Estafadores al Medicare en Miami perdieron un Rolls, un Lamborghini y la libertad

·4  min de lectura
Getty Images/iStockphoto

Un esquema de estafa al Medicare de $4 millones, el fraude al Medicare, terminó esta semana cuando los dos últimos hombres que lavaron dinero conocieron cuánto tiempo estarán en una prisión federal.

Reinier González Caballero y Alexis Nápoles Manresa, de 39 y 37 años, respectivamente, fueron condenados en el tribunal federal de Miami a cuatro años y tres meses tras ser declarados culpables en el juicio de septiembre. Cada uno fue declarado culpable de confabulación para lavar dinero. González Caballero fue declarado culpable de cuatro cargos de lavado de dinero y Nápoles Manresa de cinco cargos.

Ya están en el Centro Federal de Detención en el downtown Miami el cerebro de la estafa, Alfredo Ruiz, de 30 años, a quien condenaron a ocho años y nueve meses por confabulación para lavar dinero, y Pedro Ferreiro Conde, de 34 años, a quien se le impusieron tres años y seis meses por lavado de fondos

Cuando Ruiz fue detenido le decomisaron $141,580 de la venta de un Rolls-Royce y un Lamborghini; un cheque de caja de $120,480 que representaba ganancias de joyas empeñadas; una cadena de oro rosado de 14 quilates; un reloj Hublot King Power, edición Diego Maradona; $70,000 en efectivo; y una sentencia de decomiso de $4,485,323.

Empresas fantasma, servicios falsos, dinero real del Medicare

Según se describe en la declaración de culpabilidad de Ruiz, en julio de 2019 planeó una estafa a través de las empresas Universal Ortho y Expedited Medical que pretendían dedicarse a los equipos médicos duraderos, como las prótesis.

Las empresas “presentaron millones de dólares en reclamaciones al Medicare en varios meses, y luego abandonaron el espacio de la tienda alquilada de la compañía sin proporcionar adecuadamente el equipo médico a los pacientes”.

Por otra parte, muchos pacientes dijeron que nunca solicitaron el equipo que las empresas de Ruiz afirmaban haber suministrado, y los médicos dijeron que no lo habían prescrito. Una de las empresas facturó al Medicare $5.3 millones entre julio y septiembre de 2019, obtuvo $4.5 millones, luego dejó de pagar el alquiler ese diciembre y fue desalojada.

Aun así, las empresas consiguieron el pago de las reclamaciones fraudulentas. Ahora Ruiz tenía que limpiar el dinero en efectivo como pudiera.

Ruiz le dijo a González Caballero, a Nápoles Manresa y a otros tres confabulados que declararon a favor de la fiscalía que crearan una sociedad ficticia y una cuenta bancaria corporativa. Las dos empresas de Ruiz facturarían al Medicare por reclamaciones falsas. El dinero se trasladaría de las cuentas de las empresas de Ruiz a las cuentas de las empresas pantalla y luego a otras cuentas corporativas o en efectivo a Ruiz o Conde, también conocido como “Titi”.

Cinco empresas fueron:

▪ RGC Flooring, de González Caballero, que se inscribió ante el estado usando la dirección de una casa de Westchester en SW 82 Avenue.

▪ JMP Flooring, de Nápoles Manresa, que la registró ante el estado en una unidad de los apartamentos Gables Sunview, en 6355 SW Eighth St.

▪ JD Solution USA, de Julio César Betancourt, registrada usando la dirección NW 88 Avenue, correspondiente a una casa en Hialeah Gardens;

▪ Yunior Alberto López Concepción revivió un cascarón inactivo que había tenido con Nápoles Manresa, GTS Express Delivery, y se registró usando una dirección en los apartamentos Sunset Gardens de Kendall. López Concepción se declaró culpable de confabulación para lavar dinero, fue condenado a dos años y medio en septiembre de 2020 y quedó en libertad el 1 de octubre de 2021.

▪ La empresa CLM Wholesale, de Lilian Castro, registrada en una casa alquilada en NW 19 Terrace, en la zona de Grapeland Heights de Miami, al este del aeropuerto. Castro está en la prisión federal de Aliceville, Alabama, cumpliendo cuatro años por confabulación para lavar dinero.

Las compañías de Ruiz alimentaban a cada una de esas cinco empresas con entre $50,000 y $100,000 mensuales. Por crear las cuentas y estar “de guardia” para mover el dinero, Ruiz pagaba a cada persona unos $500 a la semana.

A veces, el dinero pasaba por varias empresas. La exposición de hechos de Ruiz dice que, en un caso, GTS Express envió un cheque de $13,490 a RGC Flooring el 30 de agosto de 2019. Luego, RGC envió un cheque por $13,519 a JD Solution USA.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.