En algunos estados, los votantes decidirán el futuro del derecho al aborto

·6  min de lectura

Mientras los estados luchan por el futuro del aborto en Estados Unidos, Michigan, California y Vermont podrían convertirse en los primeros estados en dejar que los votantes decidan si el derecho al aborto debe figurar en la constitución estatal.

En Michigan, una propuesta de enmienda constitucional anularía una ley estatal de 90 años de antigüedad que convierte el aborto en un delito incluso en casos de violación o incesto. La anulación por parte del Tribunal Supremo de Estados Unidos de la sentencia Roe contra Wade el mes pasado podría reactivar esa prohibición del aborto, y ha impulsado a los defensores del derecho al aborto a conseguir nuevas protecciones.

Parte del impulso proviene de activistas que se involucran por primera vez.

"Quería hacer algo, pero no tenía experiencia política ni realmente ninguna experiencia en el activismo", dijo Amanda Mazur, quien vive en la zona rural del noroeste de Michigan. "Pero pensé: 'Quizá pueda ser voluntaria y ofrecerle algo tangible al movimiento'".

Los organizadores de Michigan, como Mazur, le presentaron más de 750,000 firmas —una cifra récord, dijeron— a los funcionarios electorales del estado con la esperanza de que la enmienda aparezca en la boleta electoral en noviembre.

Si se valida algo más de la mitad de esas firmas, los votantes de Michigan decidirán si se modifica la constitución del estado para garantizar amplios derechos individuales a la "libertad reproductiva" que cubrirían el aborto, la anticoncepción y los tratamientos de fertilidad. También le impediría al Estado regular los abortos en fases posteriores del embarazo si la "salud física o mental" de la paciente está en peligro.

La iniciativa electoral cuenta con el respaldo de grupos médicos como el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), mientras que los grupos conservadores la han calificado de radical y peligrosa, afirmando que "permitiría los abortos tardíos prácticamente por cualquier motivo".

En California, la presión para ampliar el acceso al aborto parte de un punto de vista muy diferente: el derecho al aborto está protegido por la ley estatal y se le preguntará a los votantes si quieren consagrarlo en la Constitución. La Proposición 1, que estará en la boleta electoral en noviembre, le prohibiría al Estado interferir en las decisiones de salud reproductiva de las personas de Clifornia, incluidas las relacionadas con el aborto o la anticoncepción.

"Quiero estar seguro de que ese derecho está protegido", dijo en una audiencia legislativa en junio el senador estatal Toni Atkins (demócrata de San Diego), líder demócrata en el Senado y principal autor de la enmienda. "Nos estamos protegiendo de futuros tribunales y futuros políticos".

La enmienda es una de las estrategias que varios legisladores californianos están llevando a cabo para proteger el acceso al aborto en el estado. El gobernador Gavin Newsom, un demócrata, ha firmado una legislación para eliminar los gastos de bolsillo para el aborto para la mayoría de los californianos, así como para proteger a los proveedores de California que ofrecen servicios de aborto de las demandas en otros estados. El reciente acuerdo relacioando con el presupuesto estatal también incluye 200 millones de dólares para la atención reproductiva y el aborto.

A principios de este mes, el gobernador de Vermont, el republicano Phil Scott, anunció que la Propuesta 5 estará en la votación de noviembre. Dijo en un comunicado: "En Vermont hemos consolidado el derecho a elegir en la ley, y ahora la gente de Vemont tiene la oportunidad de proteger aún más ese derecho en nuestra constitución".

Para Mazur, el deseo de "hacer algo" comenzó en 2017, cuando ella y su esposo le dieron a su hija, quien entonces tenía dos años, una feliz noticia: iba a ser hermana mayor. La familia estaba encantada.

Pero entonces los médicos le dijeron a Mazur que algo iba mal.

"Me enteré a mitad del embarazo de que el bebé que mi esposo y yo esperábamos padecía una rara enfermedad genética que limitaba su vida", dijo Mazur. "Al final tomamos la decisión compasiva de interrumpir el embarazo por mi bienestar y el de nuestra familia y por la vida del que creíamos que sería nuestro hijo".

Devastada, Mazur acudió a un grupo nacional de apoyo en línea y conoció a personas que tenían experiencias similares. Pero muchos de los miembros del grupo dijeron que les resultaba difícil encontrar la forma de interrumpir sus embarazos.

"Me rompió el corazón el hecho de tener que pasar por esta experiencia tan devastadora y tener que viajar lejos de tu casa por todo el país [...] [y] abogar por ti misma como una loca solo para conseguir la atención que has decidido con tu médico que es lo mejor para ti", dijo Mazur.

En ese momento, el derecho al aborto en Michigan parecía bastante estable, pero el despertar político de Mazur encontró una salida este año.

Reproductive Freedom for All, un grupo de petición respaldado por American Civil Liberties Union of Michigan (ACLU) de Michigan y Planned Parenthood Advocates of Michigan (PPAM), estaba recogiendo firmas para la enmienda constitucional que consagrara la protección del aborto en la ley estatal. El esfuerzo adquirió una nueva urgencia en mayo, después de que se filtrara y publicara un borrador de la decisión del Tribunal Supremo en el caso Dobbs contra la Organización de Salud de la Mujer de Jackson (JWHO).

"La gente se dio cuenta de que esta cosa grande y aterradora que no pensaban que iba a suceder podría realmente suceder", dijo Jessica Ayoub, una organizadora de campo de ACLU de Michigan.

Algunos habitantes de Michigan se registraron para votar solo para poder firmar la petición. Jaynie Hoerauf, una abogada de 62 años de Farwell, condujo 40 millas para asistir a una manifestación en la que sabía que podría firmarla.

"Un grupo de nosotros estaba muy molesto [por la anulación de Roe] y estábamos hablando de ello. Y yo me dije: 'Voy a ir a buscar en dónde puedo firmar la estúpida petición'", dijo Hoerauf.

Los activistas de ambos lados del debate relacionado con el derecho al aborto esperan gastar millones de dólares. Predicen que llegarán donaciones de fuera de Michigan y que los votantes de otros estados estarán atentos.

"Esto es solo el comienzo de nuestra lucha", dijo Ayoub. "Sabemos que es un largo camino hasta noviembre".

---

La corresponsal de KHN, Rachel Bluth, contribuyó a este informe. KHN (Kaiser Health News) es una redacción nacional que produce periodismo en profundidad sobre temas de salud. Junto con Policy Analysis and Polling, KHN es uno de los tres principales programas operativos de KFF (Kaiser Family Foundation). KFF es una organización sin ánimo de lucro que le proporciona información acerca de temas de salud a la nación. Este reportaje forma parte de una asociación que incluye a Michigan Radio, NPR y KHN.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.