Estados Unidos: las protestas se intensifican en respuesta a las medidas de Donald Trump

LA NACION

WASHINGTON.- Las protestas por la muerte de un ciudadano negro a manos de la policía se intensificaron anoche en Estados Unidos por la indignación que generó la orden del presidente Donald Trump de reprimir una manifestación pacífica y su amenaza de movilizar al ejército.

Pese a la pandemia del coronavirus que ha dejado más de 106.000 muertos en Estados Unidos, la muerte por asfixia hace ocho días de George Floyd en Minneapolis cuando era inmovilizado por un policía blanco, llevó a multitudes a las calles, en la mayor movilización en décadas.

A cinco meses de las elecciones presidenciales, Trump subió la tensión tras amenazar el lunes con movilizar al ejército para imponer el orden después de que se registraran disturbios con saqueos.

"Me ofende el hecho de que esté dispuesto a desplegar a los militares", dijo Amore, un estudiante de secundaria de 16 años movilizado en las calles de Nueva York, donde miles de personas salieron a marchar pacíficamente este martes.

Las autoridades de esta ciudad ampliaron hasta el 7 de junio el toque de queda, una medida que no se utilizaba desde la Segunda Guerra Mundial, tras los saqueos durante la noche del lunes.

Ayer por la noche, pese a esta medida, una multitud seguía congregada frente a la Casa Blanca.

"Estamos cansados de ver por las noticias que a la gente la matan de forma habitual (...) esto ha sucedido durante demasiado tiempo", dijo Caleb, un manifestante que lleva cuatro días protestando en Washington, donde el lunes por la noche hubo más de 300 detenciones.

Trump reiteró este martes su amenaza de desplegar al ejército y afirmó que el lunes en la noche Washington "fue el lugar más seguro de la tierra".

El mandatario, que se presentó como el presidente de "la ley y el orden", también apuntó contra sus rivales y criticó la gestión de la seguridad en Nueva York -donde gobiernan los demócratas- al decir que cedieron a la "escoria".

Pese a los incidentes y a las críticas del gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, que dijo que la policía y la municipalidad "no hicieron su trabajo", el alcalde de la ciudad, Bill De Blasio, se negó a desplegar a la Guardia Nacional al estimar que la policía puede hacer frente a la situación.

En Houston, una ciudad con una importante comunidad negra donde George Floyd pasó su infancia, cerca de 60.000 personas marcharon, según el alcalde.

En Minnesota, donde está la ciudad de Minneapolis, las autoridades anunciaron que lanzarán una investigación por posibles abusos por parte de la policía en los últimos diez años. "Tenemos que aprovechar este momento para cambiarlo todo", dijo la adjunta al gobernador, Penny Flanagan.

La pandemia cristalizó muchas de las desigualdades que sufre la comunidad negra en Estados Unidos, desde una mayor probabilidad de morir por coronavirus, a tasas de desempleo dos veces más altas que las de los blancos.

En las redes sociales, la etiqueta "Black Out Tuesday" tiñó de negro Twitter, Facebook e Instagram este martes, en tanto las protestas se extendieron a otros países con movilizaciones en París, Tel Aviv, Sídney y Buenos Aires, entre otras ciudades.

Agencia AFP