Estados Unidos volvió a advertir sobre la impunidad en la Argentina

Rafael Mathus Ruiz
·1  min de lectura
El secretario de Estado, Antony Blinken, presentó el informe sobre derechos humanos
Andrew Caballero-Reynolds

WASHINGTON.- Un informe del Departamento de Estado reiteró advertencias sobre la corrupción y la impunidad en la Argentina al afirmar que “múltiples informes alegaron que los funcionarios ejecutivos, legislativos y judiciales participaron en prácticas corruptas con impunidad”, lo que sugiere una falta de implementación efectiva de la ley.

“Las instituciones débiles y un sistema judicial a menudo ineficaz y politizado socavaron los intentos sistemáticos de frenar la corrupción”, advirtió el Departamento de Estado en su informe sobre los derechos humanos, el primero que difunde el gobierno desde que Joe Biden asumió la presidencia.

El secretario de Estado, Antony Blinken. (Andrew Caballero-Reynolds/Pool via AP)
Andrew Caballero-Reynolds


El secretario de Estado, Antony Blinken. (Andrew Caballero-Reynolds/Pool via AP) (Andrew Caballero-Reynolds/)

El Departamento de Estado había hecho la misma advertencia un año atrás, en 2020, cuando Donald Trump ocupaba el Salón Oval de la Casa Blanca y el gobierno de Alberto Fernández había asumido apenas unos meses atrás, y también en 2019, el último año del gobierno de Mauricio Macri. Ahora, el gobierno de Estados Unidos renovó la misma advertencia sobre la corrupción y la independencia de la Justicia al hablar sobre los derechos humanos en la Argentina.

“Entre las cuestiones de derechos humanos importantes se incluyen los asesinatos ilegales y arbitrarios y la tortura a manos de la policía federal y provincial; condiciones carcelarias duras y potencialmente mortales; problemas importantes con la independencia del Poder Judicial; casos graves de corrupción; violencia motivada por el antisemitismo; asesinatos de mujeres por motivos de género; y trabajo forzoso a pesar de los esfuerzos del gobierno para combatirlo”, enumera el informe, que fue presentado por el secretario de Estado, Antony Blinken.