Estados Unidos es vulnerable a los ataques con misiles de crucero que usa Rusia en Ucrania

·4  min de lectura
Los misiles de crucero Kalibr de Rusia pueden transportar ojivas nucleares y convencionales
Los misiles de crucero de Rusia pueden transportar ojivas nucleares y convencionales - Créditos: @Getty Images

Estados Unidos no tiene los sistemas de defensa aérea necesarios para enfrentar un ataque de los misiles de crucero que está utilizando Rusia en su invasión a Ucrania y es vulnerable a estas amenazas, indicó un nuevo reporte de un think tank de investigación política estadounidense.

El Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) de Estados Unidos, una organización sin fines de lucro que sigue de cerca las estrategias de defensa nacionales, aseguró que los esfuerzos antimisiles estadounidenses se han basado “durante mucho tiempo en una sorprendente dicotomía”. Esto se debe a que la estrategia de defensa aérea nacional se ha relegado en gran medida a las amenazas balísticas de largo alcance, mientras que la defensa contra ataques de misiles de crucero se centró en invertir en protección regional enfocada en otras zonas del mundo, excluyendo al territorio nacional.

En esta imagen tomada de un video distribuido por el servicio de prensa del Ministerio ruso de Defensa, un nuevo misil de crucero hipersónico Zircon sale desde la fragata Almirante Gorshkov de la Marina rusa desde el Mar Blanco, en el norte de Rusia, el lunes 19 de julio de 2021.
En esta imagen tomada de un video distribuido por el servicio de prensa del Ministerio ruso de Defensa, un nuevo misil de crucero hipersónico Zircon sale desde la fragata Almirante Gorshkov de la Marina rusa desde el Mar Blanco, en el norte de Rusia, el lunes 19 de julio de 2021.

La falta casi total de defensa contra misiles de crucero en el territorio nacional y otras formas de defensa aérea más amplias han creado un problema de disuasión”, afirmó el informe. “Esta dicotomía persistente crea una vulnerabilidad que los adversarios cercanos tratan de explotar”

En efecto, este enfoque asume que cada batalla regional tendrá sus amenazas de armas particulares, pero ignora los cambio en el entorno estratégico y en especial la proliferación de amenazas aéreas cada vez más sofisticadas, por lo que Estados Unidos debería considerarse a sí mismo junto con América del Norte como una zona determinada y debería “evolucionar” en su forma de pensar su defensa antimisiles, detalló el estudio.

“En cierto sentido, [la estrategia estadounidense] ignora el hecho de que Norteamérica también es una región”, resumió el texto. “Al igual que en cualquier otra región, los ataques a los activos de América del Norte podrían ser diseñados para moldear el cálculo político y militar de los responsables políticos de Estados Unidos”.

Para abordar este problema, los expertos de la organización recomendaron en primera instancia vincular los radares terrestres existentes, los aviones de vigilancia, los drones de alto vuelo y los interceptores de misiles.

“El actual sistema de mando y control, aunque cuenta con personal militar estadounidense y canadiense muy dedicado, emplea tecnología de la década de 1990 y utiliza procesos de decisión de la década de 1960″, profundizaron los autores del CSIS. “Casi no hay defensas construidas contra las amenazas de misiles de crucero de baja altitud”.

Los misiles de crucero hipersónicos son una modalidad de proyectiles que cuentan con un sistema de propulsión que rompe varias veces las barreras del sonido
Los misiles de crucero hipersónicos son una modalidad de proyectiles que cuentan con un sistema de propulsión que rompe varias veces las barreras del sonido - Créditos: @US AIR FORCE

Los misiles de crucero son armas de una nueva generación de armamento utilizadas por el Kremlin durante su incursión en Ucrania. Lleva desarrollando este tipo de arsenal militar desde 2018. Moscú ha realizado pruebas con su famoso misil de crucero hipersónico Zircon, que logra recorrer distancias de unos 1000 kilómetros.

A diferencia de los misiles balísticos, los de crucero son más difíciles de detectar, pueden lanzarse desde el aire, en plataformas terrestres, aéreas o debajo de la superficie del océano, y su recorrido de vuelo implica un desafío para los sensores infrarrojos. Los misiles de crucero se desplazan a baja altura y recorren cientos o hasta miles de kilómetros.

El Pentágono lleva años preocupado por las amenazas que suponen los misiles de crucero para Estados Unidos, pero ha hecho pocos avances. Entre los problemas principales se encuentra “la percepción de que la defensa nacional contra misiles de crucero es inasequible o poco práctica”, lo que da lugar a “soluciones frágiles y costosas”, indicó el análisis. Por lo que propone en primer lugar designar a un agente ejecutivo con autoridad para diseñar la adquisición de estos sistemas de defensa y luego comenzar a “presupuestas sustancialmente para la implementación plurianual, comenzando en serio en el año fiscal 2024″.

“Los misiles de crucero y las amenazas aéreas relacionadas ya no son una amenaza emergente, ya están aquí. Las amenazas que antes se consideraban sólo un problema para otras regiones, ahora están llegando a puerto cercano”, concluyó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.