Estados Unidos reveló un complot para asesinar a un exfuncionario de Trump: acusa a un iraní de la Guardia Revolucionaria de ofrecer 300.000 dólares para matar a John Bolton

·5  min de lectura
El exasesor de seguridad nacional John Bolton, objetivo del complot
El exasesor de seguridad nacional John Bolton, objetivo del complot

WASHINGTON.- El Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló hoy que detectó un complot iraní para matar al exasesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca John Bolton y anunció cargos contra un miembro del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica.

La justicia estadounidense indicó que Shahram Poursafi, de 45 años, también conocido como Mehdi Rezayi, se había ofrecido a pagar 300.000 dólares a individuos en Estados Unidos para matar a Bolton, exembajador de Estados Unidos ante la ONU, probablemente en represalia por el asesinato por parte de Washington de Qasem Soleimani, destacada figura y comandante de la Guardia en enero de 2020.

El asesor de Seguridad Nacional, John Bolton
El asesor de Seguridad Nacional durante la presidencia de Donald Trump, John Bolton - Créditos: @DPA

“El Departamento de Justicia tiene el solemne deber de defender a nuestros ciudadanos de los gobiernos hostiles que buscan herirlos o matarlos”, dijo el Fiscal General Adjunto Matthew G. Olsen, de la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia. “Esta no es la primera vez que descubrimos complots iraníes para vengarse de personas en suelo estadounidense y trabajaremos incansablemente para exponer y desbaratar cada uno de estos esfuerzos”.

La subdirectora ejecutiva Larissa L. Knapp, de la División de Seguridad Nacional del FBI, aseguró que “Irán tiene un historial de conspiraciones para asesinar a personas en Estados Unidos que considera una amenaza, pero el gobierno de Estados Unidos tiene un historial más largo de exigir responsabilidades a quienes amenazan la seguridad de nuestros ciudadanos”.

El complot fue revelado a las autoridades por la persona que supuestamente debía asesinar a Bolton, cuya identidad no fue divulgada.

Los detalles

Los documentos judiciales detallan que Poursafi había pedido en octubre de 2021 a un individuo residente de Estados Unidos a quien había conocido por internet que tomara fotos del exasesor alegando que las necesitaba para un libro en el que estaba trabajando. Fue ese individuo quien le presentó a una segunda persona que sería la encargada de ejecutar el asesinato.

Otros informes de la Justicia indican que en noviembre de 2021 Poursafi negoció el precio de la operación con el presunto asesino, que comenzó en 250.000 dólares y ascendió finalmente a los 300.000 dólares.

Luego, le indicó que abriera una cuenta en criptomonedas para facilitar el pago, pero le exigió que primero tendría que llevar a cabo el asesinato, antes de recibir el pago, y lo amenazó diciendo que si la operación no transcurría como planeado, el “grupo” de Poursafi se enfadaría.

John Bolton, exasesor de Donald Trump
John Bolton junto al expresidente de Estados Unidos Donald Trump

El individuo debía mandar a Poursafi un video comprobando que el asesinato había sido efectuado, evidencia para “la cadena de mando a la que informaba” el iraní.

En enero de este año, Poursafi señaló que estaba bajo presión de “su gente” para completar el asesinato y que debía informar cualquier retraso. Le aclaró que luego tendría que lidiar con “un segundo objetivo”.

En marzo, Poursafi le dijo al individuo que “tenía otro trabajo de asesinato en los Estados Unidos, pero que mantuviera a Bolton en su mente”. Casi un mes más tarde, le comunicó que si esta segunda oferta se llevaba a cabo con éxito, entonces podría congraciarse “con su grupo y recuperar el encargo de asesinar al antiguo Consejero de Seguridad Nacional”.

De ser hallado culpable, el iraní se enfrenta a una pena de hasta diez años de prisión y una multa de 250.000 dólares. Además, también podría ser condenado a otros quince años de prisión por tratar de proporcionar material para llevar a cabo un asesinato.

Los documentos judiciales indican que Bolton estaba al tanto del complot y cooperó con los investigadores, permitiendo que se enviaran a Poursafi fotografías suyas fuera de su oficina en Washington.

Otro funcionario que se creía en la lista de objetivos de Teherán era Mike Pompeo, secretario de Estado cuando fue asesinado Soleimani.

En ese momento Pompeo, quien antes había sido director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), dijo que Soleimani había estado planeando ataques a gran escala contra objetivos estadounidenses, como embajadas.

“Planificar golpes de Estado”

Bolton, uno de los principales “halcones” de la política exterior estadounidense y un fuerte crítico de Irán, fue asesor de seguridad nacional en la Casa Blanca de Trump desde abril de 2018 hasta septiembre de 2019. Entre 2005 y 2006 fue embajador ante la ONU del gobierno de Bush hijo.

El exasesor de Seguridad Nacional generó revuelo en los Estados Unidos y el mundo luego de confesar recientemente en una entrevista que había ayudado a “planificar golpes de Estado” en distintos países del mundo.

Ocurrió mientras hablaba con el periodista Jake Tapper de CNN sobre las gestiones de Donald Trump para anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020.

Entonces, dijo a Tapper que “nada de lo que hizo Donald Trump después de las elecciones en relación con la mentira sobre el fraude electoral, nada de eso es defendible”. Pero luego rechazó la idea de que las acciones de Trump fueran parte de un “golpe de Estado cuidadosamente planeado contra la Constitución” ya que consideró al expresidente como una persona “demasiado incompetente” como para involucrarse en tal plan.

Ante la afirmación de Tapper, quien dijo que no se necesitaba ser brillante para planear un golpe de Estado, Bolton respondió: “como alguien que ayudó a planificar golpes de Estado, no aquí, pero en otros lugares, lleva mucho trabajo”.

Agencias AFP y DPA