El estadounidense que redujo al terrorista del tren Thalys pide cadena perpetua

Agencia EFE
·3  min de lectura

París, 19 nov (EFE).- El estadounidense Anthony Sadler, uno de los que redujeron al terrorista marroquí Ayoub El Khazzani que el 21 de agosto de 2015 intentó cometer una masacre en un tren Thalys que circulaba entre Amsterdam y París, dijo hoy en el juicio que espera que aquel sea condenado a cadena perpetua.

"Quiero que El Khazzani no salga nunca de la cárcel. No merece otra oportunidad para volver a hacer eso", respondió Sadler al ser preguntado sobre lo que espera de la justicia francesa por el presidente del Tribunal de lo Criminal de París.

Insistió varias veces en que, si no lo hubieran detenido, el terrorista "nos habría disparado a todos los del vagón y luego habría pasado a otro".

Sadler era entonces estudiante en Amsterdam, donde se había reunido con dos amigos militares estadounidenses -Spencer Stone y Alexander Skarlatos-, con los que viajaba en el Thalys a París cuando se dieron cuenta de que había un altercado.

El Khazzani, que había subido al tren en Bruselas armado con un fusil de asalto Kalashnikov, una pistola y un arma blanca en una bolsa, entró en uno de los baños y salió con el arma larga en las manos, pero se encontró con dos hombres que al verlo empezaron a forcejear con él.

Uno de ellos, Mark Moogalian -que viajaba con su esposa- logró quitarle el arma, pero fue tiroteado por el terrorista por la espalda con la pistola y cayó malherido.

"Pensé que me iba a morir" y que "me iba a disparar en la cabeza", contó Moogalian ante el tribunal, pero entonces "vi que llegaba la caballería".

Se refirió así a la irrupción de Stone, que se abalanzó sobre el terrorista y, con ayuda de sus amigos y de otro hombre que estaba sentado al lado, lo inmovilizaron en el suelo y le ataron las manos con una corbata.

Después de eso, el tren se desvió de su trayectoria hasta la estación de Arras, en el norte de Francia, donde la policía se hizo cargo del atacante, mientras que Moogalian fue evacuado en helicóptero al hospital de Lille en estado grave.

Este jueves dijo que querría que esta persona "no pueda volver a cometer un acto como este" y para eso opinó que es necesario que siga encarcelado "el mayor tiempo posible".

Se mostró convencido de que El Khazzani había subido al tren "para matar a todo el mundo", una forma de rechazar la tesis de la defensa de que su objetivo eran solo los tres amigos estadounidenses, como una forma de represalia por la política de ese país en Siria e Irak.

En eso también coincidió Sadler, que hizo notar que sus dos compañeros no llevaban ningún signo que los identificara como militares ni como estadounidenses.

El antiguo estudiante en Amsterdam fue el primero de los tres que declaró ante el tribunal cuando tendría que haber sido Stone, que se vio impedido porque sufrió una indisposición durante el vuelo que lo trasladaba a París, donde tuvo que ser hospitalizado y ahora hay dudas sobre si podrá comparecer ante el tribunal.

Ellos, pero también Moogalian, se representaron a sí mismos en una película que con la el director Clint Eastwood contribuyó a la divulgación de este intento terrorista y de la hazaña de quienes evitaron la masacre.

El Khazzani (31 años) se sienta en el banquillo desde el pasado lunes junto a otros tres hombres acusados de haber sido cómplices o de haberle prestado ayuda logística en los preparativos de este atentado, que estuvo dirigido por Abdelhamid Abaaoud, el cerebro de una serie de atentados en París (2015) y Bruselas (2016) en los que murieron más de 160 personas.

En este proceso, que debe prolongarse hasta el 18 de diciembre, podría ser condenado hasta a cadena perpetua si es declarado culpable.

(c) Agencia EFE