Qué se esconde detrás del plan de Estados Unidos para colocar plantas nucleares en la Luna

Ivette Leyva
·5  min de lectura
Bandera de Estados Unidos en la Luna (Ilustración/Getty)
Bandera de Estados Unidos en la Luna (Ilustración/Getty)

No, no se trata de una trama de ciencia ficción: la NASA y el Departamento de Energía de Estados Unidos buscan construir plantas de energía nuclear en la Luna y Marte con vistas a explorar el Universo.

Ambas entidades pedirán propuestas a la industria aeroespacial para crear un sistema energético de superficie de fisión con vistas a tener un sistema de vuelo, un módulo de aterrizaje y un reactor listos para ser lanzados en 2026.

Anthony Calomino, líder de la cartera de tecnología nuclear de la NASA dentro de la Dirección de Misión de Tecnología Espacial, dijo a CNBC que el plan es desarrollar un sistema de energía de superficie de fisión de clase de 10 kilovatios para su demostración en la Luna a fines de esta década. La instalación se fabricará y ensamblará completamente en la Tierra, donde se pondrá a prueba su seguridad.

“Una vez que la tecnología esté probada a través de la demostración, los sistemas futuros podrían ampliarse o se podrían usar varias unidades juntas para misiones de larga duración a la Luna y eventualmente a Marte”, dijo Calomino. “Cuatro unidades, que proporcionan 10 kilovatios de energía eléctrica cada una, proporcionarían energía suficiente para establecer un puesto de avanzada en la Luna o Marte”.

Posteriormente, se integrará con un módulo de aterrizaje lunar y un vehículo de lanzamiento lo transportará a una órbita alrededor de la Luna. Un módulo de aterrizaje lo bajará a la superficie y, una vez que llegue, estará listo para funcionar sin necesidad de montaje ni construcción adicionales. Se espera que la demostración dure un año.

Un primer paso para lanzarse a la ‘conquista’ del espacio

La capacidad de producir grandes cantidades de energía eléctrica en superficies planetarias utilizando un sistema de energía de superficie de fisión permitiría la exploración a gran escala, explicó, con el establecimiento de puestos de avanzada humanos y la utilización de recursos in situ en el satélite de la Tierra y en el Planeta Rojo.

La NASA trabaja en este proyecto con el Laboratorio Nacional de Idaho (INL), una instalación de investigación nuclear que forma parte del complejo de laboratorios del Departamento de Energía.

El ambicioso plan tendría fecha de entrega en seis años, y Steve Johnson, director de la División de Tecnologías de Isótopos y Energía Nuclear Espacial del Laboratorio Nacional de Idaho (INL), aseveró en el extenso reportaje de CNBC que es posible cumplir con ese plazo.

"Podemos aprovechar años de trabajo de investigación y desarrollo en combustibles y materiales avanzados, así como avances recientes en el transporte espacial comercial para reducir el riesgo en el cronograma, para cumplir con la fecha de 2026", dijo Johnson. "En INL, estamos apoyando un esfuerzo futuro de la industria / asociación en los próximos meses para diseñar este reactor de demostración, reuniendo a las empresas aeroespaciales, nucleares y eléctricas para este esfuerzo monumental", agregó.

Por su parte, Calomino dijo que el laboratorio ya recibió 22 respuestas escritas de grandes y pequeñas empresas, todas de los sectores aeroespacial, nuclear y de conversión de energía.

"El proyecto anticipa que las empresas formarán equipos para abordar todas las áreas tecnológicas necesarias para desarrollar este sistema de energía único y complejo", señaló.

¿Es seguro usar energía nuclear en el espacio?

Aunque muchos asociamos la energía nuclear con desastres como el de Chernóbil, los científicos consideran que es totalmente segura.

"La energía nuclear se ha utilizado en el espacio en numerosas ocasiones", comentó Andrew Crabtree, fundador de la agencia de empleo Get Into Nuclear. “La energía atómica ha estado operando en la Luna desde el vuelo en noviembre de 1969 del Apolo 12 resistiendo con éxito inmensas variaciones de temperatura. El Apolo 12 marcó el primer uso de un sistema de energía eléctrica nuclear en la Luna".

Pero Steve Melink, autor de Fusion Capitalism: A Clean Energy Vision For Conservatives, y fundador y CEO de Melink Corp., una empresa que promueve la energía renovable para la industria de la construcción comercial, dijo que también debería tomarse en cuenta el riesgo de las reparaciones.

"Cuando, no si algo sale mal, ¿cómo solucionaremos el problema, especialmente si es urgente?" preguntó. “La energía nuclear es tan complicada que anticipar cada problema previsible requerirá piezas, técnicos y suministros que no parecerían factibles para las generaciones venideras”.

Y recomendó que la NASA use energía solar fotovoltaica, que dijo que ya se está utilizando en el espacio para generar energía.

Calomino dijo que la seguridad prioritaria para la NASA desde el principio. El proyecto aún debe someterse al proceso de aprobación de la Ley Nacional de Política Ambiental, que incluye la evaluación de los efectos ambientales, y el sistema de energía se diseñará de manera que el combustible nuclear ni siquiera se active hasta que esté en la superficie de la luna.

“A diferencia de los reactores terrestres, no hay intención de remover o reemplazar combustible”, dijo.

El funcionamiento de una planta de ese tipo debe durar 10 años, y también hay un plan para retirar la instalación de manera segura.

El Dr. José Morey, director de innovación médica de Liberty BioSecurity, dijo que incluso si hay un incidente en la instalación en la Luna, representa poco riesgo para la Tierra, ya que nuestro planeta está protegido por una atmósfera que bloquea el tipo de radiación letal generada en el espacio exterior.

“La energía nuclear siempre ha sido una forma de energía muy limpia y extremadamente eficaz”, aseguró. “Siendo realistas, será fundamental para la exploración del espacio profundo y, lo que es más importante, para que la humanidad se convierta en una especie multiplanetaria. Este nuevo amanecer de la exploración espacial verá un resurgimiento en la industria nuclear hasta que se descubra la próxima forma de energía limpia y eficiente”.

También te puede interesar: