sus posiciones fueron atacadas con armas de pequeño calibre, morteros, tanques y obuses.

"Confío plenamente en la eficacia de las negociaciones de paz, pero ello depende también de la voluntad de la parte armenia de participar en ellas", dijo el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev.

"¿Por qué pueden los pueblos azerbaiyano y armenio convivir en Georgia, Rusia, Ucrania y otros países, pero no en Nagorno-Karabaj?", añadió en una entrevista con el canal Fox News, que fue reproducida en texto por la agencia estatal de noticias azerí Azertag.

El presidente armenio, Armén Sarkissián, acusó a Bakú de ser "agresivamente terco y destructivo".

Las potencias mundiales quieren evitar una guerra más amplia que involucre a Turquía, la cual ha manifestado un fuerte apoyo a Azerbaiyán, y a Rusia, que tiene un pacto de defensa con Armenia.

Las diferencias sobre el conflicto han tensado aún más las relaciones entre Ankara y sus aliados de la OTAN, con Pompeo acusando a Turquía de alimentar el conflicto armando desde el bando azerí. Ankara niega que haya avivado el conflicto.

Sarkissián, en comentarios reproducidos por la agencia de noticias armenia Armenpress, pidió a los "actores globales" que intervengan inmediatamente para lograr un alto el fuego.

"En el contexto del conflicto de Nagorno-Karabaj, Rusia es un mediador proactivo y de confianza entre las partes en conflicto. Rusia juega un papel crucial aquí", dijo.

Sin embargo, el presidente azerí dijo que es "muy peligroso" para Armenia buscar el apoyo militar ruso en el conflicto, advirtiendo que las terceras partes no deberían involucrarse militarmente.

El presidente ruso Vladimir Putin ha dicho que espera que Estados Unidos ayuden a Moscú a negociar una solución al conflicto.

El Ministerio de Defensa de Nagorno-Karabaj informó el domingo que el número total de soldados armenios muertos en los combates aumentó en 11 hasta sumar un total de 974, informó la agencia de noticias rusa Interfax.

Azerbaiyán dice que 65 civiles azeríes han muerto y 298 han resultado heridos, pero no ha revelado sus bajas militares.

Alrededor de 30.000 personas murieron en la guerra de 1991-1994 por el territorio de Nagorno-Karabaj. Los armenios sostienen que el enclave forma parte de su patria por razones históricas, mientras que los azeríes consideran que es un territorio ocupada de forma ilegal que debe ser puesto de nuevo bajo su control.

(Información adicional de Polina Ivanova y Maria Tsvetkova; escrito por Matthias Williams; editado por Frances Kerry; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)