EEUU expresa preocupación a El Salvador por destitución magistrados y fiscal general

Nelson Rentería
·3  min de lectura

Por Nelson Rentería

SAN SALVADOR (Reuters) - Estados Unidos expresó el domingo su preocupación por la destitución del fiscal general y los cinco magistrados del máximo tribunal de justicia salvadoreños, que ha sido vista como un intento del presidente Nayib Bukele de tomar el control de los órganos del Estado.

El cese de los funcionarios, tras una votación sin precedentes del congreso el sábado por la noche, se produjo el primer día de labores de la nueva asamblea, después de que las elecciones intermedias de febrero le dieran al partido oficial una mayoría de más de dos tercios en la legislatura unicameral.

A través de Twitter, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, dijo que sostuvo una conversación con Bukele para hacerle saber el sentir de Washington sobre el fallo de los diputados.

"Hablé hoy con el presidente salvadoreño para expresar serias preocupaciones sobre la decisión de ayer de socavar al más alto tribunal de El Salvador y al fiscal general. La gobernabilidad democrática requiere respetar la separación de poderes, por el bien de todos los salvadoreños", indicó.

Por la noche, la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, reiteró las preocupaciones de la Casa Blanca. "Un poder judicial independiente es fundamental para una democracia sana y para una economía fuerte", dijo.

La oficina de prensa de la presidencia del país centroamericano no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de Reuters sobre la postura de Estados Unidos.

Los legisladores del partido gobernante Nuevas Ideas acusaron al fiscal Raúl Melara de falta de independencia y dijeron que los magistrados habían obstaculizado los planes del Gobierno para contener la epidemia de COVID-19.

Bukele, quien goza de un amplio respaldo de la ciudadanía por sus críticas contra la corrupción de las administraciones anteriores, enfatizó su deseo de trabajar con la comunidad internacional, pero insistió en que los despidos estaban justificados, a través de una serie de mensajes en Twitter.

"Nuestras puertas están más abiertas que nunca, pero con todo respeto: estamos limpiando nuestra casa... y eso no es de su incumbencia", escribió.

"NO AL GOLPE DE ESTADO"

Organismos internacionales, entre ellos Amnistía Internacional y Human Rights Watch, criticaron el actuar del legislativo, subrayando la importancia del respeto a la independencia judicial y la separación de poderes.

"Cuando las mayorías imponen una visión única y uniformizada para el resto del sistema político, están socavando estos principios", sostuvo la Organización de los Estados Americanos en un comunicado.

Los propios magistrados declararon inconstitucional el acto y divulgaron su fallo en las redes sociales para hacerlo oficial. Sin embargo, más tarde, uno de ellos renunció abruptamente a su cargo, según una carta publicada en su cuenta de Twitter.

Durante la sesión del Congreso, que se prolongó hasta la madrugada, los diputados eligieron a los nuevos magistrados de la Sala de lo Constitucional y al nuevo fiscal, quienes custodiados por agentes policiales ingresaron al edificio de la Corte Suprema y del ministerio público, respectivamente.

Los nuevos magistrados de la Sala defendieron su nombramiento y aseguraron que "son el único tribunal encargado de enjuiciar y emitir las resoluciones" en el marco de la Constitución.

Lanzando consignas contra Bukele, un pequeño grupo de personas se congregó el domingo por la tarde en las inmediaciones de un monumento dedicado a la Carta Magna en la capital del país.

"Esto es retroceder más de 30 años hacia una dictadura. No lo vamos a permitir, no vamos a quedarnos callados", dijo Mauricio Valladares, un manifestante de 25 años que portaba un cartel con la leyenda "No al golpe de Estado".

(Con reporte adicional de Doina Chiacu en Washington; editado por Noé Torres)