Estados Unidos recupera la cima del ranking FIBA a pesar de que no ganar medalla en el Mundial

El delantero estadounidense Mikal Bridges (5) durante el partido contra Italia por el Mundial de baloncesto, el martes 5 de septiembre de 2023 en Manila. (AP Foto/Michael Conroy)

Estados Unidos regresó a la cima de la clasificación mundial de la FIBA a pesar de que no consiguió medalla en la pasada Copa Mundial de baloncesto.

Estados Unidos cambió de posición con España como número uno del mundo cuando se dieron a conocer los rankings actualizados el viernes y recuperó la primera posición que perdió a finales del año pasado. España es ahora la número dos y el campeón del mundo Alemania subió ocho lugares para colocarse tercero —su mejor posición en la historia.

Es posible que Estados Unidos mantenga la cima antes de los Juegos Olímpicos de París, cuando busquen su quinta medalla de oro consecutiva. El organismo rector del baloncesto mundial actualiza la clasificación varias veces al año, este es el primer cambio desde febrero.

España superó a Estados Unidos en noviembre 2022 y con lo que llegó a su fin la racha de 12 años seguidos en el primer lugar para los estadounidenses.

“El mundo es bueno jugando al baloncesto”, admitió el base estadounidense Jalen Brunson, quien juega con los Knicks de Nueva York cerca del final del Mundial. “Respeto para todos”.

La clasificación de la FIBA cambió en 2017 a un sistema en el que se consideran sólo los últimos ocho años. Las medallas de oro olímpicas en Río de Janeiro 2016 y Tokio 2020 son un factor en la clasificación y le ayudaron a Estados Unidos después de que no logró conseguir una presea en las dos pasadas Copas Mundiales —fueron séptimos en China 2019 y cuartos en Manila el mes pasado.

Canadá subió nueve lugares y es sexto del mundo tras quedarse con bronce y Letonia —que alcanzó los cuartos de final en su primer Mundial— se adelantó 22 lugares para colocarse octavo.

Los primeros 10 equipos son: Estados Unidos, España, Alemania, Australia (que cayó un puesto), Serbia (que subió un lugar tras quedarse con la plata en el Mundial), Letonia, Francia y Lituania.

Sudán del Sur tuvo el salto más grande de la clasificación tras la Copa Mundial, pasó del número 63 al 31 y clasificó a los Olímpicos de París como el mejor equipo africano del torneo.